sociedad

Se hará un registro de los clientes que se sienten en el interior de bares y restaurantes

Con esta medida se pretende facilitar el rastreo ante casos positivos de COVID-19
Imagen de archivo de un restaurante PIXABAY

Los locales de hostelería y restauración de Canarias tienen que llevar un registro de los clientes que se sientan en zonas interiores de bares y restaurantes tras los acuerdos adoptados en el último Consejo de Gobierno de Canarias. Las patronales indican que “hemos pedido más información al respecto y su inmediata paralización, ya que, además de resultar sorpresiva, se imponen nuevas servidumbres a la ya complicada situación de las empresas, lo que supondrá un incremento de los costes económicos en formación y almacenamiento de esos datos, durante el tiempo exigido. En ningún momento esto ha sido tratado en la mesa de trabajo y tampoco comentado por el consejero Julio Pérez en la rueda de prensa”.

Esta medida, que entra en vigor tras su publicación en el BOC, se ha establecido para “facilitar el rastreo ante casos positivos de COVID-19” y afecta, principalmente, a los negocios de las islas que se encuentran en los niveles de alerta 1 y 2, todas menos Tenerife y Gran Canaria, pues son los que actualmente pueden prestar este servicio.

Los clientes que se sienten en los interiores de bares y restaurantes deberán proporcionar su nombre y apellidos, DNI, número de teléfono y fecha y hora del servicio. Estos datos se conservarán durante el periodo de un mes y, asimismo, el tratamiento de esta información se realizará de acuerdo con lo dispuesto en la normativa de protección de datos de carácter personal.

Tomar los datos a los clientes con el fin de poder localizarlos en caso de que se detecte un positivo entre ellos en los días siguientes ya se aplicó con anterioridad en algunos negocios de hostelería en Canarias, como en la zona centro de La Laguna, donde los usuarios tenían que rellenar una hoja con sus datos antes de entrar a bares y restaurantes.

Tabla de medidas que afectan a la hostelería y la restauración en Canarias.

“Dificulta la actividad”

La diputada del grupo Nacionalista Canario, Nereida Calero, consideró ayer viernes que las nuevas medidas aprobadas para realizar un control exhaustivo de las personas que acceden a un restaurante en las islas que se encuentran en fases 1 y 2, “dificultan aún más el desarrollo de la actividad de estos establecimientos en unas circunstancias ya de por sí excepcionales”.

Por su parte, el vicepresidente de la Asociación de Empresarios de Restauración y Ocio (AERO), Carlos Quintero, ha matizado en la cadena COPE que esta medida no va a suponer un problema, “siempre y cuando sea por un tema de seguridad y control”, pues en los niveles 1 y 2 los aforos en el interior no son tan grandes.

El Consejo de Gobierno decidió modificar el jueves el acuerdo del 19 de junio de 2020 de medidas de prevención para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19 para incluir leves cambios en algunas restricciones, como retrasar hasta las 23 horas el cierre de la hostelería y la restauración en las islas en nivel 3 de alerta y poder prestar el servicio de recogida en el propio local hasta esa misma hora.

TE RECOMENDAMOS