búsqueda de anna y olivia

La Guardia Civil cree que Gimeno se lanzó al mar con 8 kilos de plomo

La familia de las niñas cree que el hallazgo de los objetos es parte de la "puesta en escena" del padre y pide seguir buscando a las pequeñas
Se halló a la deriva frente al puertito de Güímar un barco vacío propiedad del desaparecido. | Sergio Méndez

El buque oceanográfico Ángeles Alvariño encontró el pasado lunes una botella de oxígeno y un edredón a 1.000 metros de profundidad en la costa de Güímar, donde precisamente apareció la embarcación de Tomás Gimeno, el padre de las pequeñas Anna y Olivia desaparecidas en Tenerife, a la deriva.

Un hallazgo que ha reforzado la hipótesis por parte de los investigadores de que esos objetos se emplearon para depositar bultos en el fondo marino, según recoge este jueves el diario Canarias7. “La idea es que usó un peso de unos 8 kilos para arrastrar algo”, aseguran.

La principal teoría que baraja la Guardia Civil es que el progenitor preparó varios lastres para lanzar al fondo del mar a sus hijas y después él. Su primera actuación habría ocurrido entre las 21.30 y las 23.30 horas. Posteriormente, habría regresado al Puerto, tal y como quedó registrado en las llamadas por parte de la madre de las menores.

Fue sobre las 1.30 horas cuando Beatriz logró hablar con Tomás en una conversación en la que este aseguró que se iría lejos con las niñas. Por ello, la Guardia Civil cree que el tinerfeño se lanzó al mar con 8 kilos de plomo, explicando así que su teléfono móvil se apagara súbitamente en el mar.

Por su parte, el portavoz de la familia de Anna y Olivia, que además es presidente de la asociación SOS Desaparecidos, declaró ayer a los medios que el hallazgo de los objetos es parte de la “puesta en escena” de Tomás. “Para nada nos hace pensar en el peor de los escenarios, sino que nos reafirma en que tenemos que seguir buscando a las niñas con su padre”, agregó.

TE RECOMENDAMOS