sociedad

El trato a los inmigrantes a su llegada a Canarias “es hiriente”

Julio Pérez califica la reacción de la UE de “muy lenta”, mientras tilda de “hiriente” las condiciones de acogida a los emigrantes
El trato a los inmigrantes a su llegada a Canarias “es hiriente”

No cambia el discurso. Desde el Gobierno autonómico se cambió el tono a partir del plantón del ministro de Migraciones, José Luis Escrivá, con el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, a la cabeza de la protesta, y el paso de los días no ha suavizado sus demandas a la hora de afrontar una respuesta efectiva a la constante llegada de personas en pateras a las Islas, que solo en lo que va de mes se ha multiplicado de tal forma que recuerda a la crisis de 2006.

En esa línea, el portavoz del gobierno de Canarias, Julio Pérez, no dudó ayer en calificar la reacción de la Unión Europea (UE) al repunte migratorio en el Archipiélago de “muy lenta”, al mismo tiempo que tildó de “hiriente” las condiciones de acogida en las islas, competencia del Gobierno central.

Pérez aprovechó la rueda de prensa para dar cuenta de los acuerdos del Consejo de Gobierno celebrado ayer para apuntar que organizar una política migratoria común “no es sencillo”, pues hay que poner de acuerdo a todas las administraciones, si bien insistió en que la solución definitiva pasa por evitar la salida de las embarcaciones de la costa africana. Por eso, destacó que el Estado debe intensificar la labor diplomática con los países de origen, otorgando la importancia que merece el próximo viaje del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska a Mauritania (previsto para hoy en compañía de la comisaria europea de Interior, Ylva Johansson), ya que “el objetivo es que no se muera nadie en el mar” no que las pateras “den media vuelta y vuelvan a Senegal”. La referencia a dicho país africano no fue baladí, dado que ayer arribó a Tenerife un cayuco con 83 personas a bordo que, según los propios inmigrantes, partió hace ocho días del norte de dicha nación.

Tampoco tuvo problema el portavoz gubernamental en subrayar ese “tono agrio” del Ejecutivo regional en su exigencia de mejorar las condiciones de acogida a los migrantes, llegando incluso a ironizar que el Ejecutivo estatal “tiene sus días” en atender las revindicaciones de Canarias, como recoge Europa Press. “A veces es más comprensivo, a veces menos, y necesitamos una participación más activa en el fenómeno migratorio porque no queremos llegar a un fenómeno inmanejable”, destacó Pérez, remarcando que en un contexto peor, como el de 2006, se logró resolver.

Pérez reconoció también que aún no sabe cuando va a venir al archipiélago el ministro de Migraciones, José Luis Escrivá, a la par que incidió en que que el alojamiento de migrantes en hoteles es “provisional” a la espera de que el Estado habilite nuevos espacios y dado que la explanada del muelle de Arguineguín “no era tolerable”.

A este respecto, cabe recordar que se sigue a la espera de que se habiliten cuarteles en desuso o se reabran los CIE.

TE RECOMENDAMOS