economía

Montero confía en que los beneficios de la ZEC se prolonguen más allá de 2026

La ministra de Hacienda resalta que estas ventajas fiscales son una “prioridad” para el Gobierno, dadas las condiciones “inigualables” para atraer la inversión y animar a “sectores tractores de la economía”
Anselmo Pestana, María Jesús Montero, Ángel Víctor Torres y Pablo Hernández. DA
Anselmo Pestana, María Jesús Montero, Ángel Víctor Torres y Pablo Hernández. DA
Anselmo Pestana, María Jesús Montero, Ángel Víctor Torres y Pablo Hernández. DA

Efe / Diario de avisos

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, expresó ayer su confianza en que la Comisión Europea amplíe más allá de 2026 los beneficios fiscales de la Zona Especial Canaria (ZEC), y apuntó que desde el Gobierno de la nación y el de Canarias se trabaja para que lo autorice. Antes de presidir el acto de toma de posesión del nuevo presidente de la ZEC, Pablo Hernández, y de la vicepresidenta, María José Miranda, Montero trasladó a los periodistas que mantener estas ventajas fiscales es una “prioridad” para el Ejecutivo, dadas las condiciones “inigualables” que presenta para la inversión y para atraer a sectores tractores de la economía que pueden aportar un mayor valor añadido a las Islas. Montero se mostró convencida de que Canarias cuenta con “argumentos” suficientes, por su ultraperificidad e insularidad, para que la Comisión Europea entienda que precisa de un régimen fiscal diferenciado y competitivo, pero en el marco de la fiscalidad española y europea.

La ministra defendió las ayudas fiscales de la ZEC para asegurar las inversiones y la rentabilidad de las empresas. En este escenario, reafirmó la disposición de las administraciones implicadas en “reavivar la aportación de recursos y para extender la capacidad de la ZEC al conjunto de empresas”, de manera que “todos los sectores se sientan llamados en un momento especial” por la crisis provocada por la pandemia. Montero transmitió que el Gobierno de España “tiene una especial sensibilidad con la comunidad autónoma canaria por el daño” que ha generado en su economía.

En su discurso, Hernández avanzó el trabajo que desarrollará para lograr la adaptación de la normativa de la ZEC y del Régimen Económico y Fiscal a una economía “globalizada, intangible y cambiante”. Se comprometió igualmente a promover la actualización de la organización del consorcio y se posicionó a favor de cambios normativos y de políticas públicas para “propiciar un entorno favorable para la atracción de empresas, la generación de empleo y el crecimiento económico sostenible”.

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, pidió a Pablo Hernández que continúe con la labor realizada por su antecesores en el cargo de dar a conocer esta herramienta en el exterior: “Creo que debes continuar con la labor desarrollada por tus predecesores para que se conozca lo que es la ZEC fuera de nuestras fronteras”. Durante su intervención, Torres se mostró seguro de que el nuevo presidente va a hacer bien su labor, ya que se ha podido ver su capacidad en el trabajo que ha realizado en el Ejecutivo de Canarias al realizar un cuadro de mando para saber cómo estaba en todo momento la evolución de la pandemia. El máximo dirigente regional recordó que la ZEC no es un privilegio, sino “una necesidad de compensación a un territorio que está a 1.500 kilómetros del continente”.

Pablo Hernández fue la persona propuesta por el Gobierno autonómico para presidir el consorcio de la ZEC y accede a este puesto tras ratificar el Consejo de Ministros su nombramiento el 12 de enero. Activada en 2002, la ZEC es una zona productiva con baja tributación recogida en el REF y una pieza clave en la atracción de inversiones desde el exterior; sobre todo, con el propósito de ahondar en la diversificación económica y en la potenciación de proyectos relacionados con la I+D+i. Se espera que desempeñe un “papel relevante” en la recuperación económica del Archipiélago, tal y como prevé el Plan Reactiva Canarias tras la crisis social y económica desatada por la COVID-19.

El tinerfeño Pablo Hernández González-Barreda era director general de Modernización del Gobierno de Canarias, con “una experiencia jurídica internacional y fiscal que lo convierten en el perfil ideal para dar cumplimiento a los objetivos en un momento en el que la crisis sanitaria y la económica copan la agenda política y administrativa”. Es licenciado en Derecho, Máster en Tributación y Fiscalidad Internacional y doctor en Derecho por la Universidad Pontificia Comillas. Desde 2010 ejercía como profesor de Derecho Financiero y Tributario en la Universidad Pontificia Comillas. Ha sido profesor y académico visitante de numerosas universidades y centros de investigación en España y el extranjero. Sustituye al viceconsejero de Presidencia, Antonio Olivera, al frente de la ZEC hasta agosto de 2019.

TE RECOMENDAMOS