cd tenerife

La necesidad marca el regreso a casa de los blanquiazules

Tras el tropiezo del pasado viernes, los jugadores de Rubén Baraja vuelven a un Heliodoro Rodríguez López sin público con la obligación de puntuar ante un Málaga corto de efectivos
La plantilla del CD Tenerife se ejercitará con todo el grupo a partir de mañana, tras dos meses y medio sin poder hacerlo. /Sergio Méndez

El fútbol vuelve al Heliodoro. El balón volverá a rodar esta noche por el verde del estadio blanquiazul para sentenciar un encuentro entre dos equipos que no parece haberse reenganchado bien a la competición liguera tras el largo parón sufrido por culpa del coronavirus.

El Tenerife ofreció una pobre imagen el pasado viernes en el Fernando Torres de Fuenlabrada. El equipo rival no hizo nada para ganar, salvo aprovechar un regalo que le hizo la defensa blanquiazul. Mientras tanto, el Huesca barrió a un Málaga que apenas tiene un punto menos en la clasificación que los hombres de Baraja (38 y 39, respectivamente). Por lo tanto, el de hoy será un duelo entre equipos dispuestos a alejarse de los puestos de descenso, al que ambos llegan acuciados y con la necesidad compartida de ganar.

Salvo sorpresa mayúscula, Aitor Sanz regresará este lunes a la alineación del CD Tenerife. El madrileño se perdió el viernes la cita contra el Fuenlabrada, por lo que recuperará su puesto tras cumplir su partido de sanción.

Otra cosa es que Baraja lleva a cabo otros cambios debido a que el partido contra el Fuenlabrada aún está muy reciente, por lo que quizás tenga que llevar a cabo alguna rotación. Por lo tanto, el número de cambios que incorpore al once inicial el entrenador pucelano dependerá, en gran medida, de cómo se hayan recuperado sus futbolistas tras jugar apenas tres días antes. Tras este encuentro, el conjunto blanquiazul tendrá casi una semana para preparar el siguiente duelo.

En el bando rival, Sergio Pellicer tuvo que viajar ayer a la Isla con muchos contratiempos por las lesiones de varios jugadores. No obstante respiró aliviado cuando supo que puede contar con el defensa David Lombán, al que el Comité de Competición dejó sin efecto la tarjeta roja que le fue mostrada frente al Huesca.

Aún así, Pellicer sigue teniendo que hacer frente al problema de la falta de efectivos, ya que continúan lesionados el central Luis Hernández y los centrocampistas Aarón Ñíguez, Dani Pacheco y el argelino Mohamed Benkhemassa, con lo que sólo cuenta con catorce futbolistas profesionales.

El club malagueño vive en un permanente estado convulso. Muestra de ello es que el administrador judicial de la entidad, José María Muñoz, fue el jefe de una expedición andaluza que se instaló en el hotel Silken Atlántida, en pleno centro de Santa Cruz. Los de Pellicer pernoctarán allí hasta que sea la hora de medirse a los blanquiazules, en un partido de esos que denominan de cuatro puntos.

TE PUEDE INTERESAR