violencia de género

Dos nuevos hallazgos del Ángeles Alvariño confirmarían la principal hipótesis sobre Gimeno

Creen que utilizó las dos botellas de buceo individuales para provocarse la denominada "muerte dulce"
Mantienen la esperanza de que se encuentren más indicios sobre Anna y Tomás.
Mantienen la esperanza de que se encuentren más indicios sobre Anna y Tomás.

El buque oceanográfico Ángeles Alvariño localizó durante la búsqueda de Anna y Tomás Gimeno dos botellas de buceo a unos 1.500 metros de profundidad que, según ha identificado la Guardia Civil por número de serie, así como lugar de compra, pertenecían al padre de las niñas, buscado internacionalmente por el doble infanticidio, tal y como ha adelantado este jueves El Programa de Ana Rosa.

Se confirmaría así una de las principales hipótesis que barajan los investigadores con respecto al paradero del hombre: creen que utilizó las dos botellas de buceo individuales para provocarse la denominada “muerte dulce” mediante la inhalación de oxígeno puro hasta perder la conciencia. Asimismo, Gimeno se habría lanzado al mar con un cinturón de lastre para permanecer en el fondo.

La embarcación, que está equipada con un sonar de barrido lateral y un robot no tripulado con capacidad de operar hasta los 2.000 metros de profundidad, localizó y recuperó el cadáver de la mayor de las niñas, Olivia.

Ahora, su madre, Beatriz Zimmermann, quiere organizar un funeral público, que aún no se ha podido llevar a cabo por la autopsia practicada en el cuerpo, con el objetivo de agradecer a la población su colaboración y cariño depositado en el caso de violencia de género.

TE RECOMENDAMOS