ECONOMÍA

La industria musical canaria advierte de que 26.000 empleos pueden verse afectados por la crisis del coronavirus

La Asociación de la Industria Musical Canaria asegura que no pretende privilegios ni tratos de favor con respecto a otras instancias de la sociedad gravemente afectadas por la pandemia

La industria musical canaria advierte de que 26.000 empleos pueden verse afectados por la crisis del coronavirus
Imagen de un concierto. ARCHIVO

La Asociación de la Industria Musical Canaria (AIMCA) ha solicitado a las administraciones públicas que se articule un plan de incentivos hasta finales de 2022 para contribuir a paliar, en la medida de lo posible, el impacto negativo de la crisis del coronavirus, que podría afectar a 26.000 puestos de trabajo en las islas.

La Asociación ha transmitido a las administraciones públicas su voluntad “permanente” de colaboración con los planes que se implementen para superar esta grave crisis social y económica; al mismo tiempo, solicita que se tenga en cuenta al sector de la música como un bien de primera necesidad, como ya ha hecho el Gobierno de Alemania, a la hora de arbitrar las medidas que se apliquen para superar la “dramática” situación a la que está abocado dicho sector.

El colectivo de la industria musical aclara que no pretende “ningún privilegio ni trato de favor con respecto a otras instancias de la sociedad gravemente afectadas por la pandemia”, sino sólo “refrescar la memoria sobre la realidad desfavorable que padece la cultura desde hace doce años, desde el comienzo de la crisis de 2008, con un recorte acumulado en los presupuestos de Canarias en el periodo 2008-2018 de un 75%”.

A su vez, quiere dejar constancia de que, a pesar de la moderada recuperación económica de los últimos años, “no se han conseguido los niveles presupuestarios anteriores a 2008 y mucho menos la cota del 2% del presupuesto de la Comunidad Autónoma, que ha sido una reivindicación histórica del sector de la cultura en Canarias”.

Desde la Asociación quieren recordar que su actividad en favor de la música y de la cultura “no es accesoria, sino de gran importancia para la dinamización de la economía y la creación de empleo”. Por otra parte, señalan que constituyen un sector “que es muy resistente a la adversidad, que tiene una morfología muy horizontal al estar formado especialmente por pymes y micropymes, con gran vocación emprendedora, y que es capaz no sólo de aportar recursos sustanciosos a las arcas públicas, sino de lograrlo con una muy moderada inversión de la administración”.

En ese sentido, indican que el último Anuario de la Sociedad General de Autores y Editores, publicado el año pasado, reveló que el consumo cultural en la música, artes escénicas y audiovisuales en Canarias fue, en 2018, superior a la media nacional, registrándose un incremento del 3,8% en número de representaciones y en recaudación y de un 4,5% en volumen de espectadores.

Por otra parte, y según datos recogidos en la última edición del Anuario de Estadísticas Culturales del Ministerio de Cultura, publicado en 2019, la industria cultural canaria posee algo más de 5.000 empresas que generan más de 26.000 puestos de trabajo directos e indirectos, casi el 3% del empleo total de las islas, lo que significa una aportación del 2% al PIB de la Comunidad Autónoma.

Desde el colectivo de la industria musical también destacan la capacidad de multiplicación que demuestra el sector de la cultura al convertir la inversión, en este segmento, de la Comunidad Autónoma, unos 33 millones de euros, en unas cifras de consumo cultural anual en algo más de 500 millones de euros.

Desde AIMCA solicitan a los poderes públicos y a la iniciativa privada que no se incurra, por segunda vez en doce años, en el error de considerar al sector de la cultura como un lujo y no como un bien de primera necesidad, teniendo en cuenta la situación de emergencia social a la que están abocadas, si no se pone remedio, las industrias culturales y creativas.

DECÁLOGO DE MEDIDAS

Para contribuir a paliar, en la medida de lo posible, el impacto negativo de esta doble crisis, la Asociación propone un decálogo de medidas como la creación de un comité asesor y de seguimiento que participe en la redacción de medidas generales para la recuperación económica del sector en el ámbito de la Comunidad Autónoma.

Además, AIMCA propone la creación de una mesa de trabajo mixta, que diseñe dirija y ejecute una serie de acciones en los próximos dos años que contribuyan a la recuperación anímica de nuestros conciudadanos y de los distintos sectores de nuestra sociedad, así como medidas express para agilizar el abono de las facturas pendientes de pago en la administración pública.

Asimismo, plantean que se favorezca el uso de los recintos públicos a las productoras con el cobro de tasas simbólicas y asequibles; la bonificación parcial y flexibilización en el pago de las cuotas a la seguridad social durante el máximo de tiempo posible, y la aplicación de todas las partidas económicas previstas para Cultura en 2020 y un paquete de medidas para el 2021/22 que contribuyan a la rápida recuperación y desarrollo del sector.

Otras propuestas serían la revisión a la baja de un tipo mínimo de IGIC para todos los servicios culturales durante los próximos tres años; una moratoria tributaria de un año, sin intereses los primeros seis meses y creación de una línea de financiación pública con un tipo de interés blando para contribuir a mejorar la liquidez de las empresas del sector.

El decálogo se completa con otras medidas como el compromiso de alcanzar, en el caso de los presupuestos de la Comunidad Autónoma, en 2021, el reto de coronar el objetivo histórico del sector del 2% de dichas cuentas públicas para inversión en cultura; aplicación de normas que simplifiquen y agilicen los requisitos de acceso a patrocinios y subvenciones, y creación de una línea de apoyo transversal a la recuperación del sector de la cultura, en el seno del Gobierno de Canarias, con criterio de transversalidad y en la que colaboren, junto al área de Cultura, otros departamentos como Industria, Turismo o Educación”.