crisis coronavirus

Sanidad admite no haber cambiado los protocolos en Tenerife pese a sus datos

El director general de Salud Pública reconoció ayer que se aplica el mismo sistema de rastreo que en Gran Canaria, aunque desde Navidad se hablaba de circunstancias diferentes en una isla y en otra
El consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, Blas Trujillo | SERGIO MÉNDEZ

Tenerife pasará el sábado a nivel 3 de alerta epidemiológica. Las peores previsiones de las autoridades de la Isla se cumplieron ayer con la decisión del Consejo de Gobierno autonómico, y sectores como la hostelería y la restauración padecerán, de nuevo, las restricciones que trae consigo dicha condición de alarma, como el cierre de los comedores interiores o la limitación de las terrazas a la mitad del aforo habitual. Se trata de las consecuencias de liderar las cifras de contagios del Archipiélago, habiendo sumado en las últimas 24 horas el 76% de los positivos en COVID registrados en la Comunidad.

No obstante, continúan en el punto de mira los protocolos aplicados por la Consejería de Sanidad, que dirige Blas Trujillo. De hecho, ayer el director general de Salud Pública, José Juan Alemán, llegó a reconocer que se sigue poniendo en práctica el mismo método de rastreo en las dos islas capitalinas, a pesar de que el propio Departamento reconocía hace meses, desde Navidad, que las circunstancias de un territorio y otro eran distintas.

En concreto, se esgrimía que Gran Canaria concentraba a la mayor parte de su población en la capital, lo que favorecía al rastreo, mientras que Tenerife tenía varios núcleos de habitantes dispersos. Aun así, el Ejecutivo no cambió su estrategia para atajar el virus, según admitieron sus responsables públicamente.

En la misma jornada, Santa Cruz de Tenerife se erigía como la ciudad más golpeada por la crisis sanitaria de toda España, con una incidencia acumulada (IA, casos por cada 100.000 habitantes detectados en los últimos 14 días) de 433, de acuerdo con los datos recabados por elDiario.es.

En este sentido, y como respuesta a las afirmaciones de Blas Trujillo y José Juan Alemán, el alcalde de la capital tinerfeña, José Manuel Bermúdez, apuntaba al flujo de personas que pasan por el término municipal cada día (“entran 25.000 vehículos y es origen o destino de más de 100.000 personas que usan el tranvía o guaguas) como razón por la que los contagios se han disparado. Además, defendía las medidas que se han adoptado desde el Ayuntamiento, como el cierre de espacios públicos.

Asimismo, el nacionalista anunciaba que ha puesto a disposición de las asociaciones hosteleras los servicios jurídicos de la Corporación, a fin de que se puedan valer de los mismos para interponer una demanda contra el Gobierno si lo estiman.

TE RECOMENDAMOS