Estado de alarma

200 bares y restaurantes del centro de Santa Cruz se niegan a abrir

La Asociación de Empresarios y Comercios de la Avenida Marítima rechaza el 30% de aforo fijado por el Gobierno central; Abbas Moujir (Facua) dice que el plan de desescalada es del todo inviable

Sillas apiladas en la terraza de un bar, dos día después de que el Gobierno central presentara su plan de desescalada en la crisis del coronavirus.

Los bares y restaurantes del centro de Santa Cruz han decidido no abrir sus puertas el próximo 11 de mayo, fecha en la que el Gobierno central ha fijado la apertura de terrazas y de aquellos establecimientos que sirvan comida a domicilio. Así lo explicó ayer a DIARIO DE AVISOS Eduardo Morales, presidente de la Asociación de Empresarios y Comercios de la Avenida Marítima (Aecam), que se integra dentro de la asociación Zona Centro, de la que también es uno de sus vicepresidentes, y que está formada por unos 200 negocios de restauración. Según explica Morales, “con el 30% de aforo es inviable que saquemos a todos los trabajadores del ERTE porque con ese porcentaje algunos ni siquiera podrían abrir”.

Detalló que la incertidumbre sobre cómo garantizar la seguridad de los clientes ha sido el principal motivo por el que, de momento, van a retrasar la apertura de sus locales. “A día de hoy, los empresarios no saben cómo han de abrir sus establecimientos, ni qué inversión tienen que hacer para garantizar la desinfección”, señaló Morales. Algunos empresarios, explicó, han optado por arcos de ozono o mamparas, “aún sin saber si eso será válido”. El presidente de Aecam, además, estima que “esa primera semana no habrá público suficiente para abrir los negocios”.

“Hay que tener en cuenta -continuó- que si una terraza tiene seis mesas, podrá tener dos, si en cada mesa van dos clientes, y estos se piden dos cañas, estamos hablando de abrir todo un negocio, ocho horas, por cuatro cañas. Los números se hacen solos”. Asimismo, añadió que mientras no haya alguna medida como la de ir incorporando de manera paulatina a los trabajadores en ERTE o que estos se prolonguen en el tiempo, “no podremos mantener a toda la plantilla”. “Ahora mismo, muchos de nosotros hemos adelantado nóminas a nuestros trabajadores porque los ERTE van tan retrasados que algunos no tienen ni para comprar comida. Esa es la realidad con la que nos estamos encontrando”.

Morales también llamó la atención sobre el sector del ocio nocturno. “Las discotecas y locales que abren en horario nocturno ni siquiera saben cómo podrán aplicar una apertura con los condicionantes que han puesto sobre la mesa”. “Demasiadas preguntas sin respuesta para abrir el 11 de mayo”, aseveró Morales.

Ampliar terrazas y horarios

La alcaldesa Patricia Hernández, junto con la concejala de Promoción Económica, Matilde Zambudio, confirmaron ayer a DIARIO DE AVISOS que ya están estudiando la petición de Zona Centro para ampliar el espacio de las terrazas. “Tenemos que estudiar muy bien cómo hacerlo sin afectar a los peatones. Hay algunas terrazas que ya están al límite”, explicaba la alcaldesa.

En cuanto a los horarios, “nosotros ya estamos al límite de lo que pueden abrir, deber ser el Gobierno de Canarias el que modifique la orden regional para ampliar y en eso estamos, solicitando al Ejecutivo que se pronuncie”, añadió Zambudio.

En cuanto a las ayudas que el Ayuntamiento de Santa Cruz ha puesto en marcha, el presidente de Aecam agradece la buena disposición del Consistorio para intentar paliar la sangría que esta crisis sanitaria que se ha tornado en económica les está provocando. Sin embargo, “echamos en falta ayudas a fondo perdido. Aplazamientos, préstamos y moratorias son las palabras que más oímos estos días y eso es darle una patada hacia adelante a los problemas, porque no vamos a estar al 100% en poco tiempo”, lamentó Morales.

Habla este empresario de las pérdidas que muchos han asumido ya. “En mi caso, el cierre de mis negocios me supuso una pérdida irrecuperable en lo que a provisiones se refiere, porque me tuve que deshacer de muchos de los aprovisionamientos, unas pérdidas que los seguros no asumen porque no se producen por una inundación o un incendio”. “Ahora -continuó- si quiero abrir tengo que valorar la cifra de negocio para volver a comprar provisiones y en estas condiciones es imposible saberlo”.

Gobierno central

La queja de los hosteleros de Santa Cruz es la misma que se está repitiendo por todo el sector. Ante ella, la respuesta que ha dado el Gobierno central es la que ofreció ayer la vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera: “El que no se sienta cómodo, que no abra”, señaló en una entrevista en Radio Nacional, y que recoge el portal Invertia.

Igualmente, expresó que se trata de criterios orientativos y que el ministro de Comercio está hablando con los distintos sectores para que entiendan que es un sistema gradual. Si alguien cree que es mejor esperar, “pues que espere”, apuntó.

Abbas Moujir (Fauca): “El plan para el ocio y la restauración es inviable”

De la misma opinión que la hostelería de Santa Cruz es la Federación de Áreas Urbanas de Canarias (Fauca), cuyo secretario general, Abbas Moujir, señaló que “el plan de desescalada para el sector del ocio y la restauración es del todo inviable”. Moujir manifestó que, por regla general, los establecimientos tienen “una capacidad en torno a las 20 sillas, que no mesas, con lo que ese 30% nos deja con seis sillas en el mejor de los casos para una plantilla de entre cinco y 10 trabajadores. Un negocio no puede abrir con esta mínima actividad, sobre todo cuando ya prevemos una caída de ingresos del 40% y el 50%”. Por todo ello, Moujir solicitó que se flexibilicen los ERTE y que no se limite el aforo.