Proyecto Microplásticos Fundación Diario de Avisos

¡SOS, tortugas marinas en peligro!

La Fundación DIARIO DE AVISOS, con la colaboración de Fundación Cepsa, lanza una campaña de divulgación y sensibilización sobre la situación que sufren las tortugas en el medio marino, seriamente amenazadas por la contaminación de los océanos por plásticos

El Centro de Recuperación de Fauna Silvestre (CRFS) del Cabildo recibe los ejemplares de animales accidentados que son recogidos por los ciudadanos y por diferentes organismos públicos, como los cuerpos policiales, así como por otro tipo de entidades colaboradoras, como clubes de buceo, muelles deportivos y cofradías de pescadores. Cada año el centro recoge y atiende de urgencia a decenas de tortugas afectadas por los desechos materiales procedentes de la acción humana.
SOS Tortugas Marinas es una acción promovida desde la Fundación DIARIO DE AVISOS con la colaboración especial de Fundación Cepsa, dentro del marco del proyecto El Impacto de los Microplásticos en el Ecosistema de los Fondos Marinos de Canarias. Con esta iniciativa se persigue trasladar a la sociedad la realidad de una situación que se considera de emergencia, tanto por la contaminación existente en el medio marino, como por sus efectos nocivos sobre la biodiversidad, como es el caso de las tortugas marinas. Para lograrlo se dará difusión a varios reportajes, que podrán visualizarse en todas las plataformas de DIARIO DE AVISOS, y en el microsite del proyecto https://fundaciondiariodeavisos.com/microplasticos/.
Además, se llevará a cabo un sorteo de tres invitaciones para dos personas para formar parte de la jornada de liberación de tortugas que se llevará a cabo el 29 de este mes, en Tenerife. Los ganadores vivirán la experiencia de devolver a su medio natural a varios ejemplares de tortugas marinas que han sido rescatadas en las costas de Tenerife y que han sido rehabilitadas en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre La Tahonilla.
Al llegar la tortuga al centro, el veterinario Alejandro Suárez y la técnica Carmen Méndez la trasladan a la sala para su primera inspección. Tras un análisis exhaustivo y pruebas diagnósticas, como una radiografía o un análisis de sangre, comienza su cura.


Según Suárez, la mayor parte de las tortugas llegan al centro “por haber ingerido una gran cantidad de plásticos, por tener estranguladas sus extremidades por redes o por tener un anzuelo en su boca”. Tras la valoración, “se le pone la medicación idónea y se pasa a la sala de observación donde pasará unos días”. Este tipo de especies suelen pasar entre tres y seis meses en el centro “para luego ser sueltas en su hábitat”.
Para Carmen, la educación es “hacer que las personas tomen conciencia de lo que realmente sucede en el medio marino y terrestre,” y que con un simple gesto, como “no tirar una lata de refresco en la playa”, ya es un avance. A su vez, José Alberto Delgado, responsable de Biodiversidad del Cabildo de Tenerife, pone en énfasis el gran desarrollo que ha sufrido el terreno en zonas donde habitan especies a las que hay que proteger, y que la mano del hombre tiene un efecto negativo siendo víctimas de “nuestras irresponsabilidades”.
En la misma línea, la responsable de la Fundación Cepsa en Canarias, Belén Machado, añade: “Entendemos que la conciencia colectiva es el primer paso para lograr la verdadera sostenibilidad, y es preciso que tomemos conciencia de la realidad del medio marino y que ayudemos a preservar el lugar donde vivimos”.
Ya es sabido que la contaminación generada por el ser humano, la destrucción de hábitats y la interacción con el medio marino constituyen algunas de las amenazas más frecuentes para la supervivencia de los animales marinos. Priscila González, directora de proyectos de la Fundación DIARIO DE AVISOS, señala que la iniciativa SOS Tortugas Marinas tiene como finalidad “divulgar la situación actual que sufre esta especie en Canarias y en muchas otras zonas del planeta, al mismo tiempo que sensibilizar a la sociedad de la grave problemática de la contaminación por causa de la mano del ser humano, de las malas prácticas y de la falta de acciones sostenibles, ya que a fin de cuentas nuestros mares y océanos son fuente de vida tanto para los animales como para las personas”.
En caso de que los ciudadanos se encuentren algún animal herido, se recomienda que se pongan en contacto con el 1-1-2.