la victoria de acentejo

García, alcalde de La Victoria: “En estos 15 meses hemos impulsado proyectos que llevaban años parados”

Han sido quince intensos meses los que Juan Antonio García Abreu (PSOE) lleva al frente del Ayuntamiento de La Victoria de Acentejo

Han sido quince intensos meses los que Juan Antonio García Abreu (PSOE) lleva al frente del Ayuntamiento de La Victoria de Acentejo, un municipio que tenía -y todavía tiene- importantes déficits en materia de saneamiento, un planeamiento urbanístico obsoleto que data de 1991 y proyectos que llevaban años parados, como la guardería municipal. A ello se le suma que las arcas locales no las encontró de la mejor manera y eso obliga a recurrir a las administraciones superiores en busca de ayuda para sacar adelante retos pendientes, como la sustitución del alumbrado público por otro con tecnología Led.

-¿Qué balance hace de sus primeros 15 meses de gobierno?
“La mejor evaluación la van a hacer siempre los vecinos, aunque las sensaciones son buenas. En estos 15 meses hemos impulsado proyectos que llevaban años parados si bien también han sido agridulces, porque justo cuando más pasos se daban hacia adelante nos encontramos con la mayor crisis sanitaria y económica vivida en décadas debido a la COVID-19, y para esto no existe manual de instrucciones”.

-Ha impulsado en tiempo récord tres obras que llevaban pendientes desde hacía mucho tiempo, como la residencia de mayores, la escuela infantil y la biblioteca. ¿Confía en que se puedan abrir este mandato?
“Es una prioridad absoluta para este gobierno poner a funcionar estos tres servicios. Son una demanda de hace mucho tiempo y nuestros vecinos merecen poder disfrutar de unos recursos tan necesarios sin salir de La Victoria. Con respecto a la biblioteca, ya han comenzado las obras, por un importe de más de 550.000 euros, gracias al apoyo del Cabildo de Tenerife. La residencia de mayores se encuentra en fase de licitación y supone para los vecinos la tranquilidad de saber que van a estar perfectamente atendidos en su propio pueblo el día de mañana. Con respecto a la Escuela Infantil, adquirimos la propiedad ante el peligro de perder no solo la planta en la que se ubica, sino todo el edificio, y para ello invertimos 400.000 euros. Ahora negociamos con otras administraciones la consecución de los fondos necesarios para finalizar y equipar el espacio”.

– Otro reto pendiente era cambiar el alumbrado público, que también ha dado comienzo. ¿Qué coste tendrá?
“Hemos conseguido subvenciones por más de 800.000 euros para sustituir casi todas las luminarias del municipio que datan de los años 70 y 80 por otras de tecnología Led. Esto supondrá una mejor iluminación y un importante ahorro energético y económico. Además, instalaremos unas 430 placas fotovoltaicas en nueve edificios municipales, entre ellos los colegios, por un importe subvencionado de más de 340.000 euros”.

-La decisión sobre qué hacer con el superávit del Ayuntamiento le trajo más de un dolor de cabeza. ¿Era o no partidario de entregarlo al Gobierno central?
“Era y soy partidario de buscar el mayor beneficio posible para todos los vecinos. Siempre he tenido claro que los remanentes y el superávit deben revertir en actuaciones que mejoren los municipios. Creo que el acuerdo de la FEMP era bueno para municipios sin deuda y con gran cantidad de dinero en los bancos. Esta situación no podríamos trasladarla a La Victoria, pues la maltrecha economía local que heredamos (recordar la solicitud de un préstamo de 678.000 euros meses antes de las elecciones locales) no recomendaba cederlos al Gobierno de España.

– ¿Ha habido avances con la depuradora comarcal?
“CC y PP fueron incapaces de presentar una sola alegación en tiempo y forma al Plan Hidrológico de Tenerife, donde se fijaba la ubicación de la estación depuradora de Acentejo. Nosotros hemos adoptado el único paso posible, que ha sido presentar un recurso contencioso administrativo y estamos a la espera de su resolución”.

– ¿En qué otros proyectos se está trabajando?
“Son muchos los proyectos que hemos emprendido para conseguir una nueva Victoria, como la rotonda de la Carretera General; la reconstrucción de las canchas del instituto, que llevan cuatro años cerradas porque está cediendo el firme; la urbanización de la segunda fase de la Carretera Vieja, sin la acera central, por un importe de más de 1.800.000 euros; el parque infantil en el barrio de Los Arroyos o la construcción en la zona de La Resbala de las primeras viviendas de promoción pública en la historia del municipio”.

-¿Confía en aprobar un nuevo Plan General de Ordenación?
“Trabajamos en la modificación sustancial de las normas subsidiarias que datan de 1991. Durante estos 30 años ha sido imposible que ningún grupo de gobierno haya pasado más allá de una aprobación inicial del Plan General de Ordenación. En la actualidad, con el apoyo técnico de Gesplan, estamos elaborando un documento urbanístico que recoge las necesidades del municipio, con nuevos viarios y zonas que permitan la edificación. Este documento urbanístico va de la mano del recientemente aprobado Plan de Movilidad Urbana Sostenible. Además, estamos tramitando varias modificaciones menores que van a permitir la ordenación de determinados espacios de manera mucho más rápida, como, por ejemplo, toda la zona del parque El Pinar, la futura vía entre la calle Vista Alegre y la plaza El Pino, la nueva vía trasera del colegio Santo Domingo u otra que conectará la parte alta de la localidad con el centro”.

TE RECOMENDAMOS