nutrición y cocina

Cómo preparar el tupper perfecto para la vuelta a la oficina

Si tú también tienes miedo de echarlo todo a perder ahora que vuelves a la oficina sigue estos sencillos consejos y prepararás el tupper perfecto para llevarte

Mi amiga Minia ha vuelto al trabajo en su academia de forma presencial hace pocas semanas. Como ya le pasaba antes del confinamiento sigue sin darle tiempo de ir a almorzar a casa para volver a la oficina, así que le toca comer otra vez en el trabajo. Pero ahora de lo que tiene miedo es de echar a perder todos sus progresos durante la cuarentena. Me explicaba que aprovechó para hacer ejercicio por Zoom y con YouTube y cocinar todas mis recetas (le encantaron las croquetas de pescado aunque su favorita fue la pizza con masa de avena). También mejoró sus habilidades en la cocina y sobre todo su estilo de alimentación. Ahora se ve de nuevo preparando los tupper diarios sin saber bien qué llevarse. Si te pasa como a mi amiga Minia y tu trabajo te obliga a comer en tu oficina no debes de tener miedo de que tu alimentación deje de ser saludable. Te bastará con seguir estos sencillos consejos para preparar el tupper perfecto para la oficina.

Tu tupper saludable y equilibrado siempre

Cada uno tenemos nuestras particularidades y forma física, así como nuestros propios objetivos de peso y salud. Esto hace que las porciones y las comidas adecuadas sean distintas para cada persona. Pero de forma general con esta distribución que te voy a explicar te aseguras de que tu tupper es saludable y está equilibrado.

1) Reserva la mitad de tu tupper para las verduras. Divídelo por la mitad y llena una de ellas con verduras de todos los colores y variedades, crudas o cocinadas. Puedes comerlas salteadas, guisadas, asadas, en cremas o en ensaladas. Vete variándolas con la frecuencia que quieras para no aburrirte.

2) Vuelve a dividir en dos una de las mitades de tu tupper y mete en una las proteínas. Pueden ser de origen animal como las del pollo, pavo, cerdo, ternera, salmón, atún, pescado blanco, marisco o huevo. Prepáralas a la plancha, asadas o guisadas. Pero también de origen vegetal como las del tofu, la soja, las lentejas, las alubias o los garbanzos. Las legumbres pónselas a tu ensalada y tendrás un plato rico, fresco y saciante.

2) La otra mitad de mitad será para los tubérculos, los cereales o las grasas saludables. Prueba con el arroz, la papa, la quinoa, la pasta o el pan, siempre en sus versiones integrales, que tienen más fibra y sacian más. Si vas a por las grasas saludables usa aguacate, aceitunas, aceite de oliva virgen extra, semillas o frutos secos.

El postre fresco y de temporada

No estropees tu super almuerzo sano y equilibrado con un mal postre. Elige siempre fruta fresca. Trocéala y métela en otro pequeño tupper. Las mejores son la sandía, el melón, la papaya y la piña. También puedes llevarte una pieza de fruta con cáscara como el plátano, la naranja, el melocotón, la pera, o la manzana. Si quieres ir variando alterna con un poco de queso fresco, yogur griego o yogur natural.

Si eres goloso o golosa llévate un cuadrito de chocolate negro. Con un mínimo de 70% de cacao, pero si es del 95% mucho mejor porque tendrá menos azúcar y más antioxidantes.

Para beber, agua

No sumes calorías con tu bebida. De qué te vale un tupper sano y equilibrado si luego te bebes un refresco o una bebida llena de azúcar. Bebe agua, agua saborizada con fruta, té frío o agua con gas. No tienen azúcares y quitan mejor la sed.

Estos consejos son parte del proyecto ‘Cada Lenteja con su Pareja’ en el que con diariodeavisos.com y supermercados Lidl en Canarias trabajamos para mejorar los hábitos de alimentación de los canarios.