santa cruz

Retorna a Las Teresitas el vestidor para los usuarios del baño adaptado

El colectivo Queremos Movernos se había hecho eco de la denuncia de las personas con discapacidad que vieron desaparecer este espacio el sábado
El vestidor ya lucía ayer en su lugar habitual de Las Teresitas. DA
El vestidor ya lucía ayer en su lugar habitual de Las Teresitas. DA
El vestidor ya lucía ayer en su lugar habitual de Las Teresitas. DA

El pasado sábado, sin previo aviso, los usuarios del servicio de baño adaptado que presta Cruz Roja en la playa de Las Teresitas de Santa Cruz vieron como desaparecía, sin previo aviso, el contenedor que, desde hace poco más de dos años, venía haciendo las veces de vestidor para las personas con discapacidad beneficiarias del citado servicio. La queja pública de una de las voluntarias puso el foco sobre los problemas que, cada día, enfrentan estas personas para disfrutar de algo tan sencillo a priori como un baño en la playa, y que la pandemia ha puesto más difícil si cabe. El colectivo Queremos Movernos se hizo eco de esta denuncia en sus redes, lamentando el trato recibido. Ayer, el Ayuntamiento de Santa Cruz informaba de que el vestidor había sido repuesto.

Según detalló el concejal de Accesibilidad, Javier Rivero, “el problema ha surgido porque el contenedor estaba alquilado, y no en propiedad, algo que desconocíamos. Al vencer el contrato, la empresa lo retiró”, explicó. “Lo que hemos hecho ahora -continuó- es iniciar los trámites para comprarlo, entre otras cosas porque es más barato que alquilarlo. Así que, desde hoy (por ayer), vuelve a estar ubicado en el mismo lugar en que se presta desde siempre el servicio de cambiador para las personas con discapacidad que utilizan el servicio de asistencia al baño”.

Y es que la lucha de las personas con discapacidad para acceder a la playa de Las Teresitas se ha convertido en una de sus principales reclamaciones en un municipio poco accesible.

Rampa en el acceso 10

Precisamente, el acceso número 10, donde se presta el servicio de baño adaptado, es uno de los caballos de batalla del colectivo, que lleva años demandando su mejora. Según explicó ayer el edil de Accesibilidad a DIARIO DE AVISOS, “el lunes mantuvimos una nueva reunión con Costas para conocer si nos autorizaba a sustituir la rampa actual por una en mejores condiciones, a lo que nos volvió a responder de manera negativa. Tiene que ser algo que sea desmontable”. Y es que, indica Rivero, a partir del acceso del número 5, todo es dominio público marítimo terrestre, por lo que las intervenciones que se hagan deben tener carácter temporal. Según el edil de Accesibilidad, “no aceptan que sea ampliar las rampas que hay, así que buscamos una solución técnica para la estructura, y seguimos adelante”.

En la solución en la que trabaja la Concejalía es la de una rampa anclada al suelo, “pero que pueda venir una grúa un día y llevársela”, una fórmula que admite el edil que a la larga será peor, porque necesitará más mantenimiento, “pero no vamos a insistir, hacemos el cambio y seguimos adelante”, concluyó.

Aún queda pendiente el que los usuarios que llegan por sus propios medios y a los que la guagua los deja en el acceso 1 puedan trasladarse hasta el 10 con seguridad para recibir el servicio de baño adaptado.

TE RECOMENDAMOS