cd tenerife

19 años sin saber lo que es ganar en suelo blanquiazul

La última victoria lograda por la UD Las Palmas en el Heliodoro Rodríguez López fue el 22 de diciembre de 2001 y ambos equipos militaban, por ese entonces, en Primera División

Hay muchos jóvenes que ya pueden ejercer su derecho al voto y que no habían nacido cuando se produjo la última victoria de la UD Las Palmas en el campo del eterno rival, el Heliodoro Rodríguez López. De hecho, esos muchachos tienen ya 19 años, que son los mismos que lleva el equipo amarillo sin profanar suelo blanquiazul.

Del 22 de diciembre de 2001 data la última alegría que se llevó la afición grancanaria en una visita de su equipo a la “isla picuda”. Eso sucedió en el penúltimo derbi que los dos representativos canarios jugaron en la élite del fútbol nacional, en la Primera División.

En aquella ocasión, la UD Las Palmas venció 1-3, con goles de Tevenet, Josico y el guardameta Nacho González desde el punto de penalti, mientras que por parte del CD Tenerife Federico Lussenhoff fue el autor del gol local.

Jugaron por parte de los locales Sergio Aragoneses, Javi Venta, Lussenhoff, Pablo Paz, Hugo Morales, Iván Ania, Manel, Martí, Basavilbaso, Xisco y Marioni, además de David Charcos, Bichi Fuertes y Jaime, quienes fueron suplentes. El bando amarillo formó con Nacho González, Ángel, Olías, Schürrer, Paqui, Jorge Larena, Pablo Lago, Edu Alonso, Samways, Josico y Tevenet. Fueron suplentes Jayo, Carmelo y Rubén Castro.

Curiosamente, el entrenador blanquiazul en ese momento (jornada 18 de la temporada) era un joven llamado Pepe Mel. Con 38 años, el actual preparador de Las Palmas se hizo cargo del proyecto blanquiazul en Primera. Llegó hasta la jornada 26. Javier Pérez lo destituyó tras perder en Vallecas contra el Rayo.

En el otro banquillo estaba Fernando Vázquez, quien aguantó toda la temporada, pero sin poder lograr la permanencia para los amarillos, quienes bajaron a Segunda División, como también hicieron los blanquiazules.

Después de eso, la UD Las Palmas ha rendido diez visitas a la casa del Tenerife y en ninguna se ha podido llevar victoria alguna. Además, tan solo en cuatro ocasiones logró puntuar. Así sucedió el 21de junio de 2003 (temporada 2002-03) en el marco de la Segunda División. Ambos rivales empataron a cero, al igual que pasó el 7 de septiembre, temporada 2019-20. En la 2007-2008 la igualada fue de 2-2 y de 1-1 en el curso 2010-11.

Durante estos 19 años de derbis disputados en el Heliodoro, sonada fue la victoria de la temporada 2013/2014. El cuadro tinerfeño apabulló al grancanario, al que goleó por 3-0. Ayoze Pérez fue el protagonista de aquel duelo de la jornada 17. El de María Jiménez marcó en el 63 y en el 73, mientras que Ricardo inició la cuenta, de penalti, en el minuto 22.

Este claro marcador supone la mayor goleada liguera que los blanquiazules lograron ante Las Palmas, que también se llevó otros tres regalos en la 06-07, pero esa vez lograron, por lo menos, acortar diferencias en el marcador, que fue de 3-1. En aquel partido fue el icodense Iriome González el que brilló con luz propia.

Las Palmas también sufrió una dolorosa derrota en la 2003-2004, con las desafortunadas palabras de Rubén Castro como protagonistas. El punta habló más de la cuenta y su equipo se llevó dos chicharros para la isla vecina.

2-0 reflejó el electrónico del recinto de la calle San Sebastián en la 2008-2009, temporada del último ascenso blanquiazul a Primera División.

El primer derbi liguero de la historia en el Heliodoro Rodríguez López se lo apuntó la UD Las Palmas, tras vencer por 1-2 en la temporada 1949-1950. Los amarillos terminarían la campaña ascendiendo a Primera División por primera vez en su historia.

La primera victoria tinerfeñista llegó diez años después, durante el tercer derbi disputado en Tenerife por blanquiazules y amarillos. Curiosamente, el CD Tenerife también terminaba la temporada ascendiendo a Primera División por primera vez en su historia.

El último antecedente se disputó el 7 de septiembre de 2019. Tenerife y Las Palmas firmaron tablas en el marcador y un encuentro insulso para los miles de aficionados que poblaban las gradas. Se disputaba la jornada cuarta y ninguno de los dos equipos se jugaba nada. Milla fue expulsado tras pisarle el tobillo a un tal Pedri, tinerfeño para más señas y hoy en día componente del FC Barcelona y de la Selección Española.

Aún en esa época la pandemia, que aún padecemos, no había cambiado nuestras vidas. Ese del 7 de septiembre de 2019 fue el último derbi que se vivió con público en las gradas del Heliodoro.

El derbi menos derbi

El de este domingo es el primer derbi, jugado en Tenerife, donde no habrá aficionados. Por lo tanto, la logística que suele llevar el derbi canario también cambia por completo en los días previos a la celebración del partido: no se abrirán las taquillas para que los aficionados hagan la pertinente cola para adquirir la preciada entrada. No habrá desplazamiento de aficionados amarillos a la vecina isla, ni tan siquiera será declarado partido de alto riesgo por la ausencia de público a causa de la pandemia. Tampoco ninguno de los dos clubes abrirán las puertas a los medios de comunicación con el habitual, en los últimos tiempos, Open Media Day.

Además, se perderá el típico pique (sano) en los aledaños de los estadios entre los aficionados locales y los que llegan de la isla de enfrente. Eso sí, la COVID-19 no impedirá un choque caliente sobre el terreno de juego entre los eternos rivales.

TE RECOMENDAMOS