natación

Tenerife Másters, el equipo de la eterna juventud

El club tinerfeño atesora en sus filas a nadadores de hasta ocho décadas distintas y suma éxitos a nivel nacional a internacional después del año más difícil de la historia reciente
Algunos miembros del club Tenerife Másters, durante la jornada de entrenamientos del pasado sábado. / Sergio Méndez

No han bebido de una fuente de agua mágica que les haya dado el elixir de la eterna juventud… pero su rendimiento deportivo y vital sí que tiene que ver con el líquido elemento. Los nadadores del Tenerife Másters se han puesto de moda en los últimos tiempos debido a las hazañas realizadas por Mercia y don Paco, pero dentro de esta familia hay más de un millar de años de experiencia y un secreto que les convierte en invencibles, la convivencia.

Generaciones diferentes, desde los 20 a los 90 y pico años, forman parte de este club que preside Marcos Cabrera y que fue fundado en 1993 por Concepción Fernández de Misa, legendaria campeona nacional y mundial de salvamento y socorrismo y presidenta de honor del club tinerfeño. Fue en aquel año cuando comenzó la natación master y desde aquellos cimientos puestos hace 28 años la institución sólo ha hecho dos cosas, crecer y sumar.

Sin ir más lejos, esta misma semana se cumplían cinco años de una histórica jornada en la que los miembros de la entidad tinerfeña lograban batir ochos récords de España y uno de Europa durante la Liga Máster de Primavera de Tenerife. Estos registros se venían a añadir a la larga lista de conquistas del club que luego, con el paso del tiempos, han ido aumentando aún con el parón obligatorio de una pandemia que, precisamente, castigó con virulencia a los más mayores.

Héroes ejemplares

En esta etapa vital de protección a las personas de mayor edad es cuando el club ha dado un paso más en su historia y tal y como reconoce su presidente, Marcos Cabrera, “los mayores han dejado de ser víctimas y han pasado a ser héroes”. Es la más pura verdad. El Covid-19 ha sido el rival más tramposo para todos los deportistas en una temporada “atípica” que, sin embargo, no ha frenado el crecimiento de un club que cuenta con más de un centenar de componentes y que espera como agua de mayo la apertura de la temporada de competición en aguas abiertas que tendrá lugar, curiosamente, en el quinto mes del año.

Será entonces cuando regresen otros miembros del colectivo tinerfeño que se volverán a juntar con el resto de la familia naranja. “Estamos encantados de los logros que están consiguiendo nuestros mayores, pero también de que gracias a ellos los medios se hayan hecho eco del trabajo del club”, señalaba su presidente, que afirmaba con rotundidad que en el equipo “nos hemos llevado siempre muy bien, somos un club muy unido donde hay muy buena sintonía y estos éxitos sólo incrementan el buen ambiente dentro de un grupo que venía ya asentado desde hace muchos años, desde su fundación, cuando empezó la natación máster en España”. La unión y el respeto de los miembros del club han sido la mejor manera de luchar contra el escollo que ha supuesto la pandemia que les aplazó una temporada que pudo dar comienzo en octubre y “a pesar de eso ya tenemos más de cien licencias sacadas” a la espera de que arranquen las travesías de aguas abiertas.

Parentescos varios se dan cita dentro de la gran familia Tenerife Másters. Matrimonios, padres, madres, hijos, sobrinos, primos, todos caben en el colectivo naranja. “Sin ir más lejos mi hija menor está en el club y durante un tiempo estuvo mi hijo, que ahora está en Japón”, cuenta Cabrera, que comparte vestuario con su esposa como ejemplo de convivencia deportiva de un equipo que cuenta con nadadores en todas las categorías máster, divididas estas de cinco en cinco años.

“Tenemos un nadador que recientemente cumplió los 20 años y que nada en esa categoría de menos de 20 a 25 años, que acaba de poder empezar a nadar y también hay otro nadador de más de 95. Tenemos nadadores en todas las categorías”, explica el presidente de una entidad que presume de ser la que más récords de España de natación , a nivel nacional, tiene, “en especial en relevos”, enfatiza Cabrera, que saca pecho a la hora de destacar que “cuando vamos a los Campeonatos de España normalmente quedamos entre los tres primeros en una competición donde igual participan hasta cien equipos. Hay equipos que igual nos vencen, pero si se tuvieran en cuenta las marcas y los récords que se hacen y si se fuera con el mismo número de nadadores con los que vamos nosotros y no con muchos más, como es el caso de otros equipos, no podrían con nosotros”.

“La relación entre cantidad y calidad que hay en este club no existe en otros, nosotros tenemos nadadores con muchísimos récords de España, algunos que optan a batir registros de Europa, tenemos algún récord continental todavía”, resalta con orgullo el presidente del club tinerfeño donde, además de convivir muchos familiares, también hay diferentes nacionalidades, nadadores franceses o italianos que comparten la pasión por la natación. Hay nadadores anónimos y los hay como Arancha Aranega que acumulan récords de nacionales y europeos, medallas de Campeonatos de España y de competiciones continentales e incluso retos como el de haber atravesado a nado el Canal de La Mancha.

El equipo se ha convertido en la mejor medicina para seguir adelante con el estilo de vida de vida elegido. Y es ese entusiasmo por el medio líquido y la competición el que ha llevado a unos cuantos de los miembros del club a superar problemas físicos y enfermedades con la natación como elemento diferenciador en su antes y su después. Es la suerte de pertenecer al Tenerife Másters, el equipo de la eterna juventud.

TE RECOMENDAMOS