los realejos

Advierten del riesgo de derrumbe en el muro de La Montaña

La Gerencia de Urbanismo pide al Cabildo que se establezcan medidas provisionales para reducir o eliminar el riesgo de desprendimiento del talud y su afección sobre la TF-333

Un informe de la Gerencia Municipal de Urbanismo del Ayuntamiento de Los Realejos advierte del riesgo de derrumbe en el muro de La Montaña en la carretera TF-333, en concreto, entre sus puntos kilométricos 1,1 y 1,4. Este tramo se encuentra actualmente sin muro tras la paralización de las obras, en noviembre del pasado año, por motivos de seguridad a causa del desprendimiento de un muro de contención, de propiedad privada. También avisa de escorrentías con posible transporte hacia cotas más bajas, con sus consiguientes peligros, de material y grandes piedras acopiadas en estos momentos sobre el carril que permanece cortado al tráfico.

El documento fue remitido el 21 de julio al Cabildo de Tenerife y en concreto, al Servicio Administrativo de Carreteras y Paisaje, para que “actúe de forma directa o autorice cuanto antes a la propiedad a la retirada de materiales y establezca unas medidas provisionales con materiales fácilmente desmontables para reducir o eliminar el riesgo de desprendimiento del talud y su afección sobre el carril en funcionamiento, con la consiguiente afección a personas y vehículos”, apunta el alcalde, Manuel Domínguez. Asimismo, propone que se dé traslado al Órgano Gestor del Espacio Natural Protegido para su conocimiento dado que la vía limita con el paraje natural de la montaña de El Fraile.

La obra de reposición del muro está paralizada a la altura citada porque afecta a una propiedad privada en su linde con una vía insular. Existen discrepancias entre el Cabildo y el Ayuntamiento sobre la actuación que se debe llevar a cabo.

Independientemente de la decisión que adopte el Cabildo con el desarrollo de la obra, el alcalde pide que por cuestiones de seguridad, “actúe cuanto antes” sobre todo, antes de que comience el periodo de lluvias.

La respuesta del Cabildo data del 27 de julio pero a día de ayer no había sido recibida por el Consistorio. En la misma, el Servicio Técnico informa que “no existen inconvenientes” en que se proceda a la retirada del material desprendido, así como a que se tomen medidas complementarias tendentes a aumentar la seguridad frente al desprendimiento de la ladera excavada, pero el servicio “deberá recibir el nombramiento de un Técnico Competente como director de las obras” y también establece una serie de condicionantes.

Condicionantes

Entre ellos, que se deberá presentar el correspondiente plan de trabajos actualizado, con la fecha de comienzo y duración prevista de las obras, que se ejecutarán manteniendo la señalización, balizamiento y defensas instaladas.

En caso de producirse daños, tanto a la carretera como a sus usuarios, serán responsabilidad del solicitante. Otro de los requisitos es que el material sobrante será retirado y depositado en vertedero autorizado y no se autorizará la colocación de publicidad dirigida a los usuarios de la vía con motivo de las obras. Tampoco se permite el vertido de aguas procedentes de la actuación a la TF-333 y las instalaciones provisionales de obra, se ubicarán fuera de la zona de afección de la vía, es decir detrás de la línea limite de edificación.

Desde el Cabildo insisten en que no han recibido del Ayuntamiento el documento técnico que justifique la estabilidad estructural del resto del muro en donde no se prevea actuar, pero desde el Consistorio argumentan que éste le corresponde a la propiedad privada.

TE PUEDE INTERESAR