sanidad

Basilio Valladares: “La vacuna debe ser obligatoria, el capricho de unos no está por encima de los demás”

El catedrático de parasitología y exdirector del Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias exige responsabilidad a la población para continuar respetando las normas sanitarias con el fin de frenar el virus y cree que “no se puede consentir la irresponsabilidad con la que actúa mucha gente”
"Si no se contiene, podemos vernos sin camas para ese 5% que sí podría necesitarlas" - Basilio Valladares. FOTO: FRAN PALLERO
El catedrático de parasitología y exdirector del Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias, Basilio Valladares. FRAN PALLERO

El catedrático de parasitología y exdirector del Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias, Basilio Valladares, exige en diálogo con DIARIO DE AVISOS responsabilidad a la población para continuar respetando las normas sanitarias con el fin de frenar el virus y cree que “no se puede consentir la irresponsabilidad con la que actúa mucha gente” ante el aumento de contagios debido a la mayor transmisibilidad de la variante Delta.

-¿Qué valoración hace de la evolución de la pandemia en las últimas jornadas?
“Creo que hay mucha gente incumpliendo, sin el comportamiento responsable que deberían tener. Y además, a nuestras autoridades les han cortado las alas, les han impedido que las medidas que iban a adoptar como el toque de queda o la restricción de entrada en lugares cerrados con el certificado COVID. En realidad no entiendo el porqué los empresarios han puesto un recurso, porque va en su contra, pues si esto no se arregla y suben los contagios, no vendrán los turistas, la gente podría volver a confinarse, se perdería actividad económica y ellos salen perjudicados”.

-A su parecer, ¿cómo se pudo evitar llegar a estos extremos?
“No entiendo por qué las autoridades judiciales fallan de esta manera, cuando en otros sitios con los mismos argumentos han dictado lo contrario. No se tenía que haber metido a los jueces, esto es un tema de interés sanitario y, por tanto, debe prevalecer la salud del conjunto de la sociedad frente al capricho individual de los que no se quieren vacunar y de determinados sectores que quieren pan para hoy y hambre para mañana. Estas medidas eran en pro del bien común y global y tendría que estar por encima de los criterios individuales. Estará justificado legalmente, pero desde el punto de vista sanitario no lo es y cortan las manos a las autoridades. Creo que eran unas buenas medidas y nos hubieran ayudado a mejorar esta situación”.

-¿Se esperaba esta irrupción explosiva de la variante Delta?
“Biológicamente las especies que prevalencen son las que se adaptan mejor al medio y se multiplican más rápidamente, y estamos teniendo la mala suerte de que a medida que va mutando el coronavirus se están generando cepas que se multiplican mucho más rápidamente y la transmisibilidad va aumentando. Estas son las que van a prevalecer. En tres meses la variante británica nos colonizó y desplazó a la original de China, y en cuanto a la variante Delta o india ha ocurrido lo mismo, su capacidad de contagio le ha permitido adueñarse del terreno. Las próximas que van a venir harán lo mismo y superarán a las anteriores. Por ahora, no afectan mucho a las vacunas, pero llegará el momento en el que alguna eluda la protección”.

-¿Sin las vacunas, esta avalancha de contagios y hospitalizados habría generado un mayor problema de mortalidad?
“Hubiera sido una masacre de fallecidos, sería espantoso. Hay que ver las cifras que se están dando. En La Candelaria, de los 28 ingresados en UCI, 24 eran no vacunados. Yo considero que es un auténtico disparate que la gente no se vacune. Los negacionistas no tienen derecho a poner en peligro a toda la población y frenar lo bien que avanzaba la inmunización. Es cierto que la vacuna no protege a todos de la misma manera y hay contagios, pero los síntomas son menos graves; no vacunarse es una irresponsabilidad”.

-¿Obligaría a vacunarse a sanitarios y trabajadores que realizan cuidados a vulnerables?
“Que haya sanitarios que no se quieren vacunar no se puede consentir y es un error gravísimo. Entraría en un delito y en un problema de Salud Pública, no se puede consentir. Siempre he dicho que la vacunación debe ser obligatoria, porque el capricho de unas personas no puede estar por encima de las demás. Para que haya una protección buena, debe haber mucha gente vacunada, y con la rapidez con la que se transmite Delta tendremos que superar el 80%”.

-El colectivo con más dudas es el que debía vacunarse con AstraZeneca.
“Al final se han vacunado con AstraZeneca millones de personas y no han salido a la luz más trombosis de las que se dijeron al principio. Hay que ser muy cauto con la información que se vertió, y en mi opinión fue debida a una guerra empresarial, porque la vacunación está proporcionando unos ingresos descomunales. Ahora se abre el debate de si es necesario una dosis de refuerzo. La sensación es que sí. Haremos un estudio para calibrar el porcentaje de personas que no tienen anticuerpos neutralizantes funcionales en la sangre, y responder a preguntas como qué efectos tienen la vacunas o cuáles funcionaron mejor”.

TE RECOMENDAMOS