cultura

Felipe Hodgson: diálogo artístico de un encierro

El creador tinerfeño publica 'Crónica gráfica diaria del confinamiento', una obra que surge de la puesta en común de vivencias y reflexiones a partir del estado de alarma por la COVID-19 declarado hace un año
Felipe Hodgson Ravina. / DA

Confiesa Felipe Hodgson Ravina (Santa Cruz de Tenerife, 1951) que emprendió este proyecto artístico para no caer en una depresión. El arquitecto, pintor, escultor, grabador y dibujante tinerfeño, nacido “162 años después del asalto a la Bastilla”, quiso romper de alguna manera, de la mejor que sabe, con la angustiosa rutina que se instaló en su vida -y en la de tantos otros- hace ahora justo un año, con la declaración del estado de alarma, y el consiguiente confinamiento, tras la llegada del coronavirus COVID-19.

“Como todo se convirtió en una repetición desesperante, decidí ponerme a dibujar acerca de lo que hacía cada día y también de cómo me sentía”, explica a DIARIO DE AVISOS. “Pero este trabajo, que cumplió una función liberadora, no quise planteármelo como un diario -puntualiza-, en el sentido de algo íntimo, secreto, sino que, por el contrario, quise que fuera un proyecto abierto, al que se pudiera sumar todo aquel que lo quisiera, aunque, eso sí, desconociendo qué otras personas participaban y de qué manera lo hacían”.

VERTIENTE SOLIDARIA

El resultado de esta experiencia, una “obra de muchos autores”, subraya Felipe Hodgson, es Crónica gráfica diaria del confinamiento, un libro que acaba de ser publicado con el apoyo del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, a través del Organismo Autónomo de Cultura (OAC), que preside la edil Gladis de León. Además, una parte del dinero que se obtenga por la venta de ejemplares irá destinada al programa La Casita, que impulsa la congregación religiosa de las Hermanas Oblatas con el fin de proporcionar ayuda a mujeres víctimas de explotación sexual. Por esa razón, este proyecto editorial figura en el programa que el Consistorio de la capital tinerfeña ha organizado este mes para conmemorar el Día Internacional de la Mujer.

Portada del volumen. / DA

Felipe Hodgson elaboró un texto para la presentación del libro, el pasado jueves en el Museo de Bellas Artes de la capital tinerfeña, en el que señala que al tercer día del encierro impuesto por la emergencia sanitaria ya le rondaba por la cabeza establecer un diálogo consigo mismo mediante “unos artículos grafiados” que dieran cuenta de lo que le estaba ocurriendo al sentirse dentro de “una cárcel entre las cuatro paredes de la casa”. “Sometido a una gran presión psicológica, como el resto del mundo -afirma el artista en su escrito-, pensé en una válvula de escape al final de cada día: escribir una experiencia que se apoyase principalmente en el dibujo, usándolo como instrumento de transcripción del sufrimiento y padecimiento ante la parada de nuestro mundo exterior”.

Al culminar Crónica gráfica diaria del confinamiento, sus sensaciones fueron ambivalentes: “Me percaté de que es una narración muy triste, pero a la vez positiva, al mostrar la lucha diaria para sobrevivir. Nos ha tocado narrar esta pandemia y hemos evocado lo mejor de nuestro mundo interior, mostrándolo a los demás. La mente humana posee lugares escondidos que se pueden encontrar y sacar a la luz para expresar lo mejor de todos nosotros”.

Durante 72 jornadas consecutivas, tal y como explica a este periódico, Hodgson Ravina elaboraba un dibujo y, cada día en torno a las diez de la noche, se lo enviaba a sus familiares y a sus amistades, quienes a su vez le respondían expresando sus impresiones a través de la aplicación de mensajería WhatsApp. “No se trataba de hacer un cómic, no, no era eso, sino más bien de establecer un diálogo a partir de un dibujo y una pequeña reflexión”, puntualiza el artista.

EL PROCESO

Mediante trazos y palabras, lo mismo se refería a labores cotidianas, como tender la ropa, planchar o darse una ducha, que abordaba asuntos de mayor relevancia, como la solidaridad hacia el personal sanitario que está velando por la salud de todos, la dramática situación económica que atraviesan muchos de nuestros semejantes, plasmada en las denominadas colas del hambre, o la propia investigación científica para vencer al coronavirus.

“En definitiva -expone-, se estableció una comunicación muy fluida y asertiva, en la que cada uno se puso a hablar en voz alta y expresó, de una manera muy honesta, no solo lo que estaba pasando en su entorno, sino también en su interior”. El artista tinerfeño refiere que esta “salvación psiquiátrica”, y también “exaltación interior”, se basó en una suerte de mayéutica, el método socrático por el cual los interlocutores de un diálogo acceden al conocimiento, a verdades preexistentes en su interior, mientras son interpelados.

EL DIÁLOGO

“El primer día hice un dibujo y lo envié a cinco personas allegadas, de las que me contestaron dos; el segundo ya fueron cuatro, y así, paulatinamente, como una bomba de racimo, cada vez éramos más los que participábamos en este proyecto”, indica Felipe Hodgson. “Como todas esas reflexiones que me enviaban las iba guardando junto a los dibujos, llegó un momento en el que se me ocurrió elaborar una obra gráfica que las incluyese”, argumenta. “Como un testimonio de lo que nos ha ocurrido durante esos días en los que se paró el mundo y en los que, por desgracia, muchas personas perdieron la vida. Entonces nos preguntábamos qué estaba pasando y ahora no dejamos de interrogarnos acerca de lo que va a pasar”, apostilla el artista tinerfeño.

En lo relativo a la técnica, Hodgson Ravina detalla que las ilustraciones que figuran en el libro no son el resultado de un proceso premeditado ni laborioso. “En realidad, todo es muy rápido. Son bosquejos en los que no uso la goma de borrar en ningún momento. El dibujo siempre me ha gustado: no soy un arquitecto que dibuja ni un arquitecto que pinta, y también me apasiona enseñar a dibujar. Si posees una cierta habilidad para una disciplina artística, no debes guardártela para ti solo, llevártela para el otro mundo, sino compartirla, y por eso también me dedico a dar clases de dibujo”.

TE RECOMENDAMOS