santa cruz

Unas 4.700 personas pasaron por el Rastro de Santa Cruz en la reapertura

La presidente de la Asociación de Vendedores del mercadillo, Carmen Tejera, califica de “éxito” el primer domingo de venta tras un año cerrado
REAPERTURA RASTRO SANTA CRUZ 180421 1
El Rastro de Santa Cruz de Tenerife volvió a abrir este domingo 18 de abril en una nueva ubicación. / Sergio Méndez

Había ganas de normalidad, y nada más normal un domingo en Santa Cruz que el Rastro. De ahí, que, ayer, después de más de un año cerrado, las colas se sucedieran desde temprano para acceder a la nueva ubicación de este mercadillo en el que unos 200 comerciantes, de los más de 400 que tiene el Rastro volvieron a la normalidad. Según los datos del Ayuntamiento de Santa Cruz, a lo largo de la jornada, teniendo en cuanta que se abrió al público a las 9.00 de la mañana y se cerró a las 15.00 horas, pasaron por la instalación 4.745 personas. Una cifra tan exacta es posible gracias a los controladores de acceso al recinto ubicado junto a la avenida Marítima, donde cada vez que se completaba el aforo, se paraba la entrada de gente, que se reanudaba en cuanto salía usuarios del mismo recinto.

“Estoy muy contenta. Reconozco que tenía un poco de miedo por la reacción de los comerciantes, también de la gente, por ver si se adaptaban a la nueva situación, y todo salió muy bien”, defendía ayer la presidenta de la Asociación de Vendedores del Rastro, Carmen Tejera. Para la presidenta fue todo un “éxito” esta primera jornada. “Todos estábamos muy preocupados después de más de un año sin poder abrir los puestos, pero el proceso administrativo ha sido muy largo y complejo para llegar hasta aquí. Y viendo la respuesta de la gente podemos estar tranquilos”, añadió.

Aunque los puestos autorizados son 384, ayer poco más de 200 se animaron a abrir. “Había algunos vendedores que no estaban del todo seguros y han preferido esperar a ve cómo era esta primera jornada, y ya me han dicho que el domingo estarán seguro” comentó Tejera.

En cuanto a las medidas de seguridad, “es cierto que hubo que hacer colas en distintos momentos pero porque el aforo se completaba, que fue casi todo el tiempo, por eso era importante contar con controladores de accesos que se encargaban de verificar en todo momento cuánta gente se movía dentro del Rastro. Un control que también se hizo en la zona de alimentación, que está separada del resto de puestos, donde solo se permiten 30 personas”, añadió la presidenta de la Asociación de Vendedores del Rastro. Admite Tejera que también hubo protestas de la gente, pero no por la seguridad, sino porque “este Rastro no es el que era”. “Yo les decía que, por supuesto, ni este Rastro ni ninguna otra cosa volverá a ser igual”, para añadir que, “ningún centro comercial tiene las medidas de seguridad que hemos puesto nosotros”.

Tejera confía en que un par de meses, cuando la situación se normalice con un mayor número de población vacunada puedan volver a su antigua ubicación. “Nosotros no renunciamos a estar junto a la Recova; a ellos les viene bien y a nosotros también”. En cuanto a la dimensión actual del Rastro, detalló que “de los más de 600 puestos que había, ahora somos 430 con licencia, porque unos 200 no renovaron en forma el permiso. A esto hay que unir unos 150 que se ponían sin permiso. En un futuro se irán adjudicando puestos a medida que se vayan quedando libres”.

TE RECOMENDAMOS