santa cruz

“Todos me decían que estaba loco por emprender ahora con este tipo de negocio”

Pedro Jiménez se encontraba en paro y, tras una experiencia de 25 años en la hostelería, decidió arriesgarse e iniciar su propio negocio en el mismo sector: “Confié en mí”
Cafetería Havana en Santa Cruz de Tenerife
La cafetería se localiza en pleno centro de Santa Cruz de Tenerife. Sergio Méndez

Para muchos, emprender en época de crisis es una oportunidad. Pedro Jiménez, de 52 años, lo hizo en febrero de 2020. Trabajando toda su vida en la hostelería, unos 25 años, decidió coger la cafetería Havana situada en la calle Callao de Lima, 54, en Santa Cruz de Tenerife. “Todos me decían que estaba loco por emprender con este tipo de negocio, por la situación que se estaba viviendo y porque realmente no se sabía cuánto iba a durar, pero siempre confié en mí”. Emprender consiste también en tener cierta capacidad para gestionar y negociar, tener habilidades técnicas y financieras, y, por supuesto, una idea, como la de Pedro, con la que está más que satisfecho.

Su propio jefe

Es difícil predecir qué negocio puede o no ser rentable estando inmersos en una crisis, no solo sanitaria, sino también económica, que nos cogió por sorpresa a todos. Jiménez conocía el sector en el que emprendió a la perfección, de ahí que se lanzase a ser su propio jefe.

En pleno confinamiento, donde todos teníamos que acatar un estado de alarma, Pedro no dudó en seguir hacia adelante: “Estaba parado y confinado en casa. Tras analizar la situación, me di cuenta de que era el momento de emprender mi negocio”. Y así lo hizo sin ningún tipo de inquietud. Su principal reto era que las personas fuesen a su local y lo ha hecho posible gracias “al trabajo diario y constante; no he parado”.

Siempre que hay un cambio social y económico muchos aprovechan la oportunidad para renacer y ser más creativos que nunca. “Tuve la suerte de que los dueños del local apostaron por mí desde el primer momento”. Pedro reformó la estancia, compró maquinaria nueva y buscó a los empleados.

Lo que lo hace especial es “la cercanía, el trato amable y los buenos precios”. Pese a estar al corriente de los inconvenientes, “decae el consumo, las ayudas son escasas y, además, se suma la incertidumbre”, afirma Jiménez, “pero mi negocio funciona bien”.

Tiempos convulsos y oportunidades

Para aquellos que emprenden en tiempos convulsos, como es el caso de Pedro, las oportunidades reales de éxito se duplican. Las crisis son momentos de corta duración y los expertos creen que son fuentes de necesidades.

A pesar de que Pedro tenía un bagaje de más de 25 años, tuvo que solicitar asesoramiento y lo hizo en la Sociedad de Desarrollo: “Me asesoraron en todo momento acerca de los pasos que debía seguir. Acudí a ellos porque me hablaron de su buena gestión”. Sin embargo, no duda en decir -como la mayoría las personas emprendedoras- que las administraciones privadas y públicas “deberían de ayudar y no poner tantos obstáculos burocráticos”. “En el momento en el que yo abrí, todo estaba cerrado, y eran trabas”.

Las ventajas y desventajas siempre están latentes. Un aspecto positivo era “que eres tú quien marcas tus pasos y tus ideas las puedes plasmar”, y el opuesto -lo negativo- el “tener mucha responsabilidad y menos tiempo libre”.

Para todas las personas que inician una actividad empresarial, los consejos por parte de familiares y amigos son diversos: ¿estás seguro?, ¿y si pierdes todo el dinero? o ¿si no sale bien? Estas frases lo que provocan son más inseguridades, pero Pedro se los dejó bien claro: “Confío en mí”. Y tanto es así, que tiene tatuado en su piel “si te caes por tus problemas, levántate por tus sueños”, frase que lo anima cada día. Pedro y su equipo nos ofrecen al llegar a su cafetería “amplitud, luminosidad, limpieza y amabilidad, y, por supuesto, variedad en la cocina”.

Convenio entre la Sociedad de Desarrollo de Santa Cruz y Microbank

La Sociedad de Desarrollo de Santa Cruz y Microbank han firmado un convenio para facilitar la financiación de proyectos empresariales a través de microcréditos sociales. El consejero delegado de la entidad capitalina, Alfonso Cabello; el presidente de MicroBank, Juan Carlos Gallego, y el director territorial de CaixaBank en Canarias, Juan Ramón Fuertes, suscribieron un acuerdo que establece una línea de financiación de 1 millón de euros anuales para potenciar el autoempleo e incentivar la actividad emprendedora. Cabello explicó que “con este convenio también se favorecerá la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, nuevos residentes, personas con discapacidad y con especial atención a los colectivos en situación de vulnerabilidad, y se financiará la creación o ampliación de microempresas, negocios de autónomos y proyectos de autoempleo con el objetivo de contribuir al desarrollo del tejido productivo y al progreso social”. Las personas beneficiarias serán profesionales autónomos y microempresas con menos de diez trabajadores y una facturación anual inferior a dos millones de euros. Los solicitantes podrán optar a microcréditos por un importe máximo de 25.000 euros, y deberán tener un plan de empresa y el informe favorable de la Sociedad de Desarrollo.

TE RECOMENDAMOS