Educación

¿Por qué los pediatras recomiendan que los colegios abran en otoño pese a la Covid-19?

Los autores del estudio son especialistas en enfermedades infecciosas pediátricas en la facultad de Medicina Larner de la Universidad de Vermont, en Estados Unidos

Centros educativos de Canarias en la enseñanza pública. DA
Centros educativos de Canarias en la enseñanza pública. DA

Un comentario publicado en la revista ‘Pediatrics’, la revista oficial revisada por pares de la Academia Estadounidense de Pediatría, concluye que los niños transmiten Covid-19 entre sí o entre adultos con poca frecuencia y que muchas escuelas, siempre que sigan las pautas de distanciamiento social apropiadas y tomen en cuenta cuenta las tasas de transmisión en su comunidad, puede y debe reabrir en el otoño.

Los autores, Benjamin Lee y William V. Raszka, Jr., son especialistas en enfermedades infecciosas pediátricas en la facultad de la Facultad de Medicina Larner de la Universidad de Vermont, en Estados Unidos.

Los autores del comentario, titulado ‘Transmisión y niños COVID-19: El niño no tiene la culpa’, basan sus conclusiones en un nuevo estudio publicado en la edición actual de ‘Pediatrics’, ‘COVID-19 en Niños y la dinámica de la infección en Familias’ y otros cuatro estudios recientes que examinan la transmisión de COVID-19 por y entre niños.

En el nuevo estudio de pediatría , Klara M. Posfay-Barbe, miembro de la Facultad de la Escuela de Medicina de la Universidad de Ginebra (Suiza), y sus colegas estudiaron los hogares de 39 niños suizos infectados con COVID-19. El rastreo de contactos reveló que solo en tres (8%) era un niño el caso índice sospechoso, con síntomas anteriores a la enfermedad en los contactos adultos en el hogar.

En un estudio reciente en China, el rastreo de contactos de investigadores demostró que de los 68 niños con COVID-19 ingresados en el Hospital de Mujeres y Niños de Qingdao del 20 de enero al 27 de febrero de 2020, el 96% eran contactos domésticos de adultos previamente infectados.

En otro estudio de niños chinos, nueve de cada 10 niños ingresados en varios hospitales provinciales fuera de Wuhan contrajeron Covid-19 de un adulto, con solo una posible transmisión de niño a niño, según el momento del inicio de la enfermedad.

Igualmente, en un estudio francés, un niño con COVID-19 expuso a más de 80 compañeros de clase en tres escuelas a la enfermedad y ninguno la contrajo. La transmisión de otras enfermedades respiratorias, incluida la transmisión de la gripe, era común en las escuelas.

En un estudio en Nueva Gales del Sur, nueve estudiantes infectados y nueve miembros del personal de 15 escuelas expusieron un total de 735 estudiantes y 128 miembros del personal a Covid-19. Solo se produjeron dos infecciones secundarias, una transmitida por un adulto a un niño.

“Los datos son sorprendentes –reconoce el doctor Raszka–. La conclusión clave es que los niños no están conduciendo la pandemia. Después de seis meses, tenemos una gran cantidad de datos acumulados que muestran que los niños tienen menos probabilidades de infectarse y parecen menos infecciosos, y es la congregación de adultos que no siguen los protocolos de seguridad quienes son responsables de conducir la curva ascendente”.

El aumento de casos entre adultos y niños en centros de cuidado infantil de Texas, que han visto 894 casos de COVID-19 entre miembros del personal y 441 entre niños en 883 centros de cuidado infantil en todo el estado, tienen el potencial de ser malinterpretados, señala el doctor Raszka, que no ha estudiado los detalles del brote.

“Hay una transmisión generalizada de COVID-19 en Texas hoy, con muchos adultos que se congregan sin observar distanciamiento social o usar máscaras –reconoce–. Si bien aún no conocemos la dinámica del brote, es poco probable que los bebés y los niños en la guardería estén impulsando el aumento. Según la evidencia, es más plausible que los adultos transmitan la infección a los niños en la gran mayoría de los casos”.

Los autores dicen que el apoyo a la noción de que los niños no son vectores significativos de la enfermedad proviene del modelado matemático. Los modelos muestran que el distanciamiento social en toda la comunidad y la adopción generalizada de cubiertas de paños faciales es una estrategia mucho mejor para reducir la propagación de enfermedades, y que el cierre de las escuelas agrega poco.

El hecho de que las escuelas se hayan reabierto en muchos países de Europa occidental y en Japón sin ver un aumento en las transmisiones de la comunidad confirma la precisión del modelado.

La reapertura de las escuelas de manera segura este otoño es importante para el desarrollo saludable de los niños, dicen los autores. “Al hacerlo, podríamos minimizar los costos sociales, de desarrollo y de salud adversos potencialmente profundos que nuestros hijos seguirán sufriendo hasta que se pueda desarrollar y distribuir un tratamiento o vacuna eficaz, o en su defecto, hasta que alcancemos la inmunidad colectiva”, agrega.