natación

“No quedé conforme con lo que hice”

Francisco García, plusmarquista nacional a sus 95 años, asegura que el sábado no se vio su mejor versión
Paco García, durante la recepción de ayer en el Ayuntamiento de Santa Cruz. / Fran Pallero

Para Francisco Paco García, no fue sino otro día más en la oficina, además, de esos días en los que no sales satisfecho de tu rendimiento. Para el resto del mundo fue un día para la historia. El nadador del Tenerife Master pulverizó tres récords nacionales en los 50 metros estilos, 50 metros espalda y 100 metros espalda, pero ayer se sinceraba: “no quedé conforme con lo que hice, si te digo la verdad, pasé vergüenza”.

Y es que ese día más en la oficina de Paco, de 95 años de edad, fue uno de los peores de su trayectoria competitiva, iniciada hace poco más de una década de la más pura casualidad. Paco, grancanario de nacimiento y tinerfeño de adopción, cambió de Isla hace 22 años después de quedarse viudo. Se asentó en Taco y allí fue uno de los primeros socios de la piscina cubierta de El Polvorín.

“Iba allí a hacer ejercicio, a mantenerme en forma con mi edad y nadaba, entonces conocí a un miembro del equipo Tenerife Masters que me dijo que por qué no me animaba a entrar en el equipo y… ¿por qué no? Me apunté y empecé a entrenar con ellos, aunque yo nunca pensé en competir, pero me gustó el ambiente entre los compañeros, empecé a nadar y a competir y aquí estamos”, confesaba ayer después de otro día maratoniano de atención a los medios de comunicación y a compromisos institucionales que le han dejado casi más cansado que el pasado sábado.

Nadar siempre formó parte de la vida de Paco. Criado en La Puntilla, allá donde se inicia o se termina la Playa de Las Canteras, su infancia se desarrolló en esa zona donde todo el mundo tiene que ver con el mar. “No me acuerdo de cuando empecé a nadar”, dice el plusmarquista nacional de más de seis distancias, que se pasaba “todo el día en remojo”, una rutina que para nada le resultaba desgradable.

Lo que no se esperaba Paco es que tantos y tantos años después fuera a ser noticia a nivel local, regional, nacional e internacional por haber roto tres registros, en su categoría de más de 95 años, para pasar a la historia. Cierto es que para el protagonista de la semana no fue algo tan satisfactorio. “No quedé conforme con lo que hice, si le digo la verdad, pasé vergüenza”, señalaba después de su descanso vespertino.

Para Paco lo normal habría sido bajarle a las marcas que le hicieron famoso unos cuantos segundos, pero los inconvenientes de los últimos tiempos le impidieron estar en su mejor nivel. “Con esto del virus hemos tenido la piscina cerrada, primero con el confinamiento, luego con otro mes más, así que no hemos podido entrenar bien y llegamos a esta competición en unas condiciones que no eran las mejores”, confesaba antes de explicar la marca de los 50 libres con la que ganó es 20 segundos peor que su mejor tiempo.

Sin correr riesgos innecesarios, Paco espera que el virus le de tregua a la humanidad porque tiene claro que en el agua lo puede hacer mucho mejor. Ahora, su objetivo es recuperar bien “y volver a competir”.

TE RECOMENDAMOS