santa cruz

Rayco y Baltasar: la valentía de emprender en tiempos de pandemia

Son las caras de dos de las 14 empresas que se han creado en Santa Cruz desde el pasado mes de enero
Rayco Marcelino Cabrera (i), Baltasar Ponte González y Alfonso Cabello, durante la     entrevista con DIARIO DE AVISOS. Fran Pallero
Rayco Marcelino Cabrera (i), Baltasar Ponte González y Alfonso Cabello, durante la entrevista con DIARIO DE AVISOS. Fran Pallero

Más de 60 personas en Santa Cruz han decidido acudir al servicio de emprendimiento que ofrece la Sociedad de Desarrollo desde enero de este año. De esas 60, se han tramitado 14 altas de empresa (12 personas autónomas y 2 de sociedad de responsabilidad limitada). Rayco Marcelino Cabrera y Baltasar Ponte González son dos de los valientes que han visto la oportunidad de negocio a pesar de la pandemia. Cuando el número de empresas que cierra sigue al alza, estos emprendedores vieron claro que era el momento de arriesgarse, y lo hicieron en dos sectores que esta crisis ha puesto en primerísimo plano: la ayuda a domicilio y la conectividad de las empresas.

Bamboo Advisors SL fue fundada por Baltasar Ponte en enero, y con ella se dedica a la gestión y administración de empresas. A sus 38 años no es nuevo en esto de la emprendeduría, por lo que para él la pandemia no ha sido un impedimento. “Es una idea que ya me rondaba en la cabeza desde hace tiempo, e incluso ya en 2020 la avancé con una prueba piloto con dos clientes. Vi que funcionaba, y en enero di de alta la empresa”, explica a DIARIO DE AVISOS. Detalla que lo que ofrece le ha permitido, incluso, abrirse a otras áreas que en un principio no tenía previsto abarcar. “Ahora mismo realizo labores de interim manager o, lo que es lo mismo, un servicio de gestión orientado a empresas que se encuentren en transición y necesiten de la ayuda de un directivo durante un tiempo determinado. A esto añadimos un servicio de digitalización, donde nos hemos dado cuenta de que hay un déficit enorme, puesto que aún muchas empresas lo entienden como eliminar el papel, cuando es un proceso que va mucho más allá. Y, por último, se nos ha abierto una ventana a la parte de marketing, algo en lo que no soy experto, y que me lleva a la idea de contar con alguien en ese campo para ofrecer otro servicio más”.

En el caso de Rayco Marcelino, su empresa de ayuda a domicilio Equipo Asis (https:equipoasis.com) comenzó a funcionar en febrero. Ahora mismo cuenta como clientes con un ayuntamiento del sur de la Isla y dos más de carácter privado. “En mi caso la idea surgió en plena pandemia. Yo soy psicólogo y trabajaba como autónomo, pero nunca me planteé crear una empresa. La idea era hacer algo viable y la ayuda a domicilio me pareció que podría tener futuro. Mirando a mi padre, que trabaja como auxiliar a domicilio, y que no paró en toda la pandemia, me llevó a lanzarme”. Cuenta cómo vio una oportunidad de negocio en este tipo de servicios: “Durante la pandemia, las personas con discapacidad o mayores estaban aún más solas, y necesitadas de ayuda sosiosanitaria, imprescindible para ellas. De cara al futuro, vemos cómo la gente cada vez es más mayor, con menos hijos y más perros (otro futuro nicho de negocio), es un sector poblacional que necesita cada vez de más ayuda y la pandemia no lo limita, sino que lo expande”. Con 40 años, se estrena como empresario con cuatro trabajadores y ya piensa en incorporar nuevos servicios.

Ambos emprendedores coinciden, además de en que son solteros, sin hijos, o en que les gusta la idea de ser sus propios jefes, en que han sido asesorados y acompañados por el Punto de Atención al Emprendedor (PAE) de la Sociedad de Desarrollo, en el que se permite realizar todas las gestiones burocráticas necesarias para iniciar una actividad económica en un tiempo medio de una hora.

En cuanto a la idoneidad del momento, ambos también coinciden en la incredulidad de su entorno por la decisión de lanzarse a emprender. En el caso de Baltasar, cuenta que “lo primero que me dijeron es que si estaba loco, que el riesgo era alto… Pero cuando ven la motivación y cuentas lo que hay detrás, acaban animándote. Es cierto que cuando con quien hablas ya es empresario el mensaje es distinto y te anima a lanzarte”. Rayco al primero que se lo dijo fue a su padre. “No se lo creía, pero porque precisamente él es el que siempre me estaba proponiendo ideas de negocio que yo no las terminaba de ver, así que cuando fui yo el que se lanzó no se lo terminaba de creer”.

En general, en cuanto a los tipos de emprendimiento más consultados durantes estos meses en la Sociedad de Desarrollo están los de panadería, genéricos y servicios jurídicos, además de actividades económicas que generan autoempleo, sin local afecto, como asesores inmobiliarios, venta online, bisutería, community manager, docentes, fontaneros, cerrajeros, artistas, etc.

En este sentido, el concejal delegado de la Sociedad de Desarrollo, Alfonso Cabello, indica que “ofrecemos asesoramiento acerca de todos aquellos aspectos básicos a tener en cuenta a la hora de iniciar una actividad empresarial, y facilitamos herramientas que permiten analizar si puede convertirse en un proyecto viable”, al tiempo que matiza que “es un servicio gratuito con cita previa y que puede prestarse a distancia. Incluye la creación de un plan de empresa y de un plan de viabilidad”.

La COVID también ha cambiado el perfil del emprendedor

El edil delegado de la Sociedad de Desarrollo, Alfonso Cabello, apunta que el perfil del emprendedor en esta crisis es distinto. “Lo que está haciendo la pandemia es que mantiene una situación latente de muchas pymes, con empleados en ERTE que no buscan un empleo. Esa gente en la anterior crisis no encontraba trabajo, y a la desesperada montaba una empresa. En esta crisis se están generando oportunidades de negocio para quienes las sepan ver y tengan un verdadero perfil emprendedor”. “Es cierto que la pandemia nos ha dado duro en los principales segmentos productivos, pero se han identificado nichos concretos como los de Rayco y Baltasar”.

TE RECOMENDAMOS