La Palma

Apuntan a un menor de 16 años como presunto autor del incendio de La Palma

La Guardia Civil lo investiga por, supuestamente, haber originado las llamas al tratar de quemar una tunera para quitarla de las inmediaciones de la finca donde reside, en Garafía

Una “imprudencia” pudo ocasionar el incendio, que ha afectado a 1.200 hectáreas y calcinado cerca de 800. DA

El misterio sobre el origen de los incendios forestales que cada verano azotan a las Islas, muchas veces, se queda sin resolver. Pero en el caso del que se originó el pasado viernes en la zona de la Catela, en Garafía, parece estar más cerca de esclarecerse o, al menos, se están dando pasos para su resolución. Ayer, agentes de la Guardia Civil pertenecientes al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) instruyeron diligencias para investigar a un menor de 16 años como presunto autor del suceso “por imprudencia”, anunció el instituto armado en un comunicado.

Al parecer, de acuerdo con las averiguaciones realizadas por los efectivos del cuerpo, “el inicio del fuego, presuntamente, fue originado porque el ahora investigado procedió a quemar una planta (tunera) con la intención de quitarla de las inmediaciones de la finca donde reside”, señalaba la Benemérita. No obstante, a partir de ese momento, las llamas se habrían propagado por otras zonas de la localidad al norte de La Palma, hasta acabar afectando a más de 1.200 hectáreas de monte y dejar calcinadas alrededor de 800, incluidas algunas viviendas e inmuebles.

“Conforme a los indicios que durante la investigación los agentes del Seprona han conseguido reunir, se están instruyendo las correspondientes diligencias, que serán entregadas próximamente a la autoridad judicial competente”, aclaraba la Guardia Civil en la nota de prensa, por lo que todo parece apuntar a que en los próximos días pueda haber novedades en torno a las pesquisas y se arroje algo de luz sobre el terrible incidente, que provocó un despliegue sin precedentes en velocidad y número de recursos.

Los propios responsables municipales han llegado a reconocer que, en el transcurso de este incendio -controlado desde ayer y con una solicitud de paso a nivel 1-, teniendo en cuenta la rapidez con la que se pusieron a disposición de las labores de extinción una ingente cantidad de medios, así como los ofrecimientos de los otros 13 municipios de la Isla y de administraciones de todo el Archipiélago, se trató de un operativo “nunca visto”, como aseveró el alcalde garafiano, Yeray Rodríguez, en declaraciones al DIARIO.

Cabe recordar que el suceso, según los técnicos que se hicieron cargo de la operación, poseía un potencial de quema de 10.000 a 15.000 hectáreas, por lo que el virtual daño que podría haber causado se redujo diez veces. La virulencia de las llamas se explica, en parte, por el hecho de que se produjo en medio de una ola de calor, reuniéndose las condiciones menos propicias para sofocarlo: altas temperaturas, baja humedad y fuerte viento.

LA “FALSA ALARMA” DEL HOMBRE CON LA CAMISETA ROJA Y PANTALONES CORTOS

Un vecino de Garafía dijo haber visto este lunes a un individuo actuando de forma sospechosa en costa de Las Tricias, intentando prender fuego. Su aviso, que transmitió a las autoridades, provocó la activación de una alerta: se buscaba a un varón portando camisa roja, pantalón negro corto y una mochila.

Rápidamente, se distribuyó la descripción del individuo por redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea. Corrió como la pólvora; todos querían que se diera con el presunto autor del incendio, suponiendo que fuera provocado. Sin embargo, apenas una hora más tarde, efectivos de los cuerpos de seguridad daban con la persona que había sido señalada, corroborando que no guardaba relación con los hechos y anulando el aviso.

Pero la información continuó circulando, y a pesar de la rectificación, a última hora todavía se seguía compartiendo y divulgando, con los riesgos que ello conlleva para quien, ajeno a la situación, cumpliera la descripción.