sanidad

El sector de la hostelería alaba el paso de Tenerife a la fase 2

Los empresarios se muestran satisfechos por poder abrir el interior de los locales después de mes y medio cerrados y esperan que esta decisión sea definitiva y no se vuelva atrás
Imagen del interior de un local, ayer. DA


Como no podía ser de otra manera, el sector de la hostelería de la Provincia tinerfeña ha acogido con gran satisfacción el paso de Tenerife a la fase 2, algo que permite a los bares y restaurantes abrir su interior. Los empresarios esperaban que, al igual que Gran Canaria, Tenerife pasara a nivel 2 el pasado jueves, pero el Gobierno decidió posponer esta decisión hasta el martes. Esto enfadó bastante a un sector que esperaba abrir en un fin de semana (el pasado) en el que se celebraba el Día de la Madre y el Día de la Cruz en algunos municipios tinerfeños.

El problema es que muchos locales han permanecido cerrados durante mes y medio (el tiempo que Tenerife ha estado en nivel 3), puesto que no disponen de terraza exterior y no han tenido posibilidad de disponer de ella.


El presidente de Fauca, Abbas Moujir, calificó de “muy buena noticia” la posibilidad de abrir los interiores de los locales, “sobre todo después de haber perdido el Día de la Madre y el puente de mayo en algunos municipios. Lo que esperamos”, prosiguió, “es que esta decisión se mantenga ya en el tiempo y no volvamos atrás”. Y es que la imposibilidad de no abrir los comedores interiores tenía una influencia directa en el sector, ya que se encuentra con el turno de cenas reducido junto a la prohibición de servir bebidas y comidas en el interior.

Para Moujir, en lo que hay que trabajar es “en la responsabilidad individual”, porque “está demostrado que no es en la restauración donde se produce la mayor parte de los contagios”. Señaló que todo el sector ha hecho un esfuerzo “importantísimo” en cumplir con las normas higiénico-sanitarias y que es en otros lugares, como fiestas ilegales, donde “no se cumple la normativa”. “No me queda claro que la eficacia del toque de queda justifique el impacto socioeconómico que se sufre”, dijo. Y recordó que el problema son los incumplimientos. “Más que aumentar las medidas debemos mejorar la ejecución y la vigilancia. Debemos forzar su cumplimiento y no apretar más allá de lo que es eficaz”, concluyó.


Ya el rector de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Lluis Serra Majem, criticó en sus redes sociales algunas de las prohibiciones que estaban en vigor para combatir la pandemia, como no dejar a los restaurantes servir en su interior, mientras algunas aerolíneas sirven comida y bebida a los pasajeros. “Sin distancia de seguridad entre pasajeros y comensales. En fase 3 cuando los interiores de los restaurantes están cerrados. Es un absurdo mayúsculo”, afirmó el catedrático en Medicina Preventiva y Salud Pública y asesor del Gobierno.

“Se podría ser un poco más laxo con las medidas. Me sabe mal por la gente que cumple y que por unos cuantos tengan que cerrar sus negocios. Lo cierto es que la repercusión de cerrar dentro y abrir fuera, o de cerrar a las 22.00 o las 23.00 horas, es nula en los contagios, por ahora. Lo que sabemos a ciencia cierta es que si cerramos todo, en cinco semanas ponemos el reloj de contagios a cero, pero cuando reabrimos vuelven a aumentar. Estamos viendo que en función de las variables, la situación en Canarias se puede controlar aplicando medidas del nivel 2 o 3”, indicó.


El secretario general de la Confederación Provincial de Empresarios de Santa Cruz de Tenerife (CEOE-Tenerife), Pedro Alfonso, acogió muy satisfactoriamente esta decisión del Gobierno y, al igual que Moujir, esperó que esta “medida se mantenga en el tiempo”. “Este es el camino y esperamos que nadie piense en volver a cerrar la hostelería, que ha hecho un gran esfuerzo en cumplir todas las normas higiénico sanitarias”, dijo.

Alfonso insistió en que no está “contrastado” de ningún modo que los centros de restauración sean un “foco de contagio”, como ha demostrado el hecho de que los locales han estado mucho tiempo cerrados al público y los contagios y niveles se han mantenido. “Tal vez hay que empezar a pensar en que los contagios se producen en otro tipo de reuniones que se celebran en locales no reglados y no controlados”, destacó.
Por otro lado, la importancia de esta noticia también viene dada no solo por la “viabilidad de las empresas”, sino porque ha quedado demostrado la importancia de “las cadenas de valor” en la hostelería. “No debemos olvidar”, recordó Alfonso, “que la agricultura, la pesca, la importación de productos o la inversión en mobiliario se suministra por empresas de aquí y genera actividad económica y empleo. Por eso es importante que esas cadenas de valor se mantengan, porque una vez que el sector hotelero ha dejado de consumir por falta de clientes por la pandemia, la otra opción que queda es el mercado local. Si no hay turistas, no se puede parar la economía local, pues entonces sí que se genera un conflicto gravísimo que se ve en los datos del paro y de los ERTE que todavía no se han recuperado”.


En opinión del secretario general de la patronal tinerfeña, “esta es la línea que hay que seguir para llegar a la senda de la recuperación”. En este sentido, abogó por “no dar ni un paso atrás” y que poco a poco el control de la actividad sanitaria se pueda consolidar con la aceleración de la vacunación”. “Esperemos”, continuó, “que todo esto que hemos pasado en 2020 y 2021 se quede para estudiar en los libros de historia”.


Alfonso recordó que durante toda esta crisis (hasta marzo de este año) Canarias ha perdido casi 12.000 millones y que las ayudas, “que espero lleguen pronto”, suponen a penas el 10% de lo perdido (1.200 millones), “por lo que la recuperación tendrá que venir a través de la actividad económica y de las cotizaciones del empleo”.

TE RECOMENDAMOS