santa cruz

Santa Cruz acoge 15 cuerpos de migrantes de la tragedia herreña

Un día después del enterramiento de nueve de ellos en Igueste de Candelaria, ayer se procedió a la inhumación del resto, con el mismo silencio y protocolo, en Santa Lastenia
Al contrario de lo que ocurrió en Candelaria, en Santa Lastenia se enterraron cerca de la tierra. Fran Pallero

Con el mismo protocolo lento del utilizado el viernes en Igueste de Candelaria, ayer se procedió en el cementerio capitalino de Santa Lastenia al enterramiento de los 15 cuerpos de los migrantes fallecidos que restaban de los 24 encontrados el pasado 26 de abril en un cayuco a la deriva al sur de la isla de El Hierro.

De esta manera, el área de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, al igual que hizo el Ayuntamiento de Candelaria, procedió a ejecutar el ofrecimiento que le hizo a la Viceconsejería de Justicia del Gobierno autonómico, cuando se supo que Arona no tenía disponibilidad de sitio para los 24 cadáveres.
La normativa vigente establece que es el municipio que recibe los cuerpos el que debe darles sepultura. Los migrantes subsaharianos fueron rescatados en alta mar y traídos dos días después al muelle de Los Cristianos y de allí trasladados al Instituto de Medicina Legal, donde han estado nada menos que tres semanas hasta que el juzgado ordenó su inhumación.

El concejal del área, Guillermo Díaz Guerra, apuntó que el Consistorio capitalino trasladó su intención de colaborar en “sintonía y coordinación con el gobierno autonómico”.

El edil adelantó que “se han enterrado muy cerca de la tierra, dado que se desconoce la religión de los fallecidos, bajo la presunción de que en su mayoría fueran musulmanes”, todo lo contrario de lo que ocurrió en Igueste de Candelaria, donde los nueve féretros fueron instalados en nichos en alturas, todos en filas y con una rosa en cada uno de ellos y una corona de la Cruz Roja, al igual que ocurrió ayer en Santa Lastenia.

La decisión del enterramiento se había pospuesto para preservar los derechos de los posibles familiares de los fallecidos a reclamarlos, hasta que el miércoles el Juzgado número 2 de Arona ordenó que los 24 cadáveres que permanecían en el IML fueran finalmente enterrados.

TE RECOMENDAMOS