santa cruz

El ‘Harpo Marx’ chicharrero: “En 52 años nunca hablé en el Carnaval”

Santiago Díaz, que comenzó a imitar al actor de cine mudo siendo un crío, es uno de los personajes más antiguos de la fiesta
Harpo marx (Santiago Díaz) y Groucho Marx (Tomás Gorrín) en 1970. Cedida

“Durante dos semanas al año me quedo mudo. De hecho, casi nadie me ha escuchado hablar y mucha gente piensa que realmente soy mudo”, así explica Santiago Miguel Díaz cómo durante los últimos 52 años de su vida se ha mimetizado con el personaje que cada Carnaval interpreta, el del actor de cine mudo Harpo Marx.

Pero este 2021, después de medio siglo, Díaz ha recuperado su voz durante una edición del Carnaval “algo extraña” a causa de la pandemia de coronavirus. Y es que este año ha sacado de paseo mucho menos su martillo y su gabardina, aunque las pocas veces que se los ha puesto, lo ha hecho “con mucha ilusión”.

“Cada segundo que tengo mi traje es como volver a atrás en mi vida y parece que sigo siendo un crío, que soy la misma persona que se disfrazó de Harpo Marx por primera vez”, relataba emocionado este carnavalero que no solo es un gran seguidor de la fiesta sino también de la obra del personaje que siempre ha interpretado.

La primera vez que se vistió de su admirado cómico tenía apenas 12 años. La idea se la dio un amigo, que le dijo que a veces “hacía unas muecas con la cara, unos gestos, que le recordaban a Harpo Marx”. Algo incrédulo sobre el parecido, Díaz accedió a disfrazarse del actor, así que cogió una gabardina de su padre -que aún conserva- y le pidió a su prima que le rizara el pelo, algo que consiguió con unos “rulos” y “limón”.

Ya caracterizado, el Harpo Marx chicharrero salió por primera vez a las calles en las Fiestas de Invierno, en 1969. Su intención inicial no era ni hacer del personaje, ni formar parte de un colectivo, pero la acogida que tuvo su disfraz le hizo cambiar la perspectiva.

“La gente empezó a decirme que era idéntico al actor y que se lo pasaban bomba conmigo. Fue tal el éxito que un compañero, Tomás Gorrín, quien hacía de Groucho Marx, me dijo que a partir del siguiente año saliera a la calle pero sin decir una palabra. Que no dijera ni pío porque me daba un cogotazo”, relata muy animado.

Díaz es uno de los precursores de lo que hoy se conoce como “personajes del Carnaval”. Antes que él solo habían repetido disfraces Charlot (a quien encarnaba el ya desaparecido Pedro Gómez Cuenca) y Cantinflas (Manuel de los Reyes Cruz).

NACE EL CONCEPTO

Al principio, salir disfrazado del mismo personaje cada año era solo una novelería para Díaz. En 1971 se presenta al Concurso de Disfraces junto a Tomás Gorrín y logran el Primer Premio. Un hito que repitieron hasta en tres ocasiones.

Con el paso del tiempo, la tradición se fue afianzando hasta tal punto que en los últimos años el Ayuntamiento de Santa Cruz ha descrito las características de los personajes del Carnaval.

“Que tienen que haber llevado el mismo disfraz durante unos 10 o 15 años, que tienen que haber elegido a un personaje histórico o de la televisión y que no solo es suficiente con llevar su ropa, sino que deben imitarlo”, enumera Díaz.

La lista de los tinerfeños que han logrado el mérito de convertirse en personaje del Carnaval es extensa y en ella se encuentran los ya citados, así como Fidel Castro (Antonio Meseguer), doña Croqueta (Juan González) y don Ciruelo (Vicente García González), Miss Peggy (José Manuel Liz), la lecherita (Francisco Mendoza) y Chiquito (Antonio Rivero Estévez).

Santiago Díaz encarnando a su personaje en una fotografía reciente. DA
Santiago Díaz encarnando a su personaje en una fotografía reciente. Cedida

TOCA REAGRUPAR

Santiago Miguel Díaz ha desempeñado en los últimos años la labor de reagrupar a los personajes del Carnaval. “Me gusta tenerlos localizados y cada vez que me invitan a ir a algún acto me pongo en contacto con ellos”, explica.

Así, en la red social Facebook gestiona una página donde comparte las fotografías de quienes viven o han vivido la fiesta de la misma forma que él aún lo hace. Y entre sus objetivos, está impulsar una asociación para los personajes del Carnaval, que según cuenta, son muy dados a participar en eventos solidarios.

Entretanto, desde su casa, rodeado de las películas de Harpo Marx y de sus numerosas gabardinas, este chicharrero afirma que tiene “muchas ganas de que vuelva el Carnaval”.

TE RECOMENDAMOS