santa cruz

Santa Cruz y la ULL estudiarán la brecha digital y social en la capital

La investigación analizará todos los centros chicharreros, públicos y privados, con el objetivo de conocer las necesidades de los escolares ante la nueva realidad educativa del Covid-19
Los IES han abierto sus puertas para recoger material o dar clases de refuerzos. / Fran Pallero

Cerca de un millar de escolares de la capital presentan dificultades para la formación online que se ha impuesto debido al estado de alarma. Estos datos fueron recabados de manera muy rudimentaria por el Ayuntamiento de Santa Cruz y antes de que la Consejería de Educación iniciara el reparto de tablet entre los alumnos de la capital. Ante la nueva realidad educativa que ha impuesto la crisis de la Covid-19 el Ayuntamiento ha decidido analizar más en profundidad esta brecha digital que, por norma general, lleva aparejada también una brecha social. Es por eso que, a través de la Concejalía de Educación, el Consistorio ha encargado al Centro de Estudios de Desigualdad Social y Gobernanza de la Universidad de La Laguna (ULL), que lleve a cabo un estudio de estas necesidades en todos los colegios de la capital. Así lo anunció la concejala de Educación, Elena Mateo, al Consejo Escolar que se celebró la semana pasada. Mateo explicó a DIARIO DE AVISOS que “el estudio no solo va a centrarse en los colegios públicos, sino también en los privados, porque de lo que se trata es de conocer esa relación entre brecha digital y brecha social, con el fin de buscar soluciones para ambas”. Según detalló la edil socialista, “lo primero que se va a hacer es contactar con las familias, el alumnado, y el profesorado de los centros, para que nos detallen cuáles son esas necesidades en materia digital”.

Una encuesta a los distintos actores educativos permitirá recabar esos datos, que, a su vez, explicó Mateo, “servirán para ir más allá de si se necesitan más o menos tablet, sino que también obtendremos unas conclusiones que nos permitan ofrecer altenativas por parte del Ayuntamiento a las necesidades detectadas”.
La edil es consciente de lo urgente de este estudio puesto que en septiembre, tal y como anunció ayer el Gobierno, se volverá a una cierta normalidad, con clases presenciales y semipresenciales. “Lo tenemos que elaborar de forma muy rápida porque el objetivo es prepararnos para principio de curso”, admitió.

Preguntada sobre si el Ayuntamiento, una vez conozca los datos del estudio, aportará dispositivos para suplir las necesidades detectadas, la concejala no quiso aventurar ninguna decisión. “Las competencias en Educación las tiene el Gobierno de Canarias y no creemos que sea justo que un problema del calibre del que estamos hablando sea asumido solo por el Ayuntamiento de Santa Cruz. Vamos a esperar a los datos y si es necesario pediremos la ayuda del resto de administraciones, incluido el Cabildo de Tenerife”.

Mateo detalló que algunos colegios confirmaron que la entrega de tablet por parte de la Consejería no ha ido muy bien, y no cubre toda la demanda. “Hemos pedido los datos exactos de cuántos dispositivos se han entregado, pero aún no nos contestan”, explicó la edil. “Algunos centros demandan premura en la toma de decisiones, pero sin datos claros no podemos abordar las posibles soluciones. No sabemos el descuadre de cuántos de los niños que teníamos identificados han recibido dispositivos digitales, por lo que preferimos esperar y ser rigurosos y precisos a la hora de aportar soluciones”, añadió la edil.

Insistió en que “no hablamos solo de tabletas, sino de necesidades en general, ver en qué distrito hay una especial incidencia, en qué barrio, todo gracias a los datos que los centros de las distintas zonas nos aporten”. Mateo avanzó que, además, “vamos a dar difusión de esta investigación a través de los medios municipales, porque queremos llegar a toda la comunidad educativa, de forma que no solo los centros nos aporten datos, sino también la Ampas, las asociaciones, las familias de forma directa, etc…”.

Consejo escolar

La reunión celebrada de forma telemática la semana pasada sirvió para que los distintos centros expusieran a la Concejalía de Educación su preocupación ante la nueva realidad educativa, sobre todo lo relacionado con la asistencia semipresencial a las clases de los alumnos que pasan de Primaria a Secundaria, donde las exigencias son mayores. También, según informó UP, el encuentro sirvió para conocer que las organizaciones sindicales formarán parte del Consejo Escolar, con el fin de paliar la “insuficiente representatividad” de este órgano desde que se aprobara hace 20 años.

TE RECOMENDAMOS