sanidad

Amós García: “En cualquier momento podemos tener un accidente y volver al inicio”

El jefe de Epidemiología del SCS pone el foco en las reuniones familiares y de amigos, donde hay más contactos interpersonales
El doctor Amós García Rojas. DA
Amós García Rojas, jefe de sección de Epidemiología y Prevención de la Dirección General de Salud Pública del Servicio Canario de la Salud del Gobierno regional. DA

Amós García Rojas, jefe de sección de Epidemiología y Prevención de la Dirección General de Salud Pública del Servicio Canario de la Salud (SCS) se muestra “moderadamente satisfecho” de la evolución del coronavirus actualmente en el Archipiélago, aunque siempre recordando a los fallecidos, e incidió que “mientras el índice Ro de contagios esté por debajo de 1, significará que un contagiado apenas infecta a otra persona, y la situación estará controlada”. Sin embargo, “la una situación complicada y cambiable, y lo que hoy es positivo, en un determinado espacio de tiempo se puede convertir en negativo. En todas las Islas, salvo Tenerife, estamos en el semáforo verde, pero la carretera del COVID que regula ese semáforo es muy complicada, muy peligrosa, llena de curvas, y podríamos tener un accidente, vivir una situación complicada y volver al punto de inicio. Por tanto, vamos moderadamente bien, pero siempre hay que ser prudentes y estar alerta. Se avecina una mayor presencia de personas en los domicilios y los espacios cerrados, al bajar las temperaturas, lo que facilitará la transmisión del coronavirus”. Por tanto “la ciudadanía debe hacer un ejercicio de responsabilidad, pero también las administraciones y que sistema sanitario continúe bien engrasado”.

El epidemiólogo tinerfeño insistió, por tanto, en no bajar la guardia en las reuniones familiares y de amigos. “Es muy importante recordar que el coronavirus no entiende de lazos familiares ni de relaciones de amistad. Te proteges fuera de casa porque haces uso de la mascarilla y mantienes las distancias, pero si al llegar a casa y recibir una visita nos bajamos la mascarilla, nos damos un abrazo o un beso, esas conductas son de riesgo al no ser un conviviente habitual. El ámbito de contagios está claramente asociado a donde hay más contactos interpersonales, más relaciones sin protección y donde bajamos la guardia, es decir, en las reuniones familiares y de amigos. En esos ámbitos tenemos que luchar y recordar las medidas de prevención”.

Desde la sección de Epidemiología y Prevención de la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias se insiste en que las fiestas Navideñas se disfruten con moderación social. “Deberían ser reuniones entre los convivientes, estamos en una situación extraordinaria que nos va a obligar a festejar de manera diferente la Navidad, actuando con prudencia, y seguirán siendo unas fechas entrañables”.

Cuestionado por la situación de los contagios en el entorno laboral y educativo, García Rojas reconoció que “los niños se han mostrado muy disciplinados y atienden perfectamente las recomendaciones. Había dos momentos que nos preocupaban, uno era la incorporación de muchas personas a sus puestos de trabajo tras las vacaciones, y se desarrolló sin ningún problema y apenas tuvo impacto sobre la evolución de la pandemia, y el otro momento era el inicio del curso escolar presencial y, por el momento estamos moderadamente satisfechos”.

También tiene claro que para controlar la pandemia los turistas y visitantes que vengan de zonas de riesgo, deben venir con una prueba negativa. “Deben venir con seguridad y con un diagnóstico de cuál es su situación en los últimos días. Pero también me preocupa lo que van a hacer en nuestras Islas. Hay que recordarles los mensajes preventivos y que deben cumplir las normas sanitarias como nosotros. Si hay algún incumplimiento deben ser multados”.

Resistimos como la aldea gala

Por último, ve con preocupación la evolución de la pandemia en Europa. “Desde luego la situación se está complicando mucho. Canarias se está convirtiendo en la aldea de los cómics de Asterix y Obelix y, por ahora, como los irreductibles galos resistimos la invasión romana [el SARS COV-2], pero aquí no tenemos poción mágica para defendernos si la situación revierte”.

TE RECOMENDAMOS