marcas

Hospiten aplica una técnica pionera que usa ácido hialurónico para combatir la atrofia genital

Se trata de una técnica recomendada para paliar los efectos secundarios que muchas mujeres padecen como consecuencia de procesos oncológicos
Dra. María Dolores Pérez-Jaraíz
La médica adjunta del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario Hospiten Rambla, Dra. María Dolores Pérez-Jaraíz

Hospiten ha puesto en marcha un servicio de ayuda terapéutica que permite combatir la atrofia ginecológica utilizando ácido hialurónico. Se trata de una técnica pionera que da solución a los efectos secundarios que muchas mujeres padecen como consecuencia de tratamientos oncológicos y entre los que se incluye la aparición de una menopausia precoz, atrofia o el envejecimiento prematuro de los genitales.

La médica adjunta del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario Hospiten Rambla, Dra. María Dolores Pérez-Jaraíz, nos explica que, debido a las terapias hormonales utilizadas en la mayoría de los tratamientos de cánceres como el de mama, ovario y útero, pueden aparecer “síntomas como sequedad vaginal, escozor o picor que, además de repercutir en la vida diaria de las mujeres, pueden también provocar molestias en las relaciones sexuales”. Por esto, desde Hospiten han decidido “ofrecer un servicio precursor para estas pacientes con el objetivo de mejorar su calidad de vida”.

Pérez-Jaraíz destaca que esta técnica está recomendada, en especial, para pacientes jóvenes con cáncer de mama y envejecimiento prematuro por el bloqueo hormonal debido a tratamientos farmacológicos, o para quienes han sido sometidas a radioterapia ginecológica y tienen un cambio y/o atrofia en los genitales que les impide llevar una vida normal. Asimismo, también pueden beneficiarse mujeres que han tenido tumores no ginecológicos y que hayan desarrollado una menopausia precoz.

El equipo de Ginecología y Obstetricia de Hospiten explica que se trata de un proceso sencillo que puede realizarse en la propia consulta en sesiones de, aproximadamente, 15 minutos. Los resultados pueden durar entre seis meses y un año, “aunque hay pacientes a las que se les administra este tratamiento y mejoran tanto que no tienen que volver”, asegura.

Aunque el uso de ácido hialurónico en la práctica clínica ha demostrado bastante eficacia durante los últimos años, su relativa novedad implica que hoy en día se continúen realizando estudios para ampliar los datos que avalan la utilidad de esta técnica.

TE RECOMENDAMOS