La Lucha Canaria retomará la competición a partir de octubre adaptándose a las medidas sanitarias

La temporada arrancará en septiembre con los entrenamientos de los equipos de adultos (masculinos y femeninos) cuyos deportistas estarán vacunados, y se les realizará una prueba PCR o antígenos

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, junto al presidente de la Federación Regional de Lucha Canaria, Francisco Rivero. ACFI PRESS

Con la actividad detenida desde marzo de 2020 por la pandemia del coronavirus, los entrenamientos de Lucha Canaria comenzarán por fin el próximo mes de septiembre, mientras que la competición de la temporada 2021-2022 se prevé que se inicie en octubre adaptándose a las medidas sanitarias motivadas por el coronavirus.

Así lo han comunicado el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, junto al director general de Deportes, Manuel López; el presidente de la Federación Regional de Lucha Canaria, Francisco Rivero, y su vicepresidente, José Antonio Caballero, después de casi año y medio de parón en la competición debido a la pandemia.

Durante este casi año y medio de parón por la pandemia, el Gobierno de Canarias, la Dirección General de Deportes y la Federación de Lucha Canaria “han colaborado para la elaboración de un protocolo de seguridad sanitaria de obligado cumplimiento que hiciera posible la vuelta a la práctica deportiva de la forma más segura posible, y que la Federación culminó en enero con la colaboración de la Dirección General de Deportes y la Consejería de Sanidad. De este modo, se permite la vuelta a la práctica deportiva “de la forma más segura posible”, aseguró el presidente Ángel Víctor Torres.

“Quiero agradecer al presidente de la Federación la predisposición que siempre tiene para que uno de nuestros deportes vernáculos pueda regresar con fuerza a la vuelta del verano”, añadió. “Hay que lanzar un mensaje de normalidad ante la época de julio y agosto y el comienzo de la lucha canaria después del verano”. Además agradeció la predisposición de “uno de nuestros deportes vernáculos pueda volver con fuerza a Canarias después del verano con una competición”, y recordó que “tendremos un plan ya elaborado que irá al Parlamento de Canarias, con el que queremos intentar entre todos que la lucha Canaria recupere los mejores momentos de un deporte del que hemos disfrutado muchísimo en los años anteriores”.

Por su parte, el presidente de la Federación de Lucha Canaria, Francisco Rivero, ha resaltado el trabajo “responsable que están haciendo tanto las federaciones insulares como los equipos en la formación en los protocolos de seguridad sanitaria”, y se mostró ilusionado por la vuelta a los terreros de uno de los deportes “más damnificados por la pandemia al tratarse de un deporte de contacto continuado”, que actualmente tiene 1.700 licencias de luchadores y luchadoras.

“Ha habido un esfuerzo enorme por parte de las federaciones Insulares y los equipos por mantener esas escuelas de lucha canaria, y mantener el contacto con los luchadores”, además confía y cree que “en esta ilusionante vuelta y retorno a los terreros, que éste resurgir nos haga recuperar el nivel de lucha que teníamos”.

A partir del próximo lunes la Federación Canaria convocará una Junta de Gobierno con los presidentes de las Federaciones Insulares para que “analicen y valoren la cotización que tenemos de la Mutualidad deportiva y también de la posible fecha de inicio del plan de desescalada que sería la pretemporada de nuestra lucha canaria”, dijo Rivero. “Cuando los equipos emitan esas posibles licencias y se haga la elección de los asamblearios, tenemos la obligación de convocar una Asamblea muy importante, porque tenemos que aprobar las cuentas, el plan de financiación y la Memoria de actuación de la temporada 2021-2022, para poder incluso solicitar la subvención del año 2021”. Reconoció que en la situación actual “es ilusionante el posible inicio” en septiembre, de la lucha canaria, “el deporte más perjudicado de esta situación que estamos viviendo a nivel global” y abogó “ahora más que nunca necesitamos el apoyo de las instituciones, la ayuda de los patrocinadores, y es importante la ayuda de todos los medios de comunicación para esa ilusionante vuelta a los terreros”.

Vacunación, pruebas PCR o de antígenos

En cuanto al protocolo, la temporada arrancará en septiembre con los entrenamientos de los equipos de adultos (masculinos y femeninos) cuyos deportistas estarán vacunados, siempre y cuando los niveles de alerta en cada isla permitan la práctica de la actividad de deportes de contacto continuado. Antes del comienzo de los entrenamientos se realizará una prueba PCR o antígenos a todos los luchadores y se aplicará el sistema de grupos burbujas para evitar los contagios y facilitar los rastreos.

Posteriormente, en el mes de octubre, comenzará la actividad competitiva en adultos, de momento solo de ámbito insular, con una prueba PCR o antígenos previa, y también con burbujas, con constancia de quienes participan en cada encuentro e, incluso, de sus enfrentamientos directos reflejados en el acta para facilitar los rastreos.

Así, tras superar la fase insular, comenzará la fase regional previsiblemente en los primeros meses del próximo año.

Para esta temporada se estima que habrá un total de 52 equipos y unos 780 deportistas en la competición masculina, así como nueve equipos y 135 deportistas en la femenina, ascendiendo el total a unos 915 deportistas.

Finalmente, también se prevé que en octubre comiencen las actividades en categorías menores, escuelas de tecnificación, escuelas municipales, muestras de los juegos, así como deportes autóctonos y tradicionales o actividades escolares, siempre y cuando se cumpla la previsión de haber logrado la inmunidad de grupo.

Respecto a la práctica de la Lucha Canaria entre la población menor y joven, se ha resaltado como el Gobierno regional colabora en potenciar la cantera, teniendo actualmente 551 licencias desde benjamín a juvenil, muchas de ellas femeninas. Además, han avanzado que se prevé introducir cada vez más la práctica de la Lucha Canaria en la formación curricular de los centros educativos o como actividad extraescolar.

El Gobierno de Canarias también apoya la Lucha Canaria con ayudas de casi 550.000 euros, de las que 230.000 se destinan a la gestión, 175.000 a la promoción y 40.000 euros para la tecnificación