La Orotava

La orotavense Escuela Infantil El Mayorazgo cierra sus puertas después de 22 años

La disminución de la matrícula, que actualmente es de 23 alumnos contra los 96 que contempla el proyecto, obliga a la cooperativa Arautápala, que gestiona el centro desde 1998, a declarar la quiebra

La pandemia de la Covid-19 agravó las dificultades económicas que desde hace unos años afronta la cooperativa Arautápala, responsable de la gestión de la Escuela Infantil El Mayorazgo, en La Orotava, que ha decidido cerrar sus puertas después de 22 años.

“Nos vamos al paro. Es una etapa que se cierra y muy dolorosa, porque no pensábamos acabar de esta manera tan radical y con la pena de dejar a este grupo de niños con el que estábamos empezando y con el que esperábamos acabar este año”, declara la dirección del centro.

El 30 de septiembre será el último día de clase para este recurso municipal, gestionado por Arautápala desde el año 1998 a través de distintos concursos de concesiones. El último contrato, además de no contemplar una revisión del precio de las plazas, coincidió con la puesta en marcha de la otra escuela infantil municipal Astrofísica Irene González, en la Villa de Arriba.

“Todo eso ha llevado a que la cooperativa, donde no hay ánimo de lucro ni unos beneficios que permitan acaparar capital, haya tenido que tirar de las reservas y ha llegado un momento en que ya no puede más”, apuntan. Una situación que se ha agravado con la Covid-19, que obliga a una reducción de plazas y a una baja matrícula, pasando de los 96 alumnos a los 23 que tiene en la actualidad, un número que hace inviable mantener un proyecto educativo y una plantilla de doce personas.

La decisión no tiene vuelta atrás ni miras a una solución, dado que antes de comunicársela al Ayuntamiento -el lunes lo trasladó a la concejal de Bienestar Social, Belén González- la cooperativa tuvo que declarar la quiebra técnica. “No podemos continuar porque no tenemos una solvencia económica y sería a costa de un endeudamiento mayor”, sostienen.

Tampoco el Gobierno local les ha ofrecido una solución pese a que la dirección confirma que el área “ya conocía la situación”. En este sentido, aseguran que una vez que se levantó el Estado de Alarma la escuela infantil retomó su actividad “porque nos dijeron que teníamos que abrir el 1 de septiembre, para poder darle cobertura y atención a los niños que ya estaban matriculados el año pasado”.

Sin embargo, “si no se cubren las plazas y tampoco se puede subir la cuota- un paso que requiere la aprobación del Pleno- que lleva sin actualizarse desde el año 2013, no se puede hacer nada”, insisten.

El lunes tuvieron una reunión con las familias. de quienes recibieron todo el apoyo, como lo han hecho durante estos 22 años de trabajo. “Eso es lo que uno se lleva, la gratitud de los padres y madres y el cariño y reconocimiento de nuestros alumnos”, sentencian.

La oposición critica la gestión del Gobierno local “porque no hizo nada”
La oposición en el Ayuntamiento (PSOE, Asamblea por La Orotava y PP) manifestó ayer su sorpresa por el inminente cierre de la escuela infantil pese a que el PSOE, por ejemplo, planteó una serie de propuestas, como ayudas económicas en el marco del Plan de Reactivación Económica, aprobado por unanimidad.

Los tres criticaron la falta de gestión por parte del Gobierno local (CC) y consideraron que de haber actuado a tiempo, el cierre se podría haber evitado.

Para María Jesús Alonso (PSOE), “esta situación tan especial requería medidas de control, de supervisión y de ayudas por parte del Ayuntamiento”.

Aida Salazar (Asamblea) “no entiende por qué no se hizo algo antes, porque además de ser una empresa, es un servicio municipal y una de las principales herramientas para conciliar la vida familiar y laboral”.

Por su parte, Patricia Fernández (PP) cree que “no se debería permitir que se sigan cerrando este tipo de recursos”, sobre todo cuando hay aprobado un Plan de Reactivación.