arona

El frenazo a las obras en marcha provoca otro encontronazo en Arona

“¿Con qué cara se lo van a explicar a los vecinos?”, pregunta el Gobierno local a la oposición y a los ediles del PSOE contrarios a Mena; estos insisten en que “la prioridad son las personas”
En el Pleno del pasado jueves, celebrado en Cabo Blanco, se volvieron a vivir momentos de tensión. DA

La paralización de obras ya adjudicadas, algunas de ellas en marcha, en diferentes núcleos de Arona, después de que varios concejales socialistas críticos con el alcalde, los ediles de CC, PP, CxA, Sí Podemos Arona y el concejal no adscrito Luis García dejaran fuera de las modificaciones de crédito en el Pleno del jueves los proyectos en marcha para aumentar la inversión en servicios sociales, ha propiciado un nuevo encontronazo en el Ayuntamiento y ha envenenado aún más el ambiente entre el grupo socialista.


Veinticuatro horas después del Pleno de Cabo Blanco, el alcalde aronero, José Julián Mena, calificó de “incomprensible” que “partidos y concejales que han reclamado esas obras, que se han hecho fotos y videos, hayan votado en contra”, lo que consideró una “irresponsabilidad” por cuanto “exponen al municipio a indemnizaciones millonarias”. “Frente a esa política de la paralización, la venganza y los ataques trabajaremos duro para concluir esas obras”, anunció el regidor.


Al grupo de Gobierno le ha dolido especialmente el frenazo que sufrirán obras como la cubierta del pabellón de Las Galletas, el Centro Cívico de esta localidad, el parque de Las Rosas, el Centro Cultural de Buzanada o la urbanización de la zona deportiva de Valle San Lorenzo. El portavoz municipal, Leopoldo Díaz, tampoco se mordió la lengua. “¿Cómo se lo van a explicar a los vecinos? ¿Con qué cara? Han tenido un mes para hacer propuestas y no han hecho ni una. Lo único que les preocupa y obsesiona es que las obras las impulse Mena. Les da miedo”, argumentó.


CC, PP, CxA, Sí Podemos Arona y los concejales críticos con Mena (excepto José Luis Gómez y Pura Martín, que se ausentaron durante la votación) se desmarcaron de la intención del grupo de Gobierno de destinar más de ocho millones de euros a terminar una decena de construcciones en el municipio, asegurando que “en este momento, lo primero son las personas, y tenemos que garantizar que ni un solo aronero deje de tener cubiertas sus necesidades básicas”. Sobre las obras, señalaron que las partidas “deben ser consensuadas con todos los grupos en función de las necesidades sociales”.


La edil socialista Dácil León reprochó ayer al alcalde “falta de talante” y “nula disposición” para consensuar el uso del remanente del presupuesto y pidió “atender urgentemente las necesidades esenciales de los vecinos”, mientras que CC indicó que “las personas son lo más importante” y destacó los 3,4 millones que recibirán los servicios sociales.

TE RECOMENDAMOS