la palma

Así será, si la Covid lo permite, la atípica Bajada de la Virgen 2021

Se desconoce si el uso de la mascarilla desaparecerá para entonces. Lo que sí está claro es que comenzará el 4 de julio con la Bajada del Trono y finalizará el Día de Las Nieves
El ciclo lustral se mantendrá intacto, emplazando la siguiente cita con la Virgen de Las Nieves para 2025. DA

Las Fiestas Lustrales se han pospuesto por primera vez en su historia. Un hecho insólito, motivado por la pandemia del coronavirus, que ha provocado estupefacción entre los palmeros, que ni siquiera el propio Día de Las Nieves pudieron acudir a peregrinar a la Patrona de la Isla. Sin embargo, tal y como anunció en la eucaristía del Día Grande, celebrada en el Real Santuario Insular esta semana, el obispo de la Diócesis Nivariense, Bernardo Álvarez, se prevé celebrar el próximo año la Bajada de la Virgen, fuera del ciclo lustral, siempre que las circunstancias sanitarias lo permitan.

Será una festividad atípica, ya que, a pesar de la posible existencia de una vacuna contra la Covid-19, se desconoce si el uso de mascarilla desaparecerá o si “tendremos que acostumbrarnos por un tiempo”, como ha advertido la Organización Mundial de la Salud (OMS) en más de una ocasión. De igual manera, la sociedad isleña ya ha iniciado una nueva cuenta atrás para volcarse en la celebración de la agenda de actos más importante de La Palma, la cual, de acuerdo con el anuncio del prelado, dará comienzo el domingo 4 de julio de 2021 con la Bajada del Trono desde el templo que acoge la imagen de la Patrona durante todo el año, situado en lo alto del Morro de Las Nieves, hasta la Parroquia de El Salvador, en pleno corazón de la capital.

La siguiente cita, al menos, en lo que a la programación de eventos eclesiásticos se refiere, se emplaza el día 17 del mismo mes, fecha en la que se llevará a cabo la primera procesión de la Virgen, que partirá del Real Santuario para hacer un largo recorrido por las calles santacruceras y arribar, finalmente, a la Parroquia de La Encarnación. En la jornada del 18, según previsiones, se producirá una nueva marcha,esta vez triunfal, para dar la bienvenida y arropar a la protectora de la Isla Bonita en su llegada a la ciudad de Santa Cruz de La Palma.

Y como cierre de la fiesta de todos los palmeros, despidiéndola hasta 2025 -conservando, pues, el ciclo lustral intacto, más allá de esta excepcional alteración del mismo-, el 5 de agosto, como marca la tradición y coincidiendo con la onomástica de Nuestra Señora de Las Nieves, la imagen regresará al Santuario, no sin antes discurrir por las principales vías del casco urbano de la localidad entre vítores del público, venido desde distintos puntos del Archipiélago e, incluso, de la Península y fuera del país.

Pero las Lustrales no se entienden sin otras marcas en el calendario; sin el contagioso ritmo de la polca de los Enanos, con su particular danza y la magia noche en la que, en cuestión de segundos, entran hombres -este año también hubiera habido dos mujeres- y salen transformados en esas pequeñas figuras saltarinas. Tampoco se puede concebir la Bajada sin números como la Proclama de Danzas, la Fiesta de Arte, la Loa, el Diálogo del castillo y la nave, el Carro alegórico y triunfal, el Minué, la Danza de acróbatas, la Noche de Pandorgas, la Danza de Mascarones, la Danza de los marineros o el propio pregón. Unos actos que, a lo largo de los próximos meses, se irán concretando, al igual que los ensayos de sus protagonistas.

TE PUEDE INTERESAR