crisis coronavirus

Santa Cruz da calor a los 25 africanos

El Ayuntamiento les garantiza alimento y acceso a duchas, tras denunciar el caso DIARIO DE AVISOS, que desveló su presencia en la calle
Los ediles Marta Arocha y Andrés Casanova mantuvieron una conversación, intérprete mediante, con algunos de los jóvenes afincados en torno al pabellón. D.T.

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife se ha puesto en contacto con la Delegación del Gobierno central en las Islas, a fin de buscar fórmulas mediante las que regularizar la situación del grupo de 25 africanos que llegaron a la ciudad el pasado sábado, tal y como reveló ayer DIARIO DE AVISOS, procedentes del recurso habilitado por Cruz Roja en La Montañeta (Garachico) -donde habían permanecido durante ocho meses desde que llegaron en patera a las Islas-, y su posterior emplazamiento en los alrededores del pabellón Pancho Camurria, lugar en el que han pernoctado desde entonces a ras de suelo. Así lo transmitió ayer, en declaraciones a este periódico, la concejala de Atención Social, Marta Arocha, reconociendo que justamente el fin de semana ha sido “un momento muy complicado”, ya que coincidía con la finalización del estado de alarma en la Comunidad y “hasta la fecha las fronteras estaban cerradas”.

Horas más tarde de que el DIARIO hiciera público el drama de estos jóvenes, y a petición de la Asociación de Vecinos Azorín, tanto Arocha como el edil del distrito Salud-La Salle, Andrés Casanova, se reunieron con la organización vecinal para escuchar sus demandas, así como para conocer de primera mano las condiciones en que se encontraban los inmigrantes. Tras una breve reunión informal en el local de la entidad, residentes en la zona y responsables públicos se trasladaron a un lateral del recinto deportivo, donde, sobre un colchón prestado por otros sintechos que viven desde hace años en las proximidades de la infraestructura, se hallaban cuatro inmigrantes de Mali, que según reconocen, se subieron a un cayuco rumbo al Archipiélago con la esperanza de hallar un futuro más próspero.

Con ayuda de una intérprete que acompañaba a los concejales, los jóvenes pudieron explicar que su experiencia en el recurso de Cruz Roja fue “sentirnos como en una prisión, sin libertad”, si bien es cierto que ellos mismos decidieron salir del recinto y nada ni nadie les impedía marcharse. Entre sus planes, figura volar a Madrid y Barcelona, ciudades en las que viven actualmente familiares y amigos suyos que han corrido con algo más de suerte. Eso sí, para lograrlo primero han de reunir el dinero necesario para costear los gastos del viaje, y aparte, obtener los permisos pertinentes para poder desplazarse.

En lo referente a recursos que el Consistorio ha puesto a disposición de estos improvisados inquilinos del entorno del Pancho Camurria, Marta Arocha explicó que “lo que hacemos es darles ayuda social, duchas y comida”, a través del Centro Municipal de Acogida (CMA). Es más, detalló que, a raíz de los hechos, la institución local ordenó rápidamente incrementar las raciones de alimentos previstas, de forma que todos los usuarios pudieran acceder al pábulo. Y en cuanto a las gestiones realizadas por la Administración santacrucera, dijo que la alcaldesa, la socialista Patricia Hernández, “lleva hoy [ayer para el lector] todo el día en conversaciones con el Ministerio, y están buscándose soluciones. Yo he hablado hoy en tres ocasiones con el subdelegado del Gobierno y estamos trabajando”.

Los cuatro africanos, en su conversación con los ediles, admitieron que el personal del CMA “es muy amable”, y se mostraron agradecidos por que el Ayuntamiento les garantice unos mínimos, tales como estar aseados y alimentarse, de igual manera que los contactos mantenidos con otros organismos para mejorar su situación. Se llaman entre sí “hermanos”, porque pese a ser 25 personas de nacionalidades distintas, entre senegaleses, guineanos, costamarfilenses, sierraleoneses, gambianos o malis, están embarcados en la misma lucha. Y solo tuvieron una petición: que en el albergue capitalino les permitiera cargar sus móviles; solicitud que fue satisfecha por Arocha en cuestión de minutos.

FUERA DEL CIRCUITO

Preguntado sobre las críticas de los que, hasta hace escasos días, eran usuarios del campamento de La Montañeta, sobre las condiciones del recurso, el presidente de Cruz Roja en Canarias, Antonio Rico, señaló ayer al DIARIO que “ellos son libres de quedarse o de marcharse, porque no están retenidos ni son personas que tengan que permanecer allí contra su voluntad. Si ellos deciden seguir su proyecto migratorio fuera del circuito habitual, lo pueden hacer”. Y defendió que “les estamos ofreciendo alojamiento y manutención”, aparte de haberles intentado dar clases de español, interrumpidas por el estado de alarma.

AZORÍN DEMANDA MÁS LIMPIEZA E INCREMENTAR LA PRESENCIA POLICIAL

La Asociación de Vecinos Azorín, en la reunión que mantuvo con los dos concejales capitalinos, les transmitió la necesidad de realizar más batallones de limpieza en la zona, considerando los residuos que generan los sintecho, además de que se incremente la presencia policial. Unas reivindicaciones ante las que la concejala Marta Arocha dijo que, como resulta evidente, “no es agradable ver el entorno de tu barrio más sucio”, por lo que se comprometió a hablar con sus compañeros del grupo de Gobierno local responsables de las áreas de Bienestar Comunitario y Seguridad “para reforzar” las acciones que ya el Consistorio acomete en las proximidades n

TE PUEDE INTERESAR