santa cruz

Sombrero, peluca o gafas: compras de última hora para no olvidar que es Carnaval

Lejos de fiestas privadas o botellones, el chicharrero ‘responsable’ optará mañana por lucir su complemento en la calle o el trabajo
Esta es la imagen que lucía ayer una tienda de disfraces en La Laguna, aunque la tónica habitual está siendo la de la ausencia de artículos de Carnaval en los escaparates. FRAN PALLERO
Esta es la imagen que lucía ayer una tienda de disfraces en La Laguna, aunque la tónica habitual está siendo la de la ausencia de artículos de Carnaval en los escaparates. FRAN PALLERO
Esta es la imagen que lucía ayer una tienda de disfraces en La Laguna, aunque la tónica habitual está siendo la de la ausencia de artículos de Carnaval en los escaparates. FRAN PALLERO

“Como un goteo”, así definen en las tiendas dedicadas a la venta de accesorios de Carnaval las compras que en estos días se han producido en sus locales. Poco a poco parece que los tinerfeños se animan a adquirir complementos con los que sumarse a esa iniciativa llamada #YoMeMandoLaPeluca que mañana tomará la calle. Eso sí, con todos los actos de las carnestolendas suspendidas y en medio de una pandemia, el chicharrero ‘responsable’ sabe que el disfraz será solo para llevarlo al trabajo, a hacer la compra o a recoger a los niños.

“Poco a poco se va animando la gente”, decía ayer una dependienta del ‘Bazar Amigo Chino’, ubicado en la calle Alfaro de Santa Cruz. En la tienda, el producto estrella durante estos días están siendo los complementos carnavaleros. Si bien en los anteriores años vendían disfraces al completo o tutús, en 2021 triunfan las “pelucas, sombreros y diademas”.

Además, no dudan en atribuir el aumento en la compra de estos artículos a raíz de la iniciativa #YoMeMandoLaPeluca, aunque también dan importancia a las “fiestas” alusivas al Carnaval que se organizan en los colegios y donde la “gomaeva”, con o sin purpurina, es el elemento predominante.

No obstante, el nivel de ventas no se puede ni comparar con el del año pasado. Aseguran que la facturación es de un 10% con respecto a la pasada edición de la fiesta, cuando llenaban todo el local de artículos carnavaleros. Ayer, ni siquiera en el escaparate se veían disfraces.

Mientras, en la popular tienda ‘El Kilo’ las ventas de pelucas no han subido especialmente, aunque sí las de sombreros. “Esto estaría lleno si no fuera por la situación en la que estamos”, contaba Tita, una de las dependientas, en un espacio en el que apenas había dos clientes pese a ser febrero.

Otros de los elementos que están teniendo buena acogida son el fieltro, el tul, las cintas, las piedras y las plumas. Pequeños detalles que sirven para “hacer una corbata” o llevar “un adorno” al trabajo o al colegio. “Pero de los grandes grupos de personas que venían a comprar telas para hacerse los disfraces, de eso este año no hay nada”.

Parece que los tinerfeños “responsables” han aceptado la realidad a la que obliga el coronavirus: nada de fiestas ni de aglomeraciones. Y en el caso de que a alguien se le olvide cuál es la situación, ahí deberán estar las autoridades.

Al menos en Santa Cruz de Tenerife, se ha anunciado que la actuación policial contra las fiestas privadas será “clara y contundente”. Así lo dijo ayer el alcalde capitalino, José Manuel Bermúdez, quien especificó que a través de la Policía Local se intensificarán los controles de seguridad y recordó que el Carnaval en la calle está “suspendido”.

Eso, de cara al fin de semana, que es cuando se teme que puedan darse botellones o encuentros no permitidos. Pero hoy, la mirada está puesta en el Consejo de Gobierno, y es que se dirimirá si Tenerife debe o no bajar su nivel de alerta ante el coronavirus. Los datos, con una tendencia en descenso durante el último mes, invitan a hacerlo, pero la fuerte tradición carnavalera que hay en la Isla podría ser motivo de sobra para no tomar esa decisión.

Esto último es lo que piensa el comité de expertos que asesora al Gobierno de Canarias en su toma de decisiones. Consideran que, pese a que los ciudadanos “se merecen” la rebaja de las limitaciones, dicha medida no debería entrar en vigor hasta después del próximo lunes, para así intentar salvar este fin de semana de Carnaval en el que podrían darse rebrotes.

Además, a la parte científica se ha sumado también la política en las últimas horas. El coordinador autonómico de Ciudadanos, Enrique Arriaga, citaba al comité de expertos para solicitar al presidente canario, Ángel Víctor Torres, “que mantenga los niveles de alerta” para “evitar la proliferación de fiestas privadas”.

Cabe señalar que la limitación de las reuniones, actualmente de un máximo de 6 personas, se ampliaría a 10 en Tenerife de bajar a nivel 1 de alerta. Esto podría ampliar el impacto de las fiestas privadas que puedan estar organizándose, así como de aquellos eventos que ya se publicitan en conocidos locales de ocio de la Isla.

Darío López: “No es tiempo de tenderetes, pero nos queda la ilusión”
“No es un llamamiento a la fiesta, ni al tenderete ni a vacilar, porque entendemos que ni se puede ni se debe”, así advierte Darío López, humorista de Palante Producciones,  cómo debe llevarse a cabo mañana un guiño al Carnaval mediante la iniciativa #YoMeMandoLaPeluca.

Sin embargo, aunque no haya fiesta en la calle, Daría explica que se puede tener un “gesto carnavalero” para “no perder esa ilusión”. Hasta ahora, el humorista asegura que la acogida de la propuesta, que se escenificará en la calle mañana viernes,  “está siendo muy positiva”, porque “la mayoría de la gente está entendiendo que esto es solo un acto simbólico, un gesto”.

Darío López es conocido por sus múltiples personajes carnavaleros, con los que sacaba siempre una sonrisa a quienes se lo encontraban por las calles. 

A pesar de que este año no podrá lucir sus disfraces como es habitual, afirma que en lo personal lleva “muy bien” que no haya fiesta, pues sabía desde hacía tiempo que la evolución de la pandemia llevaría a esto: “Somos conscientes de que este año no toca”.

Aún así, asegura que es “inevitable” no echar de menos el Carnaval, “porque se le quiere mucho”, y comenta que haber grabado el vídeo ‘No hay que llorar’, estrenado ayer en redes sociales, ha sido una “válvula de escape” que le ha quitado ese tiempo que habría invertido en crear un personaje.

‘No hay que llorar’, el emotivo vídeo que toca la fibra carnavalera
Palante Producciones estrenó ayer en sus redes sociales el vídeo ‘No hay que llorar’, con el que se manda un mensaje de optimismo a todos los chicharreros carnavaleros. En el mismo se pueden ver rostros del mundo del humor como Darío López, Kike Pérez y Aarón Gómez, así como a otras personas de referencia en el mundo del Carnaval.

TE RECOMENDAMOS