la orotava

El Gobierno emplea 150.000 euros en tener una Villa más cómoda

El Ejecutivo local ejecuta una serie de obras en varias calles y las zonas más transitadas para eliminar las barreras arquitectónicas y mejorar la accesibilidad en el municipio
Francisco Linares y Yurena Luis presentaron ayer las obras de accesibilidad que se ejecutaron en la Villa. DA
Francisco Linares y Yurena Luis presentaron ayer las obras de accesibilidad que se ejecutaron en la Villa. DA
Francisco Linares y Yurena Luis presentaron ayer las obras de accesibilidad que se ejecutaron en la Villa. DA

Tener un municipio lo más cómodo y accesible posible se ha convertido en una “obsesión” para el grupo de gobierno en el Ayuntamiento de La Orotava. Por eso, al iniciar el mandato decidió crear la Concejalía de Accesibilidad, hasta el momento inexistente, con el fin de poner un marcha un plan que permita hacer de la Villa un municipio en el que se eliminen las barreras arquitectónicas que dificultan a las personas con movilidad reducida, el normal desarrollo de su vida diaria.

Un objetivo difícil aunque no imposible si se tiene en cuenta la compleja orografía de La Orotava, una localidad con una superficie de 207 kilómetros cuadrados, pendientes de hasta 40 metros y 28 barrios. Para conseguirlo, el Ayuntamiento destinado 150.000 euros (que alcanzarán los 200.000 a final de año) en poner en marcha pequeñas actuaciones pero de gran importancia para toda la ciudadanía en aquellos lugares públicos más frecuentados, como colegios, centros médicos, plazas y otros espacios. De igual forma se ha trabajado en varias calles, interviniendo en las zonas más transitadas por los vecinos y turistas para adaptarlas a una accesibilidad universal y poder tener un pueblo más cómodo para todos.

Así, se han construido rampas y se han eliminado escalones y escaleras que dificultaban el acceso a algunos edificios, se han rebajado las aceras, mejorado la entrada a los parques infantiles y los alcorques se han puesto a pie de calle, entre otras actuaciones.

Las obras realizadas fueron detalladas ayer por el alcalde, Francisco Linares, y la concejal del área, Yurena Luis, quienes recalcaron su apuesta de conseguir la accesibilidad universal en el municipio de forma progresiva atendiendo a la demanda vecinal, de los distintos colectivos e informes técnicos.

“Es un trabajo que llevará muchos años y deberán continuar corporaciones futuras”, declaró el mandatario, quien al mismo tiempo apeló a la colaboración y solidaridad ciudadana para respetar los espacios públicos y evitar determinadas conductas inapropiadas como dejar coches aparcados en las aceras, que impiden que las personas en silla de ruedas se puedan mover con facilidad.

De cara al futuro, “se seguirán atendiendo las peticiones ciudadanas de aquellas personas que lo necesiten, para crear itinerarios accesibles”, subrayó por su parte la concejala. También se seguirá trabajando junto con asociaciones como Sinpromi, para valorar conjuntamente las diversas propuestas que mejoren la accesibilidad, como se hará con la reforma del auditorio Teobaldo Power.

TE PUEDE INTERESAR