sociedad

El Tornado de la Armada, a la ruta de los cayucos

Esta patrullera de altura, con experiencia en el auxilio a migrantes en alta mar y en la lucha contra la piratería, zarpa hoy rumbo al Golfo de Guinea coincidiendo con la aparición en las costas isleñas de embarcaciones llegadas desde esta parte del litoral del continente

El Buque de Acción Marítima (BAM) Tornado de la Armada comenzará hoy un despliegue de dos meses en la costa occidental de África y Golfo de Guinea, en el que realizará actividades de Seguridad Marítima y Cooperativa con diversos países del entorno. Así lo informó ayer el Mando Naval de Canarias, en una partida que estará presidida por un acto al que asistirá el Almirante Comandante del mando, Contralmirante José Lago Ochoa, quien encabezará la despedida a la dotación del buque en la Base Naval de Las Palmas.

A nadie se le escapa que este despliegue del Tornado, una embarcación con amplia experiencia tanto en el combate de la piratería internacional como en el rescate de migrantes en alta mar, coincide con la reciente llegada de cayucos al sur de Tenerife. Los cayucos son embarcaciones más grandes que las pateras y que, a diferencia de estas, suelen partir desde países como Senegal y alrededores, justo a la zona donde ahora se despliega la Armada.

El Tornado (P-44) es un patrullero de altura de la Armada Española y el cuarto de los Buques de Acción Marítima construidos. Fue puesto sobre la grada del astillero de San Fernando-Puerto Real el 5 de mayo de 2010 y botado el 21 de marzo de 2011. En septiembre de ese año llegó a su base, Las Palmas de Gran Canaria, y desde entonces ha participado en dos ocasiones en la operación Atalanta contra la piratería en el Índico, pero también se significó en tareas humanitarias, rescatando a migrantes en el Mediterráneo.

Respecto a la llegada de pateras y cayucos a Canarias, ayer fueron un total de 173 personas en siete embarcaciones, lo que incluso eleva la espectacular media del actual mes, que supera de largo el centenar de migrantes al día.

Lo de ayer

Las tres primeras pateras llegaron durante la pasada noche a Gran Canaria con un total de 45 migrantes en su interior. Estas embarcaciones irregulares fueron rescatadas de madrugada en aguas cercanas a la Isla y sus ocupantes trasladados hasta el Muelle de Arguineguín. Ya en tierra, el Servicio de Urgencias Canario y Cruz Roja asistieron a los migrantes, entre ellos 39 hombres, una mujer y cinco posibles menores de edad, todos en aparente buen estado de salud.

Ya en horas de tarde apareció una patera con 16 personas en su interior cerca de Puerto Rico, en el sur de la isla de Gran Canaria, siendo trasladada a tierra. Más o menos a la misma hora, una salvamar rescató otra patera al sur de Gan Canaria con otras 25 personas a bordo.

Mientras tanto, Salvamento Marítimo auxilió igualmente un cayuco con 72 migrantes a bordo cuando se dirigía hacia el Archipiélago, siempre en información facilitada desde el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes) 1-1-2 del Gobierno de Canarias, la Cruz Roja y otros servicios actuantes.

Respecto a dicho cayuco, fue localizado por la Guardia Civil y Salvamento Marítimo a unas tres millas al sur de Tenerife, y tras proceder a su rescate, fue llevado al puerto de Los Cristianos. En la embarcación viajaban 71 varones y una mujer de origen subsahariano, que fueron atendidos por el dispositivo sanitario y de seguridad desplegado en el muelle. Tras la valoración realizada por personal sanitario del SUC y Cruz Roja, tres de los migrantes precisaron asistencia sanitaria in situ y dos fueron trasladados a un centro hospitalario con lesiones leves.

Una patera más, con 15 ocupantes, llegó por sus propios medios a Playa Triana, en San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria).

Con las cifras de ayer, son casi 8.000 las personas que han sobrevivido a la Ruta Canaria de las pateras en lo que va de año, de lejos el número más alto de toda la década anterior.

TE RECOMENDAMOS