CD TENERIFE

Un punto que le sale caro al Tenerife (0-0)

Los blanquiazules empatan con el Cartagena y lamenta la dura lesión de Gio Zarfino, que en el minuto 90 sufre una fractura

Tenerife y Cartagena empataron a cero en un soporífero duelo típico de Segunda División. Pero cualquier análisis de este partido queda al margen por la dura lesión sufrida por Gio Zarfino en el minuto 90. El centrocampista del Extremadura sufrió una fractura en una mala caída y, a falta de más detalles, se perderá lo que resta de temporada. Los gestos de dolor y lamentos del charrúa hicieron presagiar lo peor desde el principio. Fue su entrenador, Luis Miguel Ramis, el que confirmó tras el duelo que existe una rotura. De esta manera, el punto sumado en Cartagonova le sale muy caro al Tenerife.

Ramis sorprendió con un once inicial extraño, completamente distinto a lo que viene siendo habitual. Es verdad que las bajas condicionaban sus decisiones, pero sus soluciones extrañaron. Para empezar, en la defensa colocó a Kakabadze en el lateral zurdo, a pesar de tener disponible a Pomares. Moore se mantuvo en la derecha. En el medio sí que hubo novedades y Sergio González acompañó a Javi Alonso para suplir la ausencia de Aitor Sanz. A partir de ahí, volvieron las novedades.

Germán Valera, Samuel Shashoua, Valentín Vada y Fran Sol formaron el ataque blanquiazul. Vada por la izquierda, Sam en el medio y Valera por la derecha, manteniendo a Sol como punta de lanza.

A pesar de poner todo este torrente ofensiva en liza desde el principio, el Tenerife no pudo superar el empate inicial a pesar de jugar una primera parte entretenida frente al Cartagena. El cuadro murciano supo aguantar las embestidas insulares, que fueron especialmente intensas durante el primer cuarto de hora.

No se puede decir que ni el Tenerife ni su rival controlasen el partido. Es más, en muchas ocasiones se convirtió en un correcalles que provocaba la pérdida de identidad del equipo de Ramis. Quizás con la aparición de los jugones sobre el campo, el colectivo perdió equilibrio y presión arriba.

A pesar de todo, los blanquiazules tuvieron oportunidades para abrir el marcador. Por ejemplo, Sam disparó cerca de la escuadra rival a los 12 minutos de partido. Nuevamente el inglés probó fortuna una vez superada la media hora de juego, pero el portero local evitó el 0-1. Shashoua fue el atacante más activo de la punta de lanza tinerfeñista. En el otro bando, Elady fue también el más insistente, pero Dani Hernández se mostró como un muro infranqueable.

Lesión grave de Gio Zarfino

Durante la segunda parte sucedió más bien poco. Tenerife y Cartagena parece que se conformaron con el punto desde el inicio y las ocasiones de gol brillaron por su ausencia.

El planteamiento valiente de Ramis se quedó en la caseta tras el primer acto. El equipo perdió el rumbo y se ubicó mal en el campo, mientras que el Cartagena no da para mucho, como demuestra su lugar en la tabla.
Ramis lo intentó de todas las maneras posibles mediante los cambios. En el 64 entró Nono por Valera; en el 75 Apeh, Alberto y Zarfino, por Sam, Javi Alonso y Fran Sol; mientras que la última entrada al campo fue la de Joselu por Sergio González, que se lesionó en el minuto 81.

De esta segunda mitad, las ocasiones quedaron repartidas. Avisó Azeez en el 61 rematando un balón suelto que quedó en la frontal del área blanquiazul. Para el Tenerife Sipcic remató de cabeza un balón que acabó desviando a córner el portero Marc Martínez.

Lo peor de todo el partido fue la dura lesión de Gio Zarfino, quien puede padecer una lesión grave en el tobillo. En una mala caída, cuando el partido ya casi tocaba a su fin, el charrúa cayó con todo el peso en su pierna y de inmediato sus gritos y lamentos de dolor hicieron presagiar que algo de importancia puede padecer el jugador del Extremadura. Encima, para colmo de males, cuando se llevaban al jugador, la camilla se rompió y el jugador se cayó al suelo.

Así acabó un partido en el que Tenerife y Cartagena empataron a cero, un resultado que parece justo.