la laguna

Una sorpresa para Óscar

Los compañeros de clase del pequeño Óscar Acosta de seis años, que nació con una discapacidad auditiva y lleva dos implantes cocleares, se pusieron de acuerdo para llevar todos unas mascarilla inclusiva que deja ver la boca y permite la lectura labiofacial
ÓSCAR MASCARILLA INCLUSIVA
ÓSCAR MASCARILLA INCLUSIVA
Óscar con sus compañeros. Fran Pallero

“Cuando él entró a la clase y vio a todos sus compañeros con las mascarillas se quedó paralizado, él que es súper extrovertido; los niños le gritaron sorpresa y le empezaron a aplaudir y él como que se quedó desbordado, atónito”, relataba emocionada Haidé Rodríguez, madre del pequeño Óscar Acosta Rodríguez, que tiene 6 años, nació con una hipoacusia neurosensorial bilateral profunda y a los 11 meses de edad fue implantado en ambos oídos y, en la actualidad, porta un implante coclear bilateral.

Aunque el pequeño tiene “muy buena capacidad auditiva a través de sus implantes, siempre el apoyo de la lectura labial ayuda en determinados contextos. Y el tema de las mascarillas opacas es un hándicap porque le dificulta el proceso de comunicación”, explicaba hace una semana su madre a DIARIO DE AVISOS. Las mascarillas inclusivas del proyecto liderado por la tejinera Elsa Calero son una gran ayuda, ya que cuentan con una pantalla transparente que deja ver la boca, con lo que permiten la lectura labiofacial.

De hecho, Óscar ya tenía una, así como su familia y su tutora, pero lo que él no sabía es que el pasado viernes sus compañeros de clase de primero de Educación Primaria del colegio Nuryana, en La Laguna, le sorprenderían llevando ellos también esta mascarilla. “Cuando él entró y vio a todos sus compañeros se quedó paralizado, él que es súper extrovertido; los niños le gritaron sorpresa y le empezaron a aplaudir y él como que se quedó desbordado, atónito, le preguntaban y él solo decía: ‘sí, bien’, como sorprendidísimo, y ya después, al paso de los minutos, empezó a saltar con sus compañeros, se abrazaron y súper bien”, relataba su madre.

ÓSCAR MASCARILLA INCLUSIVA
Óscar con Elsa Calero. Fran Pallero

“Fue muy bonito, muy emotivo. A todos se nos saltaron las lágrimas, la verdad es que fue un día muy bonito. Estamos súper contentos la verdad, emocionados y orgullosos por la clase del niño y sus compañeros y por su implicación y todo lo que han demostrado. Y agradecidos, por supuesto”, destacaba Haidé. Y es que en cuanto la madre de Óscar propuso al resto de familias de la clase esta idea, “enseguida se volcaron con el tema, nunca me dijeron que no cuando lo propuse y accedieron sin ninguna queja”, explicaba.

Ahora Óscar no quiere quitarse la mascarilla para nada, y eso que cuando empezó a usarla, “él estaba medio raro, pero creo que porque iba a ser el único que la iba a llevar, y ahora al contrario, hoy [el viernes] no quería quitársela para nada, y sí que me ha dicho que está súper contento porque los niños tenían la mascarilla igual que él. Cuando salieron del cole iban todos en fila y él iba dando saltos de contento”, destacaba su madre.

Risayver

Elsa Calero, vecina de Tejina y propietaria en este núcleo de la tienda E. Calero, es la que está detrás de este proyecto de mascarillas inclusivas, que inició el pasado verano para adultos, bajo el nombre de Sonrisa Accesible, y que ahora ha empezado a diseñar para niños, con el nombre de Risayver, con este proyecto para la clase de Óscar. Y ella fue la que entregó, el pasado viernes, las 50 mascarillas a los alumnos, dos para cada uno. “Fue muy bonito, precioso. A mí se me cayeron las lágrimas, muy emocionante, me quedé hasta sin palabras, viendo la cara del niño, sus expresiones, su alegría”, afirmaba Elsa, quien valoró que “ha sido un día de concienciación para todos, con esta lección que han dado los padres, que han sido los que han dicho que sí, para la comunicación de todos los niños”.

TE PUEDE INTERESAR