sociedad

Los Reyes Magos saludan a 4.000 niños canarios desde DIARIO DE AVISOS

Sus Majestades de Oriente empezaron ayer en el Decano de la prensa su recorrido más atípico por todos los pueblos de las Islas, sin cabalgatas, pero en caravanas de carrozas musicales y coches descapotables
La comunicadora María José Enríquez entrevistó ayer a unos ilusionados Melchor, Gaspar y Baltasar en una videollamada que contó con la presencia de más de 2.000 niños y niñas. FRAN PALLERO
La comunicadora María José Enríquez entrevistó ayer a unos ilusionados Melchor, Gaspar y Baltasar durante una videollamada que contó con la presencia de más de 4.000 niños y niñas. Fran Pallero
La comunicadora María José Enríquez entrevistó ayer a unos ilusionados Melchor, Gaspar y Baltasar durante una videollamada que contó con la presencia de más de 4.000 niños y niñas. Fran Pallero

Los nervios, la emoción y las caras sonrientes de los niños y niñas llenaron ayer de alegría la videollamada organizada por DIARIO DE AVISOS con los Reyes Magos de Oriente. Y es que Sus Majestades eligieron al Decano de la prensa en Canarias como lugar desde donde trasladar su felicitación a los más pequeños de la casa “por haberse portado muy bien en este difícil año 2020”.

Fue a las 12.00 horas de la mañana cuando Melchor, Gaspar y Baltasar, ataviados con sus mejores galas, entraron a través de móviles, ordenadores y tabletas en unos 2.000 hogares, ante más de 4.000 niños y niñas del Archipiélago. Todo sin riesgo de contagios ni aglomeraciones. Porque a través de la web de DIARIO DE AVISOS y por videollamada de Zoom, desde un set especial instalado en Plató del Atlántico Estudios, donde se ubica el Decano de la prensa, la tradición y la tecnología se dieron la mano para preservar la salud de los más pequeños y sus familias, a la vez que se mantenía intacta la ilusión por un día mágico.

Un hito que fue posible gracias al patrocinio de La Caixa, Tu Alteza y el Hotel Botánico & The Oriental Spa Garden, así como a la colaboración del Ayuntamiento de Adeje. Además, los participantes entraron en el sorteo de dos noches de estancia para dos adultos y dos niños en el Hotel Botánico.

“Estamos muy cansados tras el largo viaje que hemos hecho, pero también muy felices por poder dar a los niños sus regalitos”, decía ayer Gaspar a la comunicadora María José Enríquez, encargada de entrevistar a los Reyes Magos. Melchor y Baltasar, mientras, insistían en destacar el buen comportamiento que habían tenido los menores, que el pasado año tuvieron que seguir las clases, hacer las tareas, practicar ejercicio y hasta cocinar durante el confinamiento y, más adelante, incorporar en sus hábitos el uso de la mascarilla, la higiene de manos y el mantenimiento de la distancia física.

Si algo han demostrado los niños es que cumpliendo las normas son los primeros. De hecho, en la videollamada con los Reyes, algunos pequeños saludaban desde la calle a Sus Majestades y les enseñaban lo bien puesta que llevaban sus mascarillas.

Otros también accedieron a la videollamada en directo desde sus hogares. Luciendo diademas con orejas de reno y otros elementos navideños, los niños y niñas no dudaron en mostrar a Melchor, Gaspar y Baltasar los dibujos que habían hecho para ellos. Según contaron Sus Majestades, es habitual que los menores les obsequien con manualidades, dibujos y comida en la mágica noche de Reyes.

Además, las mascotas tuvieron su momento de protagonismo en la videollamada. Después de que los perros y gatos se colaran en las pantallas, los Reyes desvelaron un secreto: “Aunque intentamos no hacer ruido, los animales muchas veces nos ven cuando dejamos los regalos”.

Los pequeños, sin embargo, no deben estar despiertos cuando Sus Majestades hacen su aparición en sus casas. “Como muy tarde, a las 22.00 horas tienen que estar durmiendo y hacer caso siempre a lo que los padres y madres digan”, aclaró Melchor.

Y como manda la tradición, los menores deben dejar listo antes de irse a dormir un picoteo para que los Reyes puedan refrescarse y coger fuerzas antes de continuar con la compleja tarea de llevar regalos a todos los niños.

En este sentido, Melchor compartió que a él le gusta recibir “un trozo de chocolate o un bombón”, mientras que Gaspar dijo que prefiere encontrarse con un plátano de Canarias o, de no haber en casa este alimento, alguna otra fruta.

Baltasar, por su parte, no trasladó sus preferencias, pero sí recordó que hay que dejar también agua para los camellos, que llegan agotados por el viaje.

En la comida que los pequeños dejan a los Reyes, así como en los dibujos o en la forma de colocar sus zapatos, Sus Majestades conocen cuál es el Rey favorito de cada niño. Sin embargo, los de Oriente saben que cada menor “tiene su predilecto” y para ellos “no es molestia”.

Eso sí, Melchor, Gaspar y Baltasar aclararon que todos los niños y niñas “son igual de importantes para nosotros” a la hora de dejarles los regalos.

TE RECOMENDAMOS