la palma

Juan Antonio Rodríguez preside el Consejo Canario de Colegios de Abogados

El nuevo responsable de la entidad, decano del Colegio de Abogados de Santa Cruz de La Palma, tomó posesión en Tazacorte
Juan Antonio Rodríguez durante su toma de posesión. DA
Juan Antonio Rodríguez durante su toma de posesión. DA
Juan Antonio Rodríguez durante su toma de posesión. DA

En el transcurso de un solemne acto celebrado en la capilla del Hotel Hacienda de Abajo, en la Villa y Puerto de Tazacorte, en La Palma, tomó posesión como nuevo presidente del Consejo Canario de Colegios de Abogados Juan Antonio Rodríguez, actual decano del Colegio de Abogados de Santa Cruz La Palma.
En el transcurso del acto -que se llevó a cabo con todas las medidas sanitarias y de distanciamiento social preceptivas según los protocolos COVID-, el nuevo presidente quiso agradecer la presencia de las distintas autoridades, compañeros y amigos que acudieron, así como la de los decanos de los restantes colegios de abogados del Archipiélago.

Rodríguez, en sus primeras palabras, también tuvo una mención muy especial tanto para la presidenta del Consejo General de la Abogacía Española (CGAE), Victoria Ortega Benito, por sus continuas deferencias hacia el Consejo Canario y su sobresaliente gestión al frente de la Abogacía Española, como para el presidente saliente, Rafael Massieu Curbelo, de quién elogió que pese a las excepcionales circunstancias de su mandato, ha sabido priorizar una complicada agenda siempre en beneficio y pro de la profesión.

En su discurso, el nuevo presidente del Consejo Canario de Colegios de Abogados destacó “la plena y absoluta consciencia de que tenemos por delante una ardua labor y un difícil reto a la hora de conseguir que la abogacía institucional y profesional sean instituciones plenamente trasparentes, participativas y abiertas frente a las instituciones, los colegiados y la ciudadanía en general”.

El nuevo presidente valoró el Consejo como “la institución que ha de ser un instrumento idóneo de servicio a los colegios de abogados canarios y a sus colegiados para velar por el correcto ejercicio de la profesión en todos los ámbitos, pues el ejercicio de la misma no solo supone un auténtico privilegio, sino una enorme responsabilidad que solo la absoluta garantía de su libre e incondicional ejercicio la avala”.

TE RECOMENDAMOS