sanidad

Los médicos de Primaria piden condiciones de trabajo igualitarias, dignas y justas

Exigen erradicar las labores administrativas y gestionar sus agendas para dedicar 10 minutos a cada paciente y evitar atender a 30 diarios
Los usuarios del centro de salud no se quejan de las largas colas de espera, sino del peligro de estar al borde de la carretera. Sergio Méndez
Centro de salud de Tacoronte SERGIO MÉNDEZ

La Asociación de Médicos de Atención Primaria de Canarias, con motivo de la conmemoración del Día de la Atención Primaria, reivindicó la importancia del papel que juega en la salud de la población el trabajo que realiza este nivel asistencial y denunció “las precarias e indignas condiciones laborales” en las que se encuentran los más de 2.000 médicos que trabajan en ella.
Esta asociación nace con el propósito de cuidar, defender y poner en valor la Atención Primaria trabajando en el desarrollo de soluciones a los graves problemas que sufre, mediante la presentación de propuestas claras y realistas, así como denunciar el abandono de los distintos gobiernos.

El colectivo médico recuerda que en los últimos años la Atención Primaria “ha sido desvirtuada” y la “han alejado” de lo que en realidad debería ser, “la asistencia y seguimiento de los pacientes agudos, la prevención y educación en hábitos de vida saludable en todas las edades, el cuidado de los pacientes crónicos, el acompañamiento durante la enfermedad” y otras funciones, que “han sido relegadas debido a una mala gestión organizativa” y un enfoque no centrado en los pacientes y profesionales.

Por todo ello, desde la Asociación de Médicos de Atención Primaria exigen tener “unas condiciones de trabajo igualitarias, dignas y justas, acordes a la complejidad y responsabilidad de la actividad que desempeñamos, independientemente del centro de salud o de la Isla”. Solicitan “erradicar las labores administrativas” que consumen gran parte de su tiempo y evitan que “nos dediquemos y centremos en la función principal, ejercer la medicina”.

Por otro lado, piden gestionar las “agendas de citas, para poder brindar una atención al paciente de mayor calidad, más segura” y que “permita preservar” la salud física y psíquica ante la “insostenible sobrecarga asistencial” que llevan soportando hace años. “No podemos seguir trabajando con agendas de más de 30 pacientes diarios” y exigen, “al menos, 10 minutos por paciente”.

“No podemos seguir atendiendo pacientes sin cita”, a los que desde el sistema no se les da otra respuesta a sus demandas que “forzarles a que un profesional los vea a pesar de tener la agenda completa, con la sobrecarga evidente que supone para el médico, los retrasos que genera y el riesgo de errores que se derivan de esta práctica, sobre todo existiendo alternativas organizativas”. Por último, afirman que “no pueden seguir atendiendo de forma extra en la misma jornada, pacientes de compañeros” que estén ausentes por bajas, vacaciones o permisos, aún existiendo protocolos para su gestión. “Esta sobrecarga pone en peligro la calidad de nuestro trabajo y la seguridad del paciente”, concluyen.

TE PUEDE INTERESAR