La Palma

La Palma despide en la última cita con los balcones a Alexander Miranda

El sanitario, que falleció repentinamente este fin de semana, ha recibido elogios de Coello: “Curraba sin descanso para que todo saliera a tiempo”

FOTO: Emilio Barrionuevo

La crisis del coronavirus ha hecho aflorar sentimientos muy variopintos en la población, entre ellos, como es natural, una profunda tristeza por todas las personas que han sufrido en carne propia la pérdida de un familiar o que padecen o padecieron el coronavirus. Y entre las experiencias más dolorosas de esta pandemia, precisamente vinculadas a los fallecimientos, se encuentra la imposibilidad de despedirnos de nuestros familiares como se merecen. Una situación a la que nunca imaginamos que nos enfrentaríamos, y sin embargo, está ocurriendo. Lamentablemente, es real.

Otra de las caras más sombrías de la pandemia es la muerte de profesionales sanitarios, que luchan en primera línea contra la Covid-19 y se juegan el pellejo velando por nuestro bienestar, muchas veces, sin pensar en el de ellos mismos. Numerosos son los relatos de médicos, enfermeros, auxiliares, celadores, personal de limpieza… que han padecido la enfermedad y, tras ver decenas, cientos, miles de casos superados, se han visto sobrepasados por una patología cruel, que no entiende de fronteras, clases sociales ni colores políticos.

Y luego, entre tanto monográfico del coronavirus, están las muertes que se dan en este tiempo, dejando un enorme vacío en el corazón, pero que no tienen nada que ver con el virus originado en la ciudad china de Wuhan. Es el caso de Alexander Miranda, a quien ayer en la Isla Bonita fueron dedicados los últimos aplausos de las siete de la tarde. Sin buscarlo ni mucho menos desearlo, este sanitario palmero fue protagonista de una ovación que se escuchó en todos los rincones de la ínsula.

“Un beso al cielo para una persona que desde el minuto uno ha colaborado en todo este dispositivo y que curraba sin descanso para que todo saliera a tiempo”. Con este mensaje, la gerente del Hospital, Mercedes Coello, quiso rendir homenaje a Alexander, quien falleció de forma repentina este fin de semana, ante la sorpresa de compañeros y familiares.

Es por ello que, poco antes de la cita diaria con los balcones, Coello escribía: “Desde los servicios sanitarios que han luchado contra la pandemia les hacemos un pedido especial. Que vuestros aplausos hoy tengan un nombre: Alexander Miranda. Nuestro compañero, que repentinamente nos ha abandonado para no volver. Pero siempre estará con nosotros, porque la gente buena se queda siempre. Perdura y permanece en nuestras vidas, en nuestros corazones”.