FÚTBOL

El Tenerife amarra la permanencia y empieza a soñar con un final inesperado (0-2)

Dos goles de Dani Gómez permiten a los blanquiazules sumar la tercera victoria consecutiva de un equipo que sube hasta la octava posición de manera momentánea

CÁDIZ - TENERIFE
Una imagen del encuentro entre el Cádiz CF y el CD Tenerife. LALIGA

Clasificarse para la promoción ya no es una quimera. El Tenerife se ha empeñado en que sus aficionados se ilusionen con esta posibilidad. Tras lograr la tercera victoria consecutiva, los jugadores de Rubén Baraja confirman la permanencia y se colocan octavos en la clasificación, a falta de que se juegue el resto de la jornada.

La de ayer no fue una victoria más. Es una de esas que dan prestigio al equipo y lo convierten en aspirante revelación claro. Derrotó el Tenerife al líder de Segunda, un Cádiz que sucuembió con claridad ante los blanquiazules, que se impulsaron en los goles que marcó Dani Gómez en la Tacita. Los de Cervera se vieron condicionados por la expulsión en la primera parte de José Mari, quien dejó a los suyos en inferioridad durante muchísimos minutos.

El once inicial de Rubén Baraja dejó una única novedad. Joselu dejó su puesto a Lasure. Baraja temía la rapidez de Salvi y para taparlo volvió a recurrir al doble lateral, con Moore por la derecha. De esta manera Bermejo se colocó más adelantado para acompañar a Dani Gómez, el indiscutible ‘9’ del Tenerife.

El equipo amarillo arrancó el partido intimidando al equipo tinerfeñista, pero a los siete minutos de partido, Álex Muñoz le recordó al Cádiz que el Tenerife es uno de los mejores equipos de este 2020. El central reconvertido a lateral remató de cabeza un saque de esquina bien puesto por Milla. La sacó en la misma línea José Mari, ya que no llegaba Cifuentes a tiempo. Fue un buen aviso de lo que es capaz el club blanquiazul en este partido.

Pero tampoco el club de la ‘Tacita’ es cojo y siempre demuestra porqué es el líder de la categoría. Un disparo lejano y con rosca de Jurado recordó todo esto. Se estiró Ortolá para echarla a córner.

No obstante la acción más importante de esta primera parte sucedió en el minuto 21 y en el medio del campo. Jose Mari se llevó la roja directa tras golpear con violencia a Aitor Sanz en la disputa de un balón. Llegó tarde el jugador del Cádiz y le pegó con los tacos al medio blanquiazul. El colegiado no se lo pensó dos veces y le mostró directamente el camino a los vestuarios.
El Cádiz se quedaba con uno menos y los de Cervera le entregaron el mando del partido a los visitantes, que empezaron a apretar poco a poco. Sin prisa, pero sin pausa.

Fruto a este agobio llegó el primer gol blanquiazul de la tarde. Justo antes del descanso, Moore puso un buen centro por la derecha, no llegó a rematarlo Milla y Dani Gómez, atentísimo en el segundo palo, se lanza a por todas para lograr marcar el esperanzador 0-1. Un tanto que hace justicia después de lo que ha planteado el equipo de Baraja durante una primera parte muy seria.

CÁDIZ - TENERIFE CÁDIZ - TENERIFE
<
>
Una imagen del encuentro entre el Cádiz CF y el CD Tenerife. LALIGA

La segunda parte el Cádiz la comenzó con un doble cambio muy ofensivo. Cervera sentó a Jurado y al Choco Lozano y metió a dos hombres con mucho gol: Álvaro Jiménez y al tinerfeño Nano Mesa. Baraja no quiso tocar nada con respecto a los mismos jugadores que empezaron y terminaron la primera parte.

Pero saltó la sorpresa en el Carranza en el primer ataque blanquiazul tras reanudarse el encuentro. Nada más ponerse en marcha el segundo acto, el Tenerife atacó por la derecha y un centro de volea de Luis Pérez acabó con un perfecto remate de cabeza lejano de Dani Gómez que dejaba un escenario de 0-2 y el Cádiz jugando con inferioridad para los 45 minutos que quedaban.

En el 63, Baraja empezó a mover su banquillo y le dio descanso a Bermejo para que entrase Joselu. Hombre por hombre y el partido seguía controlado.

Después de eso, el Tenerife pudo haber sentenciado con un disparo de Moore que se estrelló en el larguero de la portería gaditana. Parecía claro que el 0-3 estaba más cercano que el 1-2.

En el minuto 80 el preparador blanquiazul hizo un doble cambio para refrescar la vertiente ofensiva. Entraron Nahuel y Ramón Miérez y se sentaron en el banquillo Dani Gómez y Lasure.

En los últimos minutos de partido, el Tenerife logró controlar el partido gracias a su prodigioso medio del campo. Sin embargo, el Cádiz dispuso de algún acercamiento peligroso, como un cabezazo de Marcos Mauro en el 87 que paró Ortolá con seguridad.

Pero también tuvo el Tenerife la posibilidad de hacer el tercero, como un misil lanzado por Moore ya con el tiempo cumplido que paró como pudo Cifuentes. El rechace le fue a Miérez, quien se lió y no pudo sentenciar el partido.

Pero no hizo falta, porque el Tenerife finalmente logró un triunfo de postín en el campo del líder de la categoría, confirmando así que está en pleno estado de gracia y sueña con dar la gran sorpresa de la temporada.