ECONOMÍA

Luz verde de Medio Ambiente para instalar el dique flotante en Santa Cruz

Tenerife Shipyards, promotor del proyecto, espera que a finales de enero o principios de febrero el dique pueda estar ya operativo. Ahora los trámites dependen de la agilidad de la Autoridad Portuaria

SEDE TENERIFE SHIPYARDS
Imagen de la fachada de la empresa de Tenerife Shipyards, situada en el puerto de Santa Cruz. DA

Por fin una buena noticia para la economía y el empleo de la Isla. El Ministerio para la Transición Ecológica ha dado luz verde al proyecto Centro de reparaciones navales e instalación de dique flotante y operativa del mismo en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, cuyo promotor es el astillero canario Tenerife Shipyards S.A. Esto significa que, en breve, el puerto capitalino dispondrá de un dique flotante que permitirá realizar puestas en seco de diferentes naves, lo que habilitará la posibilidad de realizar trabajos, tales como la limpieza y reparación del casco o la extracción de los propulsores, entre otros. Además, la puesta en seco de naves es algo que, a día de hoy, no es posible realizar en Tenerife. De este modo, disponer del dique flotante permitirá a la Isla competir económica y empresarialmente en condiciones más similares a Gran Canaria, que sí cuenta con medios para realizar puestas en seco.

Una vez recibida, por parte del Ministerio, la resolución firmada del trámite medioambiental, el proyecto queda ahora en manos de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife, que deberá someterlo a su consejo de administración y sacarlo a información pública para la presentación de alegaciones.

Una vez que esto ocurra, lo que el astillero espera que sea lo más ágil y rápido posible, el dique flotante podría estar operativo a finales de enero o principios de febrero.

Este proyecto, que por diferentes problemas con la anterior dirección de Puertos de Tenerife tardó más de tres años en salir de la Autoridad Portuaria, está ahora más cerca de hacerse realidad. Desde la empresa se asegura que ya hay clientes esperando para operar en el dique, lo que, sin duda, generará empleo y actividad económica en un momento en el que la Isla no puede contar con la industria turística como motor de impulso de la economía.

Es la industria la que puede liderar ahora los puestos de trabajo y los ingresos de muchos canarios. Además, la creación de nuevos puestos de trabajo bien remunerados en un sector creciente cobra más importancia tornándose urgente en momentos como los que vivimos, en los que tener ingresos es si cabe más relevante ante la caída del empleo y de la economía en general.

Disponer de la concesión del dique flotante permitirá a Tenerife Shipyards multiplicar exponencialmente la cantidad de proyectos que puede acoger, creando una gran cantidad de empleo para la Isla. El astillero estima unos 800 o 1.000 puestos de trabajo directos solo durante el primer año. Además, se trata de creación de trabajo cualificado y bien remunerado.