política

La Junta de control de RTVC explotó ayer antes de nacer

La lista presentada no obtuvo la mayoría absoluta tras la abstención socialista y el rechazo de Sí Podemos Canarias y NC, pese a que ASG votó junto a la oposición, donde hubo fugas
Casimiro Curbelo, que votó ayer lo mismo que la oposición, conversa en los pasillos con la líder de los populares canarios, Australia Navarro. Sergio Méndez

El estruendo que se oyó ayer a media mañana desde el edificio que el Parlamento canario está rehabilitando frente a su sede bien pudo haber sido una señal cósmica de lo que iba a pasar en la segunda votación a la Junta de Control de RTVC y a la dirección general del ente público. Pero nadie se atrevía a dar un pronóstico cerrado: el voto secreto en urna está lleno de deseos insatisfechos que se materializan sin la vigilancia del aparato del partido. Si en la votación del martes era necesario el apoyo de una mayoría reforzada de 42 diputados, ayer valía con sacar una mayoría absoluta de 36. Pero nada: la abstención del PSOE y el voto negativo de Sí Podemos Canarias y Nueva Canarias tumbaron a la Junta antes de nacer, a pesar de que la Agrupación Socialista Gomera votó junto a la oposición. Hubo varias fugas misteriosas. El Parlamento decidió luego no votar la candidatura a la dirección de Francisco Moreno, que seguirá de administrador único.

Desde el PSOE, su vicesecretaria de Acción Política y presidenta del Grupo parlamentario, Nira Fierro, acusaba a CC y PP del “bloqueo de los órganos de la Radiotelevisión canaria”. Los socialistas habían acordado en su Ejecutiva regional del pasado lunes exigir a la oposición un acuerdo para que el candidato a la dirección general de la Radiotelevisión canaria, Francisco Moreno, obtuviera, al menos, el mismo nivel de respaldo parlamentario que la Junta de control. Al no haber conseguido ese compromiso, decidieron abstenerse. Según Fierro, no hay “justificación alguna” para que los mismos que apoyaron a Moreno como administrador único de RTVC, no lo hagan ahora. “No lo entendemos”, afirmó, al mismo tiempo que ofrecía “la mano tendida” del PSOE para reanudar las negociaciones.


En el lado opuesto, el portavoz de Coalición Canaria, José Miguel Barragán, afirmaba que “hay que tener mucha caradura” para culpar de la situación a CC y PP. “Estamos en la oposición y ellos [los partidos del Gobierno] tienen 36 votos para sacar adelante la Junta y el director general”. Barragán acusó al presidente Ángel Víctor Torres de no querer “buscar una solución”. Y le recordó que no había apoyado a una Junta que incluía a dos candidatos propuestos por el PSOE, a los que, según él, han “utilizado como trapos”. “Ángel Víctor Torres, como secretario general [del PSOE canario], no es una persona de fiar”, afirmó, acusándolo de plegarse a “intereses empresariales” y no a los de la Radiotelevisión pública.


Desde el PSOE, sin embargo, consideran que CC y PP se han negado a apoyar a Moreno con la intención de desgastar al Gobierno. Según los socialistas, CC apostó por el choque de trenes porque sabía que la Agrupación Socialista Gomera iba a votar afirmativamente a la Junta de Control, como ya hicieron el martes en primera votación. Los 20 diputados de CC, los 10 del PP -faltó uno-, los tres de ASG, los dos de Ciudadanos -que ayer cambió de la abstención al sí- y la diputada no adscrita, Sandra Domínguez, sumaban los 36 votos de una mayoría absoluta que habrían dado una imagen de extrema debilidad en el Gobierno y la posibilidad de una mayoría alternativa al actual Ejecutivo.


La realidad, sin embargo, es imprevisible: en lugar de 36, la Junta de Control sacó solo 33 votos. Hubo dos noes de origen misterioso que se sumaron a los ocho de Nueva Canarias y Sí Podemos Canarias. Y una abstención que se añadió a las 25 del grupo socialista. Este periódico se ha puesto en contacto con la diputada Sandra Domínguez, que en su día abandonó Nueva Canarias para comprobar si la abstención había sido suya, pero ha declinado revelar el sentido de su voto.


Ahora habrá que ver cómo se recomponen las cosas. En la Agrupación Socialista Gomera estaban ayer bastante descontentos. En Sí Podemos Canarias, sin embargo, se mostraban satisfechos y revindicaban su labor de fontanería parlamentaria para convencer al PSOE, donde había algún diputado que el día anterior daba por sentado que la Junta de Control finalmente saldría adelante, aunque fuera prestando unos pocos votos socialistas para que se aprobara por la mínima y no se desluciera luego la elección de Moreno como director general.


Sí Podemos Canarias vincula la falta de consenso final para la Junta de Control a la presencia en la lista del periodista Francisco Pomares, propuesto por CC. “También entre los propios nacionalistas”, comentan. Y reivindican que fueron los únicos que votaron en contra de su candidatura en la Comisión de control de RTVC, donde se examinaba la idoneidad de los candidatos. Ese mismo día se publicó en DIARIO DE AVISOS que Pomares había presentado hace años dos certificados supuestamente falsificados para optar a una plaza de profesor en la Universidad de La Laguna.


“Esto es una democracia y cada uno vota lo que considera oportuno”, afirmaba ayer Luis Campos, portavoz de Nueva Canarias. “No pueden pretender que nosotros apoyemos a una Junta donde hay candidatos que van a romper”, indicaba en referencia a Pomares. En estas últimas semanas, Nueva Canarias y Sí Podemos Canarias solicitaron a la Mesa del Parlamento que la lista no tuviera que votarse al completo y pudieran seleccionarse individualmente los candidatos. La Mesa rechazó la propuesta tras un informe contrario de los Servicios Jurídicos. Ahora, habrá que empezar de nuevo todo el proceso de negociación. Con la espadas en alto y muchos problemas pendientes en la Radiotelevisión pública.

TE RECOMENDAMOS