sanidad

Antonio Olivera: “Vale la pena dedicar a la seguridad sanitaria todos los recursos necesarios”

El director del Servicio Canario de la Salud, Antonio Olivera, reconoce la importancia de que, a partir del próximo lunes sean las autoridades de las Islas las que ejerzan el control y tomen unas decisiones que se acomoden a “nuestras circunstancias y peculiaridades”, y recalcó los test en origen para garantizar que los movimientos se hagan en condiciones de “máxima seguridad"
El director del Servicio Canario de la Salud, Antonio Olivera. Sergio Mëndez

Canarias estará el próximo lunes al completo en la fase 3 de la desescalada, los últimos días antes de la nueva normalidad. El director del Servicio Canario de la Salud, Antonio Olivera, reconoce la importancia de que, a partir de ahora, sean las autoridades de las Islas las que ejerzan el control y tomen unas decisiones que se acomoden a “nuestras circunstancias y peculiaridades”, y recalcó los test en origen para garantizar que los movimientos se hagan en condiciones de “máxima seguridad”.

-¿Qué supondrá que toda la población canaria esté el próximo lunes en la fase 3?
“Lógicamente se incrementarán las medidas de libertad en más sectores, porque se ampliarán los aforos en muchas de las actividades que ya estaban en marcha, como los bares y restaurantes, los comercios o el ocio, por lo que cada vez vamos acercándonos a la nueva vida. Creo que será muy importante que Canarias amplíe su responsabilidad a la hora de tomar decisiones, lo que nos dará la facilidad de poderlas acomodar a nuestras circunstancias y peculiaridades. Se mantendrán algunas normas generales a nivel estatal, como el uso de la mascarilla y la regulación de la movilidad, aunque pediremos tener el control para la liberalización completa de los movimientos dentro del Archipiélago al estar todas en la fase 3. Pero los movimientos nacionales e internacionales se arbitrarán por otras autoridades”.

-La importancia de la conectividad aérea es evidente, pero también supondrá un mayor riesgo de contagios. ¿Cómo lo afrontará el Gobierno regional?
“A nivel interinsular seguiremos manteniendo los controles establecidos desde el principio, como medir la temperatura o un rápido cuestionario para saber si viaja con algún síntoma relevante. El gran reto será establecer las reglas para los viajeros nacionales y extranjeros. Fundamentalmente tendremos que definirlos, aunque no está en nuestro marco competencial. Desde Canarias defendemos que las personas que vengan a las Islas lo hagan con test PCR de origen negativo, sería lo ideal para seguir garantizando que los movimientos se hagan en condiciones de máxima seguridad, pero como no está en nuestras competencias el criterio que se va a imponer, estamos trabajando en mecanismos que podamos establecer en nuestro destino para tratar de reducir el riesgo de que lleguen personas con el virus, que no estén controladas y que transiten libremente por las Islas. Estos mecanismos serán un poco más molestos para los propios pasajeros, pero no hay alternativa”.

-¿Cómo serán esos controles de movilidad que garanticen que no hayan rebrotes importantes?
“Hemos desarrollado un sistema de detección rápido y precoz para intervenir si detectamos casos sospechosos. También tenemos una aplicación móvil para rastrear contactos de contagios de la Covid-19, que probaremos en La Gomera y veremos si funciona y es útil la información que nos trasladará. Además, trabajamos en mecanismos para poner en los aeropuertos y que identifiquen al mayor número posible de viajeros contagiados para evitar riesgos. Nuestra Sanidad tiene su maquinaria preparada y perfectamente engrasada, y, en los niveles que estamos actualmente, podemos manejar, controlar y seguir con nuestros recursos el coronavirus. Además, estamos preparados para situaciones peores, si viene un gran contagio desde fuera. Nos queda por resolver el poner esos elementos en las fronteras para poder reducir esos riesgos, pero lo ideal sería que esos turistas y viajeros vengan con los test realizados desde el origen”.

-¿Todavía creen que se podría retomar la actividad turística este verano?
“Trabajamos para ello, pero con seguridad. La mejor inversión, no solamente para Canarias, sino para el Estado, es hacer una apuesta importante para garantizar una conectividad sanitariamente segura, porque desde que recuperemos los vuelos internacionales, recuperaremos el turismo. Creo que la política más inteligente de reducción del gasto público es retomar, cuanto antes, la actividad turística, pues se recuperarán empleos en el sector, lo que quitará trabajadores ahora en ERTE,y volverá a funcionar la economía, lo que será bueno para toda la sociedad y las administraciones. Creo que vale la pena dedicar a la seguridad sanitaria todos los recursos que sean necesarios, porque es una medida eficiente”.

-¿Cómo va la recuperación de la actividad sanitaria ordinaria en los centros de Canarias?
“Hemos puesto todos los mecanismos para recuperar la asistencia ordinaria dentro del Servicio Canario de la Salud, y estamos ya casi sin trabas que lo impida. El sistema está recuperado para dar una asistencia normalizada, lógicamente no al ritmo que teníamos antes, porque ahora hay que mantener algunos requisitos de seguridad adicional, como el distanciamiento social o evitar un mayor número de personas en las salas de espera, pero se irá notando en las próximas semanas cada vez más actividad normalizada”.

-Estos meses sin actividad han incidido en las listas de espera sanitarias y en la salud de algunos pacientes. ¿Cómo recuperarán el tiempo perdido?
“Se ha dado la circunstancia de que con esta crisis de la Covid-19 no ha aumentado mucho el número de personas en la lista de espera, al estar muchas personas reticentes a acudir a los centros, y pese a que la propia sanidad ha paralizado muchos procesos. Lógicamente los plazos de demora se han ido incrementado. Ahora lo que tendremos que hacer es ir atendiéndola de forma rápida y activar los mecanismos para reducir ese tiempo de espera y el tamaño de la lista. La estrategia de actuación es priorizar las que afecten de forma urgente y relevante a la salud de las personas. Puede que la lista de espera no baje en términos globales, pero no vamos a dar una visión política de venta de resultados, sino lo que sea correcto desde el punto de vista sanitario”.

TE RECOMENDAMOS