la orotava

Tres palabras en el tapiz de la pandemia

Reconocimiento, agradecimiento y plegaria marcan el significado de una alfombra que hará historia en la festividad del Corpus

Se hicieron cinco bocetos diferentes hasta que consiguieron plasmar todo lo que sienten no solo ellos, los integrantes de la Asociación de alfombristas ArteArena, sino la ciudadanía en general.

Como cada año, la citada asociación se encarga de elaborar el magno tapiz de la plaza del Ayuntamiento de La Orotava, dirigidos por Domingo González Expósito, quien es la primera vez en 28 años como director que se enfrenta al reto de elaborarla en la iglesia matriz de La Concepción y no al aire libre.

La pandemia de Covid-19 ha obligado a modificar la esencia de las fiestas patronales, sobre todo el jueves del Corpus Christi, día grande de las fiestas de la Villa, que recibe cada año a miles de personas.

No obstante, las costumbres de siempre se mantuvieron intactas, como la de utilizar tierras de colores del Parque Nacional del Teide, aprovechando las que quedaron del pasado año y adaptando los colores al material que tenían.

Sus dimensiones son mucho más reducidas, unos 15 metros cuadrados contra los 1.000 que ocupa en la plaza consistorial. El tiempo en confeccionarla también ha sido menor, apenas un día y medio contra los más de veinte que suelen emplear.

Lo mismo sucedió con el equipo humano, más que reducido en esta ocasión porque así lo requerían las medidas sanitarias para poder mantener las correspondientes distancias y evitar contagios. De este modo, a Domingo González lo acompañan sus dos hijos, Jorge y Alejandro y su compañero Ezequiel de León. Al ser tres personas que viven bajo el mismo techo, el riesgo era menor. Aún así y pese a la dificultad que les supuso trabajar con mascarillas y pantallas para diseñar trazos que exigen minuciosidad y precisión, no dejaron de protegerse.

El desafío de confeccionar el tapiz en el interior de la parroquia no resultó sencillo. El espacio para moverse era limitado, no contaban con luz natural y se vieron obligados a interrumpir en dos ocasiones para la celebración de la eucaristía. Pero todos esfuerzos que valieron la pena para que la Villa no se quedara este año sin su tapiz, que tendrá poco de magno en cuanto al tamaño pero sí en su importancia y sin duda, hará historia.

En la misma línea, Domingo González y su equipo agradecieron la buena predisposición del párroco Óscar Guerra para permitir que se hiciera frente al altar de la iglesia, aunque solo podrá ser visto directo por apenas cien personas, el aforo permitido ante la prohibición de celebrar eventos que supongan aglomeración para garantizar la salud de todos los ciudadanos, pero sí podrán disfrutarla a través de las redes sociales del Ayuntamiento.

Un mensaje acorde a los tiempos

Es una alfombra más sobria que ha cumplido con el objetivo de dar un mensaje acorde a los tiempos que corren y para el que eligieron representar tres palabras que consideran “sagradas”: plegaria, para rogarle a dios que termine con este virus; agradecimiento, a todo el personal sanitario que ha estado en primera fila de la pandemia y al voluntariado, ayudando al vecino, al amigo y a las personas que lo necesitan de forma desinteresada; y reconocimiento, a todas las víctimas.

La primera se manifiesta con una flor de loto, símbolo de la capacidad de reponerse ante la adversidad y los momentos difíciles; la segunda con una cruz roja y la tercera, con una de color negro.

Domingo González confesó que este año es “una mezcla de sensaciones” porque por un lado “da mucha pena no poder elaborar la alfombra que se hace siempre e incluso te da más pena todavía no haber podido hacer la que queríamos con el mismo motivo en la plaza, porque todos en el equipo queríamos poner nuestra mano con la tierra para que la plegaria que todo el mundo quisiera hacer se viera reflejada en la plaza”, explicó.

El director esperó que la gente se sienta involucrada con este pequeño homenaje que el equipo de alfombristas ha querido hacer, “expresando con nuestro arte lo que siente un poco todo el mundo”. Lo hicieron por primera vez dentro de la iglesia, con lo cual “es un sentimiento diferente” y “hay que saberlo valorar”, consideró.

Una amplia agenda de actividades
La agenda de actividades comienza a las 08.00 horas con el tradicional repique festivo de las campanas, anunciando el inicio del día grande de la Villa. A continuación, se difundirá el mensaje del párroco seguidos de los de la Asociación de Alfombristas (11.00 horas) y del secretario de la Hermandad del Santísimo Sacramento (12.00 horas). A las 16.00 horas será el ‘photocall’ de ‘La Orotava cata en casa’ y a las 17.00 se podrán ver en el Facebook del Ayuntamiento los tapices y corridos que los alfombristas elaboraron en sus domicilios. A las 18.30 horas se celebrará la solemne eucaristía, presidida por el obispo, Bernardo Álvarez

TE PUEDE INTERESAR