sociedad

Un positivo de Covid en Las Raíces obliga a cribar a 600 inmigrantes

Según fuentes de la Consejería de Sanidad, se trata de una persona que se relaciona con un círculo bastante reducido de compañeros, por lo que ha sido sencillo detectar a los contactos más estrechos
Sergio Méndez

La Consejería de Sanidad hará un cribado a 600 de los 1370 migrantes que se encuentran en el campamento de Las Raíces, en el barrio lagunero de Rodeo Alto, tras la aparición de un positivo por covid detectado después de que la persona afectada presentara síntomas catarrales compatibles con la enfermedad. Actualmente se encuentra aislado y con síntomas leves en una de las ‘arcas de Noé’ de las que dispone el campamento. También están aislados otros ocho migrantes con los que normalmente convive en la carpa donde duerme. Es el primer positivo que se detecta en el campamento.

Según fuentes de la Consejería, se ha decidido cribar a las personas que forman parte del sector II del campamento. Sin embargo, aseguran que el positivo se trata de una persona que se relaciona con un círculo bastante reducido de compañeros, por lo que ha sido sencillo detectar a los contactos más estrechos. También destacan que la carpa donde ha estado durmiendo tiene pocos ocupantes. Y consideran que el rango de personas seleccionadas para someterse al cribado, que se realiza con pruebas PCR, es lo suficientemente amplio. De hecho, exceptuando algunos cribados puntuales en zonas con una incidencia alta de la enfermedad, es uno de los mayores que se ha hecho en Canarias, equiparable al del Hogar Santa Rita en abril del año pasado, con 640 pruebas a usuarios y trabajadores.

Un contagio en Las Raíces es un asunto complejo, pues se trata de un lugar donde convive mucha gente y, a menudo, no se mantienen las distancias sociales, según personas que han accedido al centro. Tras una visita el pasado 25 de marzo, el Servicio de Sanidad municipal del Ayuntamiento de La Laguna concluyó “que las medidas sanitarias necesarias para evitar la propagación de la COVID-19 no son las óptimas”. Aunque ACCEM -la ONG que lleva al centro- les informó de que los nuevos grupos de usuarios que que entran al campamento llegan con una prueba PCR negativa, y que se les toma la temperatura cuando han estado fuera y regresan. Aun así, el alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, ha mostrado su disconformidad con este tipo de centros y ha pedido a municipios y cabildos que cedan al Estado espacios propios para repartir la “carga migratoria” y tener a menos personas en los recursos.

La información de este primer caso trasciende después de que una portavoz de Amnistía Internacional protestara ayer en redes sociales por no permitírsele el acceso al campamento. Según explica la Delegación de Gobierno, la autoridades sanitarias pidieron que se evitaran las entradas de personas ajenas al centro.

TE RECOMENDAMOS